Con calor, vacaciones, el ánimo que mejora y esas ganas de disfrutar de la vida luego de tantas tensiones, encierros, restricciones que impuso el Covid. Así llega España a esta temporada veraniega 2021.   ¿Y cuáles son las actividades que han atrapado el interés de los españoles? Turismo y gastronomía son dos planes prometedores para estos momentos en que los datos del Covid se relajan y la pandemia cede. 

Una encuesta realizada por The Fork (ex El Tenedor), recoge datos esperanzadores para la hostelería. Según esta empresa líder en reservas online de restaurantes, el 89 % de los españoles tiene planes de vacaciones en el verano.  Y como es de esperar, casi un 80 %  de los vacacionistas, comerán en restaurantes.

La encuesta muestra, además, que las estancias serán prolongadas. La mayoría vacacionará dos semanas o más. Los deseos acumulados de quitarse la tristeza y el desánimo de un año y medio de malas noticias, impulsan a las personas.  Y el turismo y la gastronomía, son dos fuentes de luz que la gente mira como un buen premio a tantas malas vivencias.  Es como si estuviera en el ánimo de todos un ‘Yo me lo merezco’ que mueve a la alegría y al disfrute.

Turismo y gastronomía: ¿cuáles son los destinos más elegidos?

Playas españolas

El turismo y la gastronomía nacionales captan el interés de la mayoría. El turismo interno es el elegido por el 81 % de la población. Viajar por España, vivir el propio país solidarizándose al mismo tiempo con sus compatriotas, mueve a los españoles. 

La gente parece sentirse segura dentro de fronteras. El miedo todavía existe, pero parece que en el propio país hay amparo. Sin embargo, todo el mundo sabe que el futuro es incierto y que es necesario moverse en terreno seguro. Por eso, planea vacaciones relajantes pero sin exponerse a grandes riesgos. Están muy metidas en la mente de las personas las medidas de prevención, y hay un intento de mantenerlas en lo posible.

Dentro de España, el mar siempre seduce y este año no es la excepción. El turismo gastronómico también mueve a la gente.  Mar y gastronomía son dos indicadores que definen la elección de quienes planean sus vacaciones. Andalucía (29%), el norte de España (20%), las Islas Baleares (13%), el Levante (8%), Costa Brava (8%) e Islas Canarias (8%) se marcan como opciones preferenciales.

Turismo de playa capta la atención del 50 % de los encuestados por The Fork. Se prefieren playas sin aglomeraciones.La montaña y la aventura también atraen, aunque con menos fuerza.

Las fronteras internacionales también se están abriendo. Hay un 4% de viajeros que  elige vacacionar fuera de España. Las opciones son Italia (24%), Portugal (16%) Países de América Latina y el Caribe (13%), Francia (11%) y Grecia (8%).

Cambios en los hábitos turísticos post Covid

El vehículo propio o alquilado es la opción preferencial de los viajeros. Un 78% manifiesta que viajará en vehículo particular, y desplaza al avión, que solía ser el medio preferido.  Caen abruptamente los cruceros y los viajes en grupo. Hay una clara intención de moverse acompañado de la burbuja familiar, y de reducir en lo posible la cercanía con otras personas.

En cuanto al lugar de hospedaje, el hotel es el alojamiento más elegido. La hotelería ha realizado una tarea muy efectiva para generar confianza y seguridad. Y es claro que ha conseguido su objetivo.

El marketing orientado a la reducción de riesgos ha estado presente desde la reapertura y las personas confían en las medidas. Sin embargo, la gente busca alojamientos fuera de las zonas más pobladas y de los barrios céntricos de las ciudades. En este año, el turismo y la gastronomía beneficiarán a los pequeños pueblos de los alrededores.

Siguen en preferencia de usuarios los apartamentos y pisos de alquiler. Las casas rurales son grandes beneficiadas de estos nuevos hábitos. El aire del campo, los espacios abiertos, el contacto con la naturaleza prometen saludables vacaciones lejos del Covid. Y estas casonas rurales reciben un buen impulso. Los bungalows, hostales y albergues se perciben como espacios menos seguros.

Crucero

¿Y qué pasa con la gastronomía en este movido verano?

Las preferencias de los turistas condicionan toda la actividad vinculada al turismo y a la gastronomía. Es un tiempo que los hosteleros observan con expectativa y esperanzas. Y, al mismo tiempo, con la actitud alerta imprescindible para ajustar rápidamente sus negocios a los requerimientos de esta nueva etapa.

El IV Congreso Internacional de Turismo Gastronómico, FoodTrex Spain 2021, celebrado en Pamplona, abordó las perspectivas turísticas 2021. Las opiniones de los técnicos mostraron que los destinos gastronómicos que dispongan de espacios naturales y que trabajen con productos del entorno crecerán más respecto a los años pre-pandemia.

Los datos específicamente vinculados con la gastronomía y la restauración son alentadores. El 48% de las personas encuestadas tiene pensado comer en restaurantes más de tres veces por semana. El gasto promedio que declaran es entre 25 € y 30 € por persona por comida.  Un 20 % indica que gastará más.

Paella y arroces siguen siendo el plato favorito de los encuestados.  Vegetales frescos, ensaladas,  pescado y marisco en elaboraciones sencillas y saludables son opciones muy valoradas. El calor, las dietas de verano y la abundancia de productos frescos invitan a estos menús.

La gastronomía de proximidad, la cultura gastronómica local comprometida con la sostenibilidad es muy valorada por los viajeros. Se visualiza una tendencia al slow turist,un turista que pasa más tiempo en un mismo destino y que intenta integrarse a su cultura. Y la gastronomía será un medio fundamental para cumplir este deseo.

Las terrazas, los patios, el cielo abierto son los espacios más elegidos. El clima es un factor determinante de esta opción. Y, seguramente, las precauciones de los contagios también lo son.   El 70% de los españoles viajeros manifiestan que comerán en espacios abiertos.

¿Qué perfil económico promedio tiene el turista español 2021?

Es indudable que la pandemia arruinó la economía de mucha gente. La falta de trabajo, las dificultades para retomar la actividad, dejó sin viajar a turistas de clase baja y media-baja. Como contrapartida, las personas menos afectadas por la pandemia dispondrán de más dinero para gastar, porque no han tenido oportunidad de hacerlo.

Muchos restaurantes ya están preparados y otros están en camino de hacerlo. Actualizar las cartas, preparar los espacios, insistir en las medidas de reducción de riesgos de contagio son las claves del éxito. 

La estrategia de marketing juega un rol fundamental en la captación de este viajero que quiere relajarse, divertirse y pasar unos días que le renueven el ánimo y la energía. 

Un dato interesante es que las reservas se realizan con poca antelación, por lo que no existen muchas posibilidades de  anticipar demasiado las visitas.  La posibilidad de cancelación gratuita, las promociones y ofertas en los precios son factores de alto impacto en las decisiones.

Si bien las encuestas brindaron cifras precisas, en realidad el comportamiento manifestado por los españoles que planean turismo era el esperable. La idea es alejarse de las aglomeraciones, disfrutar de la naturaleza y del aire libre y acercarse a la gastronomía local y estacional.  Una síntesis a la que deben apuntar las decisiones de la gestión de hoteles y restaurantes en este verano 2021.

Comparte