La idea de tener un restaurante en la playa puede parecer aún más atractiva con la llegada del verano, en especial si vives en una ciudad turística. En los días más cálidos y durante las vacaciones, los comensales suelen mostrarse más predispuestos a disfrutar el aire libre y experimentar nuevos platos y bebidas veraniegas.

Todo ello puede ser la oportunidad perfecta para invertir en el sector gastronómico, inaugurando un restaurante o chiringuito en la playa. No obstante, es fundamental considerar que la iniciativa de abrir un nuevo negocio requiere planificación, en caso contrario podría resultar en graves perjuicios económicos.

Además de hacer una proyección de las posibilidades de lucro, también resulta indispensable conocer los trámites legales y administrativos para construir y administrar un restaurante en la playa. De otra forma, podrías terminar teniendo problemas con las autoridades y siendo obligado a asumir importantes sanciones.

Para que no desistas de tener el propio emprendimiento gastronómico de tus sueños, a continuación te ofrecemos los mejores consejos para abrir tu proprio restaurante o chiringuito de playa y asegurarte una óptima rentabilidad.

Restaurante en la playa

Conociendo algunos aspectos legales básicos para poner un chiringuito en la playa

Si estás evaluando la posibilidad de poner tu propio chiringuito en la playa, necesitas saber, en primer lugar, que este tipo de emprendimiento se regula a través de la ley de las costas. Dicha ley regula la protección y utilización del dominio público marítimo-terrestre, enfocándose principalmente en las zonas de la ribera marítima.

También es fundamental que consideres que el acceso a la administración temporal de los chiringuitos ocurre a través de concursos públicos. En cada zona, las administraciones gestoras puedes proponer sus propios requisitos y condiciones para el proceso de selección y adjudicación de los candidatos.

Además, es importante resaltar que el número de plazas disponibles en cada región costera depende de varios criterios, como puede ser la distancia mínima a respetar entre cada uno de los chiringuitos en una misma playa. Y eventualmente, las administraciones pueden solicitar un comprobante de solvencia económica y de experiencia en el rubro gastronómico.

Generalmente, las delegaciones territoriales determinan y transmiten las condiciones de estos concursos públicos a los ayuntamientos. Por ello, te aconsejamos consultar las condiciones vigentes en el municipio donde pretendes poner un chiringuito playero; de esa forma podrás orientar de forma más precisa tu planificación y tus inversiones.

Restaurante en la playa

5 consejos para poner un chiringuito o restaurante en la playa de forma rentable y seguro

Para que puedas tener un panorama general sobre el proceso de planificación de un emprendimiento playero, repasaremos brevemente a continuación los aspectos que no puedes ignorar para tener éxito en tu nuevo negocio.

  1. Asegurarte e estar al día con tus obligaciones fiscales y administrativas

Tanto para concurrir a un concurso público de adjudicación de un chiringuito, como para planificar tu propio restaurante en una zona costera, necesitarás estar al día con todos tus compromisos fiscales y administrativos ante Hacienda y Seguridad Social. En caso contrario, es casi imposible que logres registrar un establecimiento comercial (gastronómico o no) a tu nombre.

  1. Verificar si existen requisitos de diseño en la región

Actualmente, muchos municipios imponen algunas normas concretas de diseño y estética para la construcción o reformación de chiringuitos o restaurantes en la zona costera. Después, necesitarás contar con arquitectos y/o diseñadores de interiores que estén dispuestos y capacitados para seguir estas orientaciones.

La tendencia actualmente es dejar a un lado los aires exageradamente despojados (y bastante hippies) de los años 60, y aportar un generoso toque de modernidad para generar un ambiente más atractivo. Así mismo, siempre es posible dar alas a la creatividad a la hora de personalizar el ambiente de tu restaurante en la playa.

  1. Planificar tu presupuesto antes de empezar a hacer inversiones concretas

Si decides entrar en un concurso de adjudicación de un chiringuito, debes estar atento, pues la mayoría de las candidaturas solicita la presentación de un canon para desarrollar actividades comerciales en este espacio. Por lo general, los aportes económicos significan un 55% de la puntuación a la hora de adjudicar el terreno a un candidato.

Restaurante en la playa

Los cánones pueden variar bastante según la región en la que se encuentra el chiringuito. Mientras en los alrededores de Cádiz y Chiclana, las adjudicaciones suelen variar de 6.000 a 10.000 euros, en otras zonas más ‘trends’ puede alcanzar los 90.000 euros.

Los 45% restantes suelen corresponder a diferentes criterios evaluados por cada administración municipal o autonómica, que suelen incluir la gestión de compras, la generación de empleo, las propuestas gastronómicas y la variedad de la carta. En líneas generales, se suele dar preferencia a las propuestas innovadoras que traigan una propuesta de valor para impulsar el empleo y la explotación turística sustentable de la región.

Además, necesitarás considerar los costes con la construcción, el acondicionamiento o la decoración de tu emprendimiento, así como con la adquisición de accesorios y equipamientos, materia prima y mano de obra para ponerlo en marcha. Todo ello te permitirá hacer un plan de implementación y no asumir deudas o compromisos que no podrás cumplir a futuro.

  1. Combina tu carta gastronómica con el ambiente

Aunque es esencial comunicar tu propia identidad en cada detalle de tu restaurante, también es fundamental que la carta de platos combine bien con el clima y el ambiente de tu región. Las ciudades costeras generalmente invitan al diseño de menús veraniegos, que exploren alimentos de temporada para la elaboración de platos más ligeros y bebidas refrescantes.

No obstante, también debes considerar siempre las particularidades y necesidades del público específico al que apuntas. Por ello, aunque te sientas muy tentado a invertir de lleno en los productos marítimos, verifica si estás preparado para sacar el máximo provecho de estos ingredientes y cumplir las expectativas de los comensales.

En este sentido, jamás olvides capacitar a tu personal para mejorar su desempeño en la cocina y en la atención al cliente. La atención al cliente suele ser un gran diferencial de los restaurantes en la playa, pues el trato humano resulta indispensable para componer un ambiente acogedor y confortable.

  1. Considera invertir en una estrategia de marketing digital para impulsar tu restaurante en la playa

El marketing digital se ha convertido en un aliado más que valioso para conquistar y fidelizar clientes, en especial cuando tu emprendimiento está muy vinculado al turismo estacional. Con los cambios en los hábitos de consumo en plena era digital, marcar presencia en los principales canales de Internet, como las redes sociales y los buscadores, resulta indispensable para despertar el interés de los comensales.

También puedes aprovechar la tecnología para interactuar directamente con tus clientes, y estar siempre al día con las principales tendencias de la gastronomía. Ello te ayudará a innovar constantemente, para diversificar la carta de tu restaurante en la playa y destacarte de la competencia.