Satisfacer a los clientes durante todo el año garantiza lealtad y buenas referencias. Sin embargo, algunos ingredientes solo están disponibles en el mercado por pocos meses.  Congelar frutas y verduras asegura las mejores recetas siempre y además disminuye los costos.

No hay necesidad de pagar precios más elevados por los productos fuera de estación. ¿Sueles utilizar la congelación de frutas y verduras en tu restaurante?

Es importante seguir ciertas pautas para que los alimentos no pierdan sus nutrientes naturales. Si la congelación se realiza de forma errónea se pueden sufrir grandes pérdidas. Por un lado, los sabores y texturas se verán seriamente afectados; además, la mala impresión a los clientes puede afectar el negocio.

¿Cuáles son las claves para congelar frutas y verduras?

Existen algunos factores básicos a tener en cuenta para que el resultado sea el más positivo. La idea es que, a la hora de preparar los ingredientes para el cocinado, se disponga de las frutas y verduras en óptimas condiciones. Poner atención al proceso de congelado y descongelado lleva solo unos minutos y trae múltiples beneficios.

1.    Estado de maduración

Hay que seleccionar productos que se encuentren en el punto justo de maduración. Además, deben ser los más frescos que se encuentren en el mercado; esto es fundamental para tener la mejor calidad en las comidas.

En el caso de las frutas, existen algunas excepciones como las cerezas. Las más pequeñas pueden congelarse recién cosechadas; el resto, cuando se encuentren maduras.

2.    Realizar proceso de blanqueamiento a las verduras

Es una tarea muy sencilla, pero vital para detener el proceso de maduración. Las enzimas frenan su actividad y de ese modo se evita el deterioro propio del tiempo.

Se coloca una olla con agua al fuego y cuando comienza a hervir se agrega un colador con las verduras dentro. Después de unos breves minutos se retiran y se ponen una cazuela con agua fría. Para que no pierdan el color se aconseja colocar limón durante el hervor.

3.    Tratamiento para las frutas que se congelarán

Es importante separar y clasificar por tipo de fruta en cada envase. Antes de ser empaquetadas, lavarlas y verificar que no tengan ningún daño. En el caso de aquellas que se queman con mayor facilidad se recomienda mojar con agua y vitamina C. A continuación, se realiza el mismo proceso que en las verduras.

4.    Envasado al vacío

Para congelar frutas y verduras es recomendable utilizar paquetes específicos para el refrigerador. Son muy fáciles de conseguir y la mayor efectividad está en que evitan el ingreso de aire a un interior. Esto es fundamental para que el sabor de las frutas y verduras congeladas se mantenga intacto.

Una vez que los ingredientes se encuentren empaquetados, hay que retirar todo el aire posible. Después sellar el envase y etiquetar con fecha del proceso de congelamiento y nombre del producto. Congelar frutas y verduras posibilita tener mercancía disponible hasta por 12 meses.

¿Hay que congelar las frutas y verduras enteras o en trozos?

Es importante tener en claro cuál será el uso que se le dará en el futuro. Si se utilizarán en trozos es una gran ventaja; de esa forma será menos trabajo en el momento de descongelar. Una forma de hacer más efectiva la administración del tiempo.

Asimismo, cuando los paquetes herméticos contienen alimentos bien cortados, se congelan mejor. Lo hacen de manera más rápida y homogénea. De igual modo, existen algunos alimentos que es mejor envasar y congelar enteros; entre ellos se encuentran los plátanos, los tomates y el maíz.

¿Cuándo pueden utilizarse las frutas y verduras congeladas?

Si la idea es tener materias primas disponibles todo el año, hay que conocer el tiempo que lleva descongelar los alimentos. Puede suceder que alguien llegue en cualquier momento y solicite un menú especial con estos ingredientes.

En el caso de las verduras, solo basta con quitarlas del congelador y comenzar a cocinar. No hay que tomar ninguna medida extra ni esperar tiempos específicos; en este momento es fundamental que hayan sido congeladas en el tamaño y forma que se utilizarán.

Las frutas necesitan un pequeño período para descongelarse. Existen algunas que son más delicadas y es mejor que no pierdan todo el frío o se pondrán blandas.

verduras congeladas

Riesgos de congelar las frutas y verduras sin considerar estas medidas

Cuando el proceso no se realiza o se hace incorrectamente el agua del alimento se escapa y causa daños. Se genera alrededor una cobertura de hielo que al derretirse, las vuelve blandas y con sabor rancio. También los nutrientes y vitaminas naturales se pierden.

Además, las consecuencias se relacionan directamente con la cocina y los clientes; fácilmente se detecta que no están frescas y ello generará mala experiencias. En definitiva, todos se ven seriamente perjudicados.

La congelación de frutas y verduras es un acto simple y lleno de ventajas. Se trata de prevenir, planificar y administrar los alimentos y el tiempo; una garantía de comida saludable, económica y disponible todo el año.