La música y el estado de ánimo van de la mano. Lo que no todo el mundo sabe es que la música alcanza un alto grado de penetración en el inconsciente. Tiene la capacidad para modificar el comportamiento de un consumidor. Y este último aspecto es muy importante para tu restaurante.

Esto es lo que ha logrado establecer el “neuromarketing”, una rama que estudia precisamente este tipo de fenómenos. Sus estudios y conclusiones demuestran que la música estimula regiones cerebrales específicas. Por eso es una herramienta que, si se emplea acertadamente, aumenta las ventas.

Por lo tanto, se puede señalar que la música ideal en tu restaurante es aquella que motive al cliente a quedarse un rato más. La que lo haga sentir más cómodo y dispuesto al consumo. Aquella que complemente la experiencia que ha ido a buscar.

música

Una oferta, un concepto

Lo que un comensal busca no es una comida, sino una experiencia. Por ello, el restaurante debe ofrecer no un plato, sino un concepto. Ese concepto está integrado por diversos elementos, que deben confluir en un mismo punto.

Lo primero es, por supuesto, evaluar el tipo de comida que ofrece tu restaurante. Esto incluye una orientación, una materia prima y un estilo de cocina. A esto se suma la decoración, que debe estar acorde con el tipo de establecimiento de que se trate.

En la decoración hay elementos evidentes y otros más sutiles. Los evidentes son el mobiliario, la lencería y el color de las paredes, entre otros. Los componentes más sutiles tienen que ver con la iluminación, la temperatura y la disposición de los objetos decorativos.

Todo ello en conjunto, conforma una atmósfera, un entorno que suscita diferentes sensaciones. Sin embargo, esa atmósfera estaría vacía si a ella no se suma la música. Esta puede ser ambiental o en vivo. También puede ser protagonista o testigo discreto. Todo depende de un factor: el concepto del restaurante.

Lo que revela un estudio profesional

En la Universidad de Arkansas se llevó a cabo un estudio [https://www.seeker.com/making-food-tastier-with-music-1768349282.html] que pretendía establecer la relación entre la música y el consumo en los restaurantes. Los resultados de la investigación fueron publicados en la prestigiosa revista Psychological Reports.

Para realizar la investigación, se tomaron como base cuatro ritmos musicales: jazz, hip hop, música clásica y rock. Al mismo tiempo, se tomaron dos alimentos de referencia: los pimientos y el chocolate. Los pimientos se abordaron como comida “no emocional”, mientras que el chocolate se asumió como “emocional”.

Las conclusiones del estudio fueron sorprendentes. Se comprobó que las personas sentían más apetito cuando escuchaban jazz. Al mismo tiempo, el apetito se disipaba al escuchar hip hop. Al parecer, los ritmos armoniosos contribuían a lograr una mejor predisposición hacia los alimentos.

Así mismo, se evidenció que los clientes elegían comidas con menos calorías cuando el ambiente era sofisticado y relajado. Por el contrario, en los ambientes más energéticos, el consumo de calorías y alimentos “pesados” era mayor.

Música restaurante

Elegir la música ideal en tu restaurante

Para seleccionar la música ideal en tu restaurante debes tener claro quién es tu cliente. También, por supuesto, cuál es el tipo de experiencia que busca cuando acude a tu local. Cada comensal llega al establecimiento con todos sus sentidos abiertos. Quiere y busca un tipo específico de estímulos.

Lo usual es que los comensales busquen un lugar que les permita conversar. Por regla general, la música ideal en tu restaurante es una que no altere esos planes. Pese a esto, el cliente también quiere que los ritmos musicales le impriman carácter al lugar y remembranza al momento.

El efecto de la música se evidencia en tres aspectos:

  • Induce determinados estados de ánimo. Una música festiva remite a ciertas emociones, mientras que una más suave lleva a otras.
  • El tipo de ritmo incide en el comportamiento. Se ha comprobado que los ritmos más rápidos hacen que el comensal eleve la velocidad de su consumo.
  • Hay estilos que acompañan mejor a la conversación.

Por todo lo anterior, a la hora de elegir la música ideal para tu restaurante, debes tomar en cuenta esos factores. A partir de ellos se debe determinar cuál o cuáles son los géneros más indicados. También los tipos de variaciones que son admisibles y el volumen perfecto.

Otros factores a tener en cuenta

Para definir cuál es la música ideal en tu restaurante, se deben tomar en cuenta cuatro factores adicionales. Resultan ser determinantes en la elección. Son los siguientes:

  • Lo importante es el público. Quizás el gerente o el dueño se mueren por el heavy metal, pero no por ello deben elegir esa opción. El cliente es el foco de todas las decisiones
  • Tu marca y tu identidad. La música ideal en tu restaurante es la que mejor combine con la imagen que quieres transmitir. El estilo de la música y el estilo del establecimiento deben complementarse
  • El horario. La música también debe ser coherente con el horario. Lo que suena perfecto a la hora del desayuno, puede ser inadecuado a la hora de la cena
  • Nada de estridencias. El volumen adecuado es aquel que permite percibir claramente el sonido, pero no compite con la voz del comensal

Los ritmos que funcionan

Por regla general, los temas clásicos siempre funcionan. No es una alusión a la música clásica como tal, sino a esos temas que han marcado hito en su respectivo género. Esto, por supuesto, se aplica con mayor rigor a los restaurantes que se enfocan específicamente a un tipo de comida regional.

El margen de variación está en los ritmos próximos a esos clásicos. Nuevos artistas que respeten la tradición, pero aporten elementos nuevos. O variantes consolidadas de los ritmos tradicionales.

Si el establecimiento es más de vanguardia, el jazz siempre será una excelente opción. También los covers, o las versiones instrumentales de melodías modernas. Para los restaurantes de tipo informal, o más juvenil, es conveniente estar al tanto de la música de moda. Será un detalle muy valorado por este tipo de público.

La música en vivo siempre es un plus. Resulta ser la opción ideal para quienes quieren vivir una experiencia integral. En ese caso, hay un punto en el que la música adquiere pleno protagonismo.

 
Fuentes imágenes: Dónde Ir  /  Pinterest  /  La Factoría del Show