La carta de menú en nuestro restaurante es uno de los elementos más importantes, pero también lo es que esté disponible en más de un idioma. Aunque no lo parezca, traducir la carta es una cuestión que puede afectar a la productividad. Si no es bien legible por los comensales, el efecto de seducción con la denominación de los platos no se producirá.

Cuidado al traducir la carta de forma insuficiente

La mala traducción de las cartas en inglés puede generar problemas a los clientes de otros países, que visitan tu restaurante.

Los comensales no pedirán aquellos platos que desconocen lo que contienen. Todavía puede ser peor que se les sirvan platos que no sean lo que esperaban, según lo que han entendido al leer la carta. Y un hecho de mayor gravedad aún puede ser que clientes con dietas, alergias, y otras necesidades específicas, pidan e ingieran aquello que no deberían comer.

traducir carta

Razones que justifican traducir la carta de tu restaurante

El crecimiento del turismo

Cada vez son menores las fronteras, y menores las distancias. España continúa siendo un país muy turístico. Si seguimos la tendencia de los últimos años, el turismo en nuestro país no deja de crecer. Incluso en los últimos años, donde la crisis económica imperaba en toda Europa, los turistas extranjeros no han dejado de venir a España.

En el pasado año 2016, el número de turistas internacionales que nos visitaron ha pasado de los 75 millones.

Una de las cosas que puedes pensar, si tu establecimiento está situado en el interior peninsular, en un pueblo pequeño, etc., es que el turismo internacional no te afecta tanto, y que traducir la carta no es tan importante para tu negocio.

Sin embargo, está demostrándose cada día que el turismo internacional llega hasta el último rincón de la geografía española.

Debemos tener en cuenta que hay muchos tipos de turismo: está el turismo enológico (el correspondiente al vino), el agro turismo, el turismo de mayores, el familiar, el gastronómico, etc.

Si analizamos las últimas tendencias sobre el turismo, veremos que se desvía de los puntos más tradicionales de sol y playa. El turista busca conocer España más en sus raíces, con ciudades y pueblos rurales de su interior, haciendo maravillosas fotografías, degustando los platos de toda la vida, etc.

Esté situado tu restaurante donde sea, con toda seguridad habrá algún cliente internacional al que le gustará leer los platos en su idioma, o al menos en el idioma más internacional de todos: el inglés.

El potencial de Internet

traducir carta

Si un cliente de los de hace unos años se iba enfadado de tu restaurante, por algo tan sencillo como no haber entendido el menú, o haber recibido algo contrario a lo que pedía, las repercusiones no eran tan grandes como en la actualidad.

Estamos totalmente expuestos a la globalidad de usuarios a través de Internet. Todo cuenta y todo puede tener su repercusión. Factores como la calidad, el precio, y obtener la máxima satisfacción de los clientes, son fundamentales para el éxito de tu establecimiento.

Si, además, los comensales de tu restaurante encuentran que se ha tenido el detalle de traducir la carta, y la traducción es de calidad, todavía su grado de satisfacción será mayor. Se sentirán más respetados, más cuidados. Y será eso lo que transmitan a su entorno de amigos o de ciber amigos en Facebook, Twitter, Google, YouTube, etc. El markegting de boca a boca (ahora a través de la tecnología digital online) sigue teniendo mucha efectividad.

Muy poco coste

Viendo todas estas razones, puedes empezar a plantearte el coste de traducir la carta de tu restaurante, aunque solo sea al idioma inglés. ¿Crees que será un gasto elevado? En Internet encontrarás profesionales de la traducción, incluso de la traducción para hostelería, que pueden cobrar 0.045€ por palabra. En una carta de 500 palabras, como ejemplo, el coste podría estar en poco más de 22 euros.

Este importe, considerado al año (si se produce la renovación anual de la carta), es una inversión mínima comparada con los beneficios que puede traer a las ventas de tu restaurante.

Hay que tener mucho cuidado con los programas online de traducción automática, o un amigo que afirma conocer muy bien las traducciones en inglés. Las posibilidades de que la traducción de la carta de tu restaurante se llene de incorrecciones es alta. Como muestra, algunos lugares que han elegido este tipo de traducciones, ofrecen tocino de cielo entre sus postres. Y en la carta traducida al inglés, en el apartado de postres, aparece como “Sky Bacon”.

Siempre es preferible utilizar profesionales especializados. Y en la traducción de la carta de tu negocio, no merece la pena escatimar un mínimo recurso económico y obtener malos resultados.

 

Fuentes imágenes: El Comidista – El País  /  ABC Translink