Se trata de una práctica que se utiliza habitualmente en otros países. La de llevarse a casa la comida que sobra, lo no consumido en la mesa de los restaurantes. En los restaurantes españoles se desechan muchas toneladas de comida al año, pero la costumbre de llevarse estas sobras a casa no parece implantarse fácilmente.

El gesto que más vemos en nuestros restaurantes es que los comensales no acepten llevarse la comida que sobra a casa. Y ello, aunque los camareros se lo ofrezcan. ¿Una cuestión de cultura?, ¿orgullo, timidez?

Países de nuestro entorno

La costumbre de llevarse comida a casa está bastante asentada en algunos países de nuestro entorno. Es el caso de Francia y de Estados Unidos. Incluso las botellas de vino se llevan a casa, y con todo se puede cenar el mismo día o comer al día siguiente. Esto no supone ningún problema para los clientes en estos países; simplemente se trata de evitar que la comida se tire a la basura.

comida que sobra

En este sentido, nuestros vecinos franceses son pioneros en poner en marcha una ley (lo hicieron el año pasado 2016). Según esta normativa, aquellos restaurantes que sirvan entre 150 y 200 raciones de comida al día, tienen que poner bolsas a disposición de los clientes, para las sobras de los platos. Acabada la comida, también es frecuente pedir un corcho para llevarse a casa la botella de vino no acabada.

Cambios normativos en España

A finales de este año 2017 está prevista en España la aprobación de la Ley del buen samaritano. Esta medida persigue que la comida sobrante no se tire y se destine a aquellos que más lo necesitan. Aunque es una ley todavía en desarrollo y con muchas cuestiones por perfilar, ya se habla de los bancos de alimentos. Estas instituciones serían las principales beneficiarias del sobrante de comida.

Riesgos que supone llevarse la comida sobrante a casa

Si queremos implantar en España la práctica de llevarse a casa las sobras de los platos, hay que tener en cuenta importantes factores de manipulación y de transporte. En principio, la responsabilidad para que la comida retirada se mantenga en óptimas condiciones para su consumo, correspondería al cliente al salir de tu restaurante.

Uno de los problemas principales es el de la temperatura. Bacterias y otros microorganismos vinculados a la intoxicación alimentaria necesitan entre 5 y 60º C. Esta franja es considerada “zona de peligro”. En esa temperatura las bacterias se multiplican con mucha facilidad.

Entre los alimentos con mayor riesgo, a la hora de poderse reproducir las bacterias, están los que tienen huevo. Pero también las verduras, la pasta, el arroz, la carne y el pescado.

Recomendaciones a tener en cuenta por el restaurante

  • Los alimentos y las sobras de productos de la mesa tienen que ofrecerse al cliente en envases bien limpios e higiénicos. No es admisible envases reutilizables o los aportados por los clientes.
  • En el envase debe escribirse la fecha y hora en que los platos se elaboraron.
  • El restaurante debe cumplir con un protocolo, bien definido, que regule la entrega de restos a los clientes.
  • Es eficaz un breve asesoramiento al cliente, con directrices adecuadas. Desde la forma de llevarse la comida, cómo almacenarla, transportarla. También sobre la necesidad de refrigerar en el menor tiempo posible, forma de recalentar, etc.

¿Cuáles son las recomendaciones para los consumidores?

  • Como hemos visto, los alimentos procedentes de las sobras de los platos deben refrigerarse lo antes posible.
  • Los alimentos cocinados deben manipularse por separado, respecto de los crudos. Se trata de evitar la contaminación cruzada, que también puede originarse en casa.
  • Los alimentos que no se pongan en refrigeración deben desecharse sin han pasado dos horas desde la preparación del plato.
  • El recalentamiento de los alimentos procedentes de sobras, será por encima de los 75ºC. El tiempo para recalentar, al menos de dos minutos.
  • Estos alimentos pueden guardarse en refrigeración durante un máximo de cuatro días. También cabe la opción de congelar durante cuatro o cinco meses.

sobras platos

La evolución en España

Las razones que explican que esta costumbre no se produzca en España son variadas. Por un lado, puede ser debido a que las raciones se ajustan más al posible consumo por cada comensal. También puede ser una cuestión de vergüenza, asociada a nuestra cultura.

En el año 2013, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente celebró la “Semana de Reducción de Desperdicios”. Entre los lemas que se quisieron transmitir, estaba el siguiente: “Comprometidos con el aprovechamiento de alimentos. Pide tu bolsa para llevar a casa”.

Uno de los agentes más involucrados en el mundo hostelero, el canal Horeca, también lleva a cabo muchas acciones contra el despilfarro de alimentos. Se trata de modificar hábitos y hacer los cambios precisos en las cartas y los menús de los restaurantes.

Entre las acciones llevadas a cabo por Horeca, está el pesado e identificación de los restos en los restaurantes. Todo ello para conocer en qué lugar y en qué momento se producen los restos. Además, la tendencia es hacia menús medios, con dos primeros platos, como opción complementaria al primero y al segundo. También es muy interesante la opción de la media ración o el medio menú, así como los mini postres. El menú infantil continúa siendo una excelente alternativa para los comensales más jóvenes.

 

Fuentes imágenes: El Huffington Post  /  Movimiento RAP