El paso de los años viene demostrando que la gastronomía saludable y natural está lejos de ser una simple moda pasajera. Cada día crece la cantidad de comensales que optan por restaurantes que priorizan la nutrición consciente. No obstante, muchos emprendedores aún se sienten temerosos en invertir en este segmento gastronómico, principalmente por la creencia de que los alimentos saludables son más caros.

Pero, ¿cuánto de verdad y cuánto de desinformación hay en esta afirmación? O dicho en otros términos: ¿realmente es más caro mantener un restaurante de comida saludable por los costos de las materias primas? ¿O esto es un mito?

A continuación, hablaremos precisamente sobre los horizontes de rentabilidad de un negocio gastronómico orientado a la nutrición saludable.

Alimentos saludables son más caros: ¿mito o verdad?

restaurante saludable

¿Cuánto cuesta tener una alimentación saludable? Esta es la primera pregunta que todo emprendedor debería hacerse, antes de decidir o desistir de invertir en un restaurante de comida sana. Porque si es cierto que los alimentos saludables son más caros, ello significa que necesitará reservar una parte significativa de su presupuesto a las materias primas de su negocio.

En la actualidad, gran parte de la población parece creer que resulta más económico tener una alimentación basada en harinas refinadas y productos industrializados. No obstante, un interesante trabajo realizado por El Comidista revela que la comida ‘insana’ puede ser tan o inclusive más costosa que una alimentación saludable.

Con la ayuda de nutricionistas expertos, se diseñaron dos tipos de menú para niños y adultos. El primero, orientado a una dieta nutritiva con el predominio de alimentos frescos; y el segundo, basado en la clásica ‘comida chatarra’ que lamentablemente se vuelve cada vez más cotidiana. Cada uno de ellos constaba de cinco desayunos (o meriendas), cinco snacks y cinco platos principales (almuerzos o cenas), totalizando 30 platos.

Después, utilizaron el escandallo de las cantidades, que consiste en la clásica tabla empleaba en el sector de hostelería para calcular el costo de los platos. Finalmente, verificaron cuánto costaría adquirir los ingredientes para preparar cada elaboración.

Alimentos saludables

¿Cuál es el precio de una nutrición equilibrada?

Según las cifras obtenidas, un desayuno saludable costaría entre 2,50 y 3 euros, mientras las meriendas ‘insanas’ requerían una inversión promedio de 3,90 euros. Pasando a los platos principales, el costo estimado de un almuerzo o cena sana es de 9,50 euros, mientras que un menú ‘chatarra’ puede llevar a valer unos 11,70 euros.

Los snacks siguieron la misma tendencia: la inversión promedio en el menú sano fue de 2,70 euros, y en el poco saludable ha llegado a ultrapasar los 3,50 euros. Entonces, ¿por qué solemos creer que los alimentos saludables son más caros?

La cuestión no es sencilla de responder, pero esta ilusión parece estar relacionada a nuestra percepción sobre qué significa comer de forma saludable.

En las últimas décadas, empezamos a creer que una alimentación saludable es sobre súper alimentos o ingredientes exóticos de tierras lejanas. Y lógicamente, el marketing alimenticio ha tenido un rol esencial en la ratificación de esta creencia.

No obstante, una dieta equilibrada tiene mucho más que ver con la combinación armoniosa de los nutrientes, que con el consumo de algunos alimentos puntuales. Incluso con ingredientes sencillos y típicos de nuestra cultura, es perfectamente posible crear platos con alto valor nutricional.

¿Por qué invertir en la gastronomía saludable puede ser un excelente negocio?

La rentabilidad es un aspecto clave para el mantenimiento de un restaurante o cualquier emprendimiento gastronómico. Pero muchos emprendedores se equivocan al analizar la rentabilidad poniendo énfasis solo en los costos de las materias primas, y eventualmente dejando a un lado la calidad y la originalidad de sus propuestas de negocio.

Con ello, el mensaje es que no necesariamente tienes que apuntar a la ‘comida chatarra’ para maximizar las ganancias de tu emprendimiento. Aunque fuera cierto que necesitarías invertir más para adquirir alimentos frescos y de buena calidad para un restaurante de comida saludable, estarías ofreciendo un importantísimo valor agregado en tus platos. Este valor extra es principalmente el hecho de estar elaborados pensando en la salud de los comensales.

Además, debes considerar que no siempre apuntar a un público amplio y diverso es garantía del éxito. De hecho, crece la tendencia de especializarse en micronichos, para rentabilizar un negocio precisamente con base al alto valor agregado que se ofrece a un público específico. Un cliente que está dispuesto a invertir más para obtener productos o servicios diferenciados.

Los restaurantes de comida saludable claramente apuntan a un público específico, que prioriza la consciencia sobre la nutrición por en cima del costo de los alimentos. Este público sabe y está dispuesto a pagar para preservar una dieta equilibrada. Ello es parte de su filosofía de vida, y no se trata solo de comer para saciar el hambre, sino de nutrir su cuerpo y su mente.

Por lo tanto, aunque tu restaurante de comida sana apunte a un público más reducido en cantidad de personas, podrá obtener mayores ganancias y fidelizar clientes más fácilmente que los miles de emprendimientos de tipos fast food que compiten simplemente con base en los precios bajos, y no en la calidad de sus platos o de su atención al cliente.