Las obras de lo que será el futuro de uno de los restaurantes más importantes de la historia de la gastronomía española, están a punto de terminar. Se trata del mítico El Bulli y el nuevo proyecto de Ferran Adriá.

El Bulli, una nueva imagen exterior e interior

Las obras de ampliación y remodelación del antiguo restaurante El Bulli, en la cala Montjoy de Roses, están en su recta final. Hay que recordar que la demora en los plazos iniciales se ha debido a un problema administrativo, con licencias municipales.

Cuando se terminen las obras exteriores, se procederá a dotar el interior de las instalaciones de todo lo necesario para ser un auténtico “laboratorio exposición”, como el propio Ferran lo ha concebido, dedicado al mundo de la gastronomía.

En estas últimas semanas se ultiman los techos y la colocación de una cúpula de fibra, que servirá para cubrir un espacio destinado a representar la ilusión de una lluvia de ideas (brainstorming).

Incidencias de carácter administrativo

El problema con las licencias está en uno de los proyectos complementarios a El Bulli 1846, el que tiene que ver con el entorno de la instalación, es decir, los accesos, aparcamiento, la construcción de un edificio de entrada a todo el complejo y unos jardines de exposición. El impacto al medio ambiente de la zona que estas obras podrían provocar, ha ido generando una polémica con las asociaciones ecologistas, técnicos municipales y de la Generalidad de Cataluña, etc.

Bulli

¿Cuál es la respuesta del Ayuntamiento de Roses? Que están a la espera de los informes procedentes de la Oficina territorial de acción y evaluación ambiental, sobre modificaciones en el estudio de impacto ambiental que se presentó inicialmente (y que motivó en su día la negativa a la licencia). En cuanto estos informes sean favorables, desde el Ayuntamiento se concederá la licencia.

A pesar de los inconvenientes que han ido surgiendo, los trámites siguen y el propio Adriá trabaja con la idea de arrancar el proyecto el año que viene. En un principio, la exposición únicamente recibiría visitas concertadas durante los dos primeros años; a partir del tercer año se abrirá para todo el público. Entre los beneficios que el proyecto puede traer para la localidad de Roses está una prolongación de la temporada de turismo.

¿Cómo será El Bulli 1846?

El proyecto de El Bulli 1846 gira en torno a la creatividad, a la capacidad de innovación. El equipo creativo que trabajará en las instalaciones se formará a partir de una convocatoria que se va a hacer a lo largo de este año 2017.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=R27Rb_k_kps[/embedyt]

 

Lo más visual de este nuevo Bulli será una exposición viva, que recreará experiencias relacionadas con la gastronomía, los sentidos, etc. Además, se tiene la idea de que, a partir del año 2018, a los cocineros y expertos del ámbito gastronómico se unen otros especialistas de diferentes sectores, como es el caso de nutricionistas, científicos, artistas, etc.

Ya existe un espacio dedicado a la documentación, que está ubicado actualmente en Barcelona, pero se trasladará a El Bulli 1846. Se está realizando una importante labor de obtención de datos, a partir de libros antiguos y modernos de gastronomía, de botánica, agricultura, productos, restaurantes, etc. Incluso se contempla la posibilidad de impartir un master homologado sobre el diseño de productos y el proceso creativo, aplicados a la gastronomía.

Fuentes imágenes: La Vanguardia   /   Hot Keyword Searches

Comparte