Un restaurante en Halloween debe integrarse a la fiesta general que llena el ambiente. Los escaparates, los comercios de todo tipo, las webs, todo se viste con motivos diversos y particulares. Brujas, fantasmas, esqueletos, negro, rojo de sangre, puñales y hachas, telarañas,  la oscuridad en la luz son motivos que muestran que Halloween ya está aquí.

Ocurre con Halloween lo mismo que con todas las fiestas que se han vuelto populares. Se han convertido en un motivo de impacto que hay que aprovechar.  El restaurante en Halloween encuentra una buena oportunidad de atraer  a los clientes de siempre y de atraer a otros nuevos.

Pero es suficiente con creer que la gente vendrá porque es fiesta. Hay que trabajar para que los clientes tengan la tentación de salir y de visitar el restaurante en Halloween.

¿Cómo vive la gente Halloween?

Los tiempos han cambiado. Aquella fecha dedicada al terror que solo aparecía en la televisión ya ha evolucionado. El día en que los muertos se divierten junto a los vivos, y en que las brujas con sus escobas se olvidan de sus maldades, es fiesta en el mundo real.

 Al principio, Halloween fue tema para  los niños que recorren las casas de vecinos  y familiares para pedir golosinas. Y si bien los pequeños siguen con sus calabazas con caramelos, actualmente hay una gran adhesión también de los adultos. Todo el mundo encuentra en esta fecha una oportunidad para divertirse.

A todo esto ha contribuido el mundo empresarial del ocio y el consumo. Ofertas diversas para todos los gustos animan a las personas a festejar fuera de casa. Ese público que festeja elegirá un restaurante que se adapte bien a la anoche y a las circunstancias.

Restaurante en Halloween

¿Cómo preparar el restaurante en Halloween?

Presentamos algunas ideas.

El local

Una tarea importante es la ambientación. Con un poco de creatividad y algunos materiales, se puede generar ese aspecto que caracteriza el ambiente de Halloween. Hace falta un cambio en la iluminación, elementos decorativos aquí y allá, una música acorde a la ocasión.  Para ello es bueno elegir un centro temático.

¿Aquelarre y reunión de brujas?, ¿cementerio?, ¿castillo de vampiros en Transilvania?, ¿la familia Adams y sus locuras divertidas?, ¿los zombis de Walking Dead? Y a partir de esta definición, la imaginación hará el resto. No hace falta gastar mucho dinero, es más bien cuestión de ingenio y creatividad.  Y, en caso de que no surjan ideas, una ambientación generalizada cumplirá con la función de la transformación.

Los personajes

El personal debe acompañar esa transformación. Ellos serán, precisamente, los muertos vivos, los esqueletos, las brujas o zombis. Camareros vestidos de ‘los Adams’, de Freddy Kroeger, de hombres lobos, completarán la escena. Y si el estilo del local no es el indicado para disfraces completos, los detalles llamativos en los uniformes y  maquillajes acentuados serán suficientes.

El menú

El menú acompañará esta nueva vida en día de muertos y brujas. Si bien se mantendrá el menú habitual, es bueno proponer algún plato ‘especial Halloween’.  La habilidad del chef podrá transformar cualquier plato en esa opción diferente con solo modificar la estética y la presentación.

La idea es ofrecer un menú divertido y a la vez exquisito. Todo vale, pues en Halloween la gente se predispone a lo impensable en tiempos normales. Es probable que disfrute de un plato cubierto de gusanos o de una salsa ensangrentada. También es original servir en vasos y platos con diseños acordes a la fecha. Los cócteles se prestan especialmente para este fin. Hay que soltar la imaginación y dejarla actuar.

Halloween en restaurante

La puerta

Si un transeúnte pasa por la puerta del restaurante, tiene que ser atrapado por el ambiente. Es cierto que las redes y la web son caminos para la elección de un restaurante en Halloween, pero la gente de la calle también es una fuente de potenciales clientes. 

Semana de Halloween

El calendario marca el 31 de octubre como la fecha de Halloween. Sin embargo, es buena idea extender la propuesta durante una semana o dos. Se aprovechará mejor todo el esfuerzo. Para ello se organizarán eventos especiales algunos días o, si es posible, todos. Algunas ideas:

  • Cena especial para parejas con precios promocionales.
  • Comida Halloween para niños.
  • La gran fiesta de disfraces.
  • Cine de terror en una jornada de brunch.

Los niños también festejan Halloween

De todas las fiestas populares, además de la Navidad quizá sea Halloween la que más adhesión tiene entre los pequeños. Y es sabido que, en la familia y a la hora de pensar en actividades, los niños mandan. Por ello hay que tentar también a los niños, para que convenzan a sus papis.  Es una buena idea planificar alguna hora destinada a meriendas, cuentos de terror  y entretenimientos infantiles. Calabazas, golosinas y juegos tematizados atraparán al público infantil. Los niños estarán entretenidos, sus padres descansando y merendando, comiendo o cenando también.

El marketing

Halloween restaurante

La difusión de la propuesta ‘especial Halloween’ tiene que ser difundida. De nada valdrá que todo esté a punto si la gente no se entera de lo que ofrece el restaurante en Halloween. La web y las redes deben mostrar el cambio eventual de imagen. En este punto es fundamental pensar bien cada publicación.  Internet se satura de imágenes vinculadas con esta fecha, y es necesario encontrar un punto para destacarse.

El email marketing es también un excelente recurso. Si el restaurante dispone de base de datos de clientes, enviarles un email presentando la propuesta es una acción con mucho poder de atracción.  Será bueno hacerles sentir, además, que el restaurante los valora como clientes y les ofrece promociones y descuentos especiales. Fidelizar clientes es tarea permanente, y Halloween ofrece una oportunidad especial para hacerlo.

Colaboración entre vecinos

Es excelente la ocasión para estrechar vínculos con negocios vecinos. La unión con otro comercio cercano para crear juntos promociones cruzadas, atrae. Un cine, un teatro, un local de venta de disfraces y artículos de Halloween pueden ser muy buenos socios.

Halloween ha crecido en España y el comercio se ha ocupado de estimularlo. Una fecha muy atractiva que se convierte en una oportunidad para aumentar la rentabilidad del restaurante.