¿Por qué es necesario disponer de buenas fotos de los platos del restaurante? La imagen es la embajadora del mundo de la comunicación. Una buena imagen es capaz de transmitir un enorme caudal de mensajes.

No hay duda alguna de que vivimos en una era predominantemente visual; la publicación de fotos de los platos en las redes es un anzuelo eficiente para atrapar a nuevos clientes.

Atrás quedaron los tiempos en los que una fotografía era simplemente un complemento de un mensaje. Hoy es un elemento muy poderoso, que puede convencer a quien la mira de que haga o no haga determinada acción. ¿Cómo son las fotos que publicas sobre tu restaurante? ¿Cuidas todos los detalles para que impacten en tus clientes y potenciales clientes?

Marketing y fotografía

El marketing reconoce su valor, y gestiona la imagen con la misma importancia que los demás elementos de la comunicación. Los expertos saben que el primer punto de encuentro entre el potencial cliente y un negocio es, precisamente, una imagen. Si la imagen atrae, posiblemente la persona siga atenta al mensaje; si no hay imagen o esta no atrapa su atención, lo pasará por alto.

Mirar una foto no exige esfuerzo ni demasiado tiempo. La imagen se presenta frente a los ojos y casi instintivamente se mete en la retina. No hay que pensar, solo dejarse llevar. Y esa es la actitud de las personas que navegan por las redes sociales y por las webs.

En este contexto, las fotos de los platos del restaurante pueden vender más que cualquier mensaje escrito u oral. Pero para que realmente sean efectivas, deben ser de calidad.

Tips para obtener las mejores fotos de los platos del restaurante

Estos son algunos consejos básicos para que las próximas fotos que publiques sobre tu restaurante sean realmente efectivas:

  • El punto de vista. Es necesario preparar el plato para ser fotografiado. Por tanto, se realizará una sesión de fotos de los platos que estarán especialmente armados para ser retratados. Las mejores fotos no se obtienen de platos que serán entregados al comensal, sino de aquellos que han sido preparados para la cámara.
  • El cocinero debe tener presente que en el plato para fotografía la estética y el aspecto se priorizan sobre el sabor. Por tanto, puede permitirse ciertos trucos que, sin hacer perder la esencia, realcen la presencia. Por ejemplo, evitar cocciones demasiado largas permitirá un aspecto jugoso y tierno.

Destacar los ingredientes para que se vean también exige de recursos que no son gastronómicos. Si la intención es mostrar en detalle una sopa o un guisado, será bueno colocar unas canicas en el fondo para que los ingredientes permanezcan a la vista y no se sumerjan. Para fotografiar una hamburguesa o un sándwich es válido disponer todos los ingredientes hacia los bordes del pan, para que sobresalgan y se vean. Todo vale.

Instagram

Ángulos y elementos de la fotografía

  • Cada plato tiene un ángulo más representativo y sugerente. Por lo tanto, observar detenidamente el plato y descubrir ese punto es una tarea necesaria. Para encontrar este ángulo, el cocinero pensará en qué quiere transmitir, cuál es el mensaje que su plato comunica. Jugar un poco con los ángulos, probar cómo se ve el plato desde diferentes perspectivas, permitirá elegir el mejor punto para presentarlo.
  • Elementos que intervienen en la foto. En las fotos de los platos no solo aparecen los alimentos. Forman parte del escenario la mesa, el mantel, el recipiente; todo debe armonizar perfectamente.

Este aspecto es muy importante. La comida es la protagonista y lo demás debe pasar inadvertido, sin llamar la atención. La luz y las lentes de las cámaras modernas captarán todo desperfecto en la vajilla y manteles, por lo que se sugiere ser cuidadoso en estos elementos.  Fondos y platos simples y de un solo color, asegurarán que el contenido se destaque.

  • La iluminación es fundamental. Si la luz procede de atrás o del costado del plato, se generarán sombras que darán un aspecto más espectacular y destacado al plato en sí. Es aconsejable evitar mezclas de fuentes lumínicas. No se obtendrán buenos resultados si se capta la imagen con luz natural y un foco fluorescente desde arriba, por ejemplo.

fotos platos

Trucos y recursos para realzar la imagen

  • Trucos necesarios. Para crear buenas fotos de los platos, es preciso acudir a todos los artilugios y trucos que se le ocurran al fotógrafo. Por ejemplo, un rociado de agua con un frasco spray, generará pequeñas gotitas. El plato lucirá muy fresco, como recién preparado. Brochas, toques de color, pinzas, humos artificiales, todos los recursos son aceptados si contribuyen a la imagen.
  • Fotografías de bebidas. Hay fotógrafos que aconsejan diluir las bebidas antes de fotografiarlas. Este consejo es especialmente útil en el caso de los líquidos oscuros, pues al natural aparecerán demasiado apagados y sin brillo. Las mejores fotos de bebidas surgen cuando se capta la imagen en el momento en que se está sirviendo en la copa, pues sugerirá movimiento.
  • Recursos digitales. Los editores de fotos son buenas herramientas si se usan con moderación. Si bien las fotos editadas sin filtros son las mejores, hay algunos recursos que permiten eliminar imperfecciones y que mejoran notablemente la imagen. Existen buenas App para editar fotografías en los celulares, además de los clásicos editores para pc.

La elección de la cámara

Una buena cámara permitirá conseguir resultados excelentes. Si bien cualquier cámara es útil, la calidad de la imagen será diferente según la máquina. Si se buscan fotos de calidad, se necesita una cámara digital que cuente con cinco megapíxeles como mínimo.  Las compactas con zoom óptico y macro ofrecen muchas utilidades.  Y si tienen opciones de enfoque y exposición, mejor aún.

La cámara réflex digital es la que permite el mejor control sobre la imagen final. Suele disponer de lentes de gran calidad y excelente definición, que permiten resultados muy profesionales. Tener a mano un trípode contribuye a mejorar el encuadre y la perspectiva, y evita que la foto salga movida o borrosa.

Conclusión

A la hora de la sesión de fotos de los platos, todo está permitido. Pero lo importante es que la imagen obtenida transmita el mensaje que el chef quiere dar de su plato. En este sentido, será válida una copia fiel del plato y también lo será la representación de las sensaciones que la comida provoca.

Una imagen se capta con la vista, pero apela a todos los sentidos. Estimula el olfato, el oído, el tacto y especialmente debe estimular el paladar.  Quien la observa debe imaginar la maravillosa experiencia de degustar ese plato. De este modo cumplirá su objetivo: captar al cliente.