Disfrutar de los sentidos es una exquisita sensación que gusta a la mayoría. Y uno de los espacios pensados para ello y que ha explotado hace un tiempo en España, son los mercados gourmet. Complementan dos conceptos básicos que encantan: el ocio y la gastronomía. A quién no le gusta experimentar un paseo alrededor de los mejores productos, entre aromas diversos, con la posibilidad de saborear lo que uno quiera. Pero ¿sabes cuáles son los mejores? Pasa y echa una mirada.

Mercados gourmet en el tiempo

Los mercados gastronómicos son la evolución de los antiguos mercados del siglo XIX, donde se reunían los vendedores con sus puestos en lugares públicos. Allí había pequeños bares donde se disponía una barra para que la gente bebiera o comiera algo mientras hacía la compra.

Hoy, esa concepción ha evolucionado, no sólo porque encontramos sitios de venta cada 20 metros, sino porque los mercados se han ido sofisticando según las exigencias del consumidor. Mantienen, eso sí, muchas características comunes. La presencia de todo tipo de productos frescos, el colorido, el sonido vibrante del que ofrece y compra. Los olores variados a especias, frutas, quesos, pescados y comida elaborada…un deleite para los sentidos.

En España, los mercados gourmet se han convertido en un punto obligado para turistas y nativos. Ya sea por su puesta en valor o por el reconocimiento mundial de la cocina española, siempre es atractivo disfrutar un paseo degustando comida típica y fresca.

Y los mercados ofrecen esta posibilidad. De una extensa lista, aquí recorremos los mejores.

En Madrid

Mercado San Miguel

 Emplazado en pleno centro de la capital española, a metros de la Puerta del Sol y la Plaza Mayor, este antiguo mercado de más de 100 años se ha convertido en emblema de la ciudad. Nació como mercado al aire libre especializado en la venta de pescado y en 1916 se inauguró con la estructura  de hierro y vidrio que perdura hoy.

Durante años estuvo abandonado a su suerte y en 1999 le inyectaron fondos para restaurarlo. Gracias a ello, hoy se constituye en referente. Y es que sus 33 puestos no escatiman a la hora de ofrecer. Productos frescos y elaborados, tapas, raciones, copas, cervezas y dulces. Además, es sede de eventos gastronómicos, cursos y ferias.

Mercado de San Antón

 Este espacio ha vivido los vaivenes de la segunda mitad del siglo XX y ha conocido el florecimiento y la decadencia. Nacido en 1945, se demolió en el 2007 para construir el que vemos hoy.

Ubicado en el barrio de Chueca, bohemio y tradicional, se ha puesto en valor en el año 2011, adaptado al concepto moderno. En sus tres plantas, encuentran puestos de productos gourmet y tiendas de restauración donde degustar cualquier cosa que imaginemos. Tiene el plus de contar con una terraza para disfrutar de las hermosas vistas de la zona.

Mercado de San Ildefonso

 “No somos un mercado más”, resalta en su website y se reconoce inspirado en los street market londinenses. Y así, emerge mimetizado con el ritmo de la calle, del barrio, integrado con una personalidad única.

Ofrece alimentos ya elaborados de la más alta calidad, 18 puestos diferenciados de comida callejera y comida fusión e internacional.

Tiene tres plantas de gastronomía, tres barras distribuidas en cada una de ellas y dos terracitas. El concepto incorpora, además, eventos de ocio para socializar en torno a la comida. Este año, realizó el Street Art & Food, con show cooking, fiesta aperitivo, entre otras actividades.

San Ildefonso

Mercado Platea

 Se trata de una propuesta de ocio gastronómico donde antes era un cine. Y es sofisticado. Utilizan los 6.000 metros cuadrados en espacios diferenciados. Cada uno dedicado a un sabor y a una experiencia: comidas del mundo y dulces donde era el foso, bar y cocktails en el palco, tapas y bares en el patio…Cuenta, además con el respaldo del chef estrella Michelin Ricard Camarena. Y, como no puede ser de otra manera, un antiguo cine se une al espectáculo y desde su escenario propone actuaciones diversas ¡Luz, cámara y acción!

Auténticos de barrio

El de Maravillas y el de Chamartín son rincones especiales. Emplazados en Tetuán y Chamartín respectivamente, éstos son menos turísticos pero muy auténticos. Ideales para acompañar el latido del barrio y de su gente. El de Chamartín, famoso por los productos de excelente calidad, también tiene servicios de restauración. El de Tetuán, ofrece, además, productos latinos, especias y tés, tiendas de zapatos, flores y joyerías.

Barcelona de abasto

No solo Madrid ofrece mercados gourmet. Barcelona tiene quizá uno de los más reconocidos, coloridos y bulliciosos:

 La Boquería

Llamado Mercat de Sant Josep, ocupa lo que era antiguamente el patio de la iglesia del mismo nombre. De estilo modernista, su estructura de vidrio y metal data de 1914, si bien ya funcionaba anteriormente.

boquería

En la actualidad es un paso obligado a quien transita por Las Ramblas. Un espacio de 2.500 metros cuadrados que ensambla el mix de turistas, ávidos por conocer las más de 300 paradas y los espectaculares productos frescos. Aquellos apasionados por los sabores y la cocina, conocedores y amateurs, cuentan con los cursos del Aula Boquería.

Mercado de Santa Caterina

 Lo que llama la atención a primera vista es su fachada. Precisamente la cubierta de cerámica multicolor y ondulada es maravillosa. Se encuentra en el barrio La Ribera y ofrece una espectacular variedad de productos frescos y gourmet.

Mercado Princesa

 Son muchos sus atractivos. Entre ellos su ubicación en El Born, un barrio totalmente bohemio si los hay, el ocupar un antiguo palacio del siglo XIV con una buena oferta gastronómica y cultural. También es un placer recorrer sus puestos entre los claroscuros del edificio, con buena música y sabores vanguardistas.

 Dejarse llevar

 La idea, entonces, es dejarnos llevar. Los mercados dicen mucho del sitio, sus hábitos de alimentación y de ocio. Y es fantástico encontrar tanto en el mismo espacio. ¿Qué son, pues, los mercados gourmet? Sitios que hablan por sí solos y son generosos con quien los recorre.

 
Fuentes imágenes: Spain Attractions  /  Buba House