El estilo de un restaurante se compone de varios elementos que contribuyen a definir su identidad.  No es solo cuestión de menú y de carta.  En la experiencia del comensal impactan muchos aspectos que complementan a los platos y que conforman las señas de identidad que se graban en el cliente.

La decoración y la estética del lugar es uno de estos elementos claves que definen a un restaurante.  El primer contacto físico del restaurante con su cliente es visual. A través de imágenes, fotografías y vídeos, el potencial cliente se habrá imaginado cómo sería pasar tiempo en ese lugar en el que está pensando comer.

Y cuando por fin llega al lugar el cliente, todas esas imágenes se activarán en su mente.  Este ambiente, el estilo del local seguramente es uno de los primeros atractivos de un restaurante.

Estilos de decoración de restaurantes modernos

Es posible reconocer estilos definidos diferentes de acuerdo con los elementos utilizados para crearlos.

Estilo nórdico

Se destacan en él los colores neutros, las formas simples y los ambientes con pocos elementos decorativos. Generalmente combinan blancos, negros y grises. El mobiliario es sencillo, con líneas y materiales minimalistas.

Estilo boho

Los colores brillantes caracterizan a este estilo. Verdes, rojos, amarillos, azules muy vibrantes son el rasgo diferencial del estilo boho. A los colores se suman la variedad de texturas, elementos y tejidos en tapizados, lámparas y tapices ornamentales.

Estilo country

Se caracteriza por usar diseños tradicionales con materiales naturales y cálidos. Suele generarse un espacio campestre, con muebles de maderas claras y decapados o pintados con colores pastel.  Es un estilo que crea un ambiente acogedor y rural, que se está usando mucho en restaurantes de zonas alejadas de las ciudades.

¿Cómo se ambienta un restaurante para lograr un estilo original y propio?

No es necesario adoptar un estilo puro. Tomar los elementos de cada uno que convengan a la identidad del restaurante permitirá crear ese estilo propio. Las restricciones a las que obligó la pandemia han provocado en las personas las ganas de salir, de encontrarse con la gente, de experimentar cosas nuevas.  Y para atraer a esos clientes con ánimo de renacer a la sociabilidad, hay que intentar un estilo que destaque de lo tradicional. 

Al mismo tiempo, se debe ofrecer confort y comodidad. La combinación de lo cómodo y lo agradable y diferente es imprescindible sea cual sea el estilo del restaurante.

¿Cuáles son las tendencias de los restaurantes destacados?

La tendencia New Cozy en los restaurantes

El concepto de acogedor evolucionó, poniendo en el primer plano la comodidad.  Generar espacios especiales en los que los clientes se sientan verdaderamente como en casa, es una tendencia que se expande.

Para imaginarlos solo hay que pensar en los tiempos de encierro durante la pandemia, cuando las personas permanecían en casa. En pijamas, en la cama o en mullidos sillones, disfrutaban de almuerzos y cenas al tiempo que jugaban videojuegos o miraban vídeos en sus computadoras.

Claro está que no se trata de instalar camas en el restaurante, sino de adaptar el restaurante acercándolo a esta tendencia. Hay que pensar en muebles, luces, colores y detalles que sugieran esa comodidad, ese confort.  

Plantas, jardines, lo natural y artesanal

Estos elementos no pasan de moda y adquieren renovada vida cada temporada.  Se trata de aportar un oasis en medio de la vida agitada y marcada por el cemento de la ciudad.  Muchas plantas naturales, generan sensación de vida sana, de oxígeno puro, y matizan de un verde vital el espacio.

Los jardines verticales y las plantas colgantes distribuidos equilibradamente en el espacio contribuirán a  un estilo natural y botánico al que nadie se resiste. 

El complemento ideal son los elementos decorativos artesanales, confeccionados con elementos de origen vegetal. Si se logra una predominancia ecofriendly, será mejor.  También contribuyen a este ambiente imágenes en las paredes que sugieran naturaleza.

No es difícil adaptar un restaurante a este estilo botánico. Se requiere buena iluminación y oxigenación, para que las plantas se mantengan vivas.   Sería este un estilo que requiere de atención permanente, pues las plantas lo necesitan.

El papel en las paredes

El empapelado de paredes y objetos es una opción que puede transformar  un restaurante tradicional en uno muy original.   Los dibujos y los colores deben armonizar con el resto del ambiente, con el mobiliario, con la vajilla y hasta con la vestimenta del personal. 

Se logra un muy buen efecto alternando paredes lisas y empapeladas con motivos estampados, que ofrecen amplitud y ornamentación al lugar. Los motivos de hojas y flores grandes están de moda.

Los colores cálidos, el terracota, el rojo profundo, el amarillo dorado desplazan a los colores fríos en el interior del restaurante. Provocan una sensación cálida y a la vez optimista.  Además del efecto estético, está comprobado que estos colores aumentan la frecuencia cardíaca y el nivel de excitación, aspectos que influyen directamente en las ganas de comer.

La iluminación es parte del estilo del restaurante

La iluminación es fundamental para acompañar el estilo elegido para el restaurante.  El correcto diseño de la iluminación tendrá gran impacto en la experiencia del cliente.

Iluminar la fachada, el rótulo, la puerta de acuerdo con el carácter y estilo del local, es la bienvenida que el lugar físico ofrece al cliente.  Un estilo de iluminación que transmita sensación de confort, que aporte un baño de luz que no abrume, es la tendencia en esta temporada.

En el interior, luces cálidas focalizadas en las mesas, que generen la sensación de intimidad, es una opción muy utilizada.  Es necesario segmentar la iluminación de acuerdo con los ambientes y lograr el tipo de luz que acompañe al resto de la ambientación del local.

Las texturas

La mezcla de diferentes texturas y acabados es una estética muy de moda. Permite crear signos distintivos que definan la personalidad del restaurante.

Las texturas son adecuadas para todas las superficies: suelos, muebles, objetos.  El punto de partida es reflexionar acerca de las sensaciones que se espera que experimente el comensal.

Textiles y  tejidos de fibras sintéticas son buenas formas de lograr armonía con las texturas. Hay que combinar muy bien los colores, para evitar el efecto de saturación.

Elegir el estilo del restaurante consiste en plasmar la identidad y el concepto del proyecto en el espacio. No se trata de acumular, sino de combinar, de modo que cada color, cada detalle, cada lámpara, cumpla una función planeada y efectiva en el ambiente.

Comparte