La digitalización se visualiza como una de las acciones claves para generar seguridad en los restaurantes tras el coronavirus. Una de las vías de contagio del Covid-19 es el contacto, por lo tanto, evitarlo reduce las posibilidades de transmisión.

¿Cómo es el proceso de contagio de la enfermedad? Cuando una persona infectada estornuda o tose, gotitas de fluidos se depositan en las superficies cercanas. Si alguien toca esa superficie, el virus pasa a sus manos, y de allí es muy fácil que llegue a la boca, nariz u ojos, puertas de entrada al organismo.

Es por eso que se ha sugerido el lavado frecuente de manos, los geles desinfectantes y  los guantes descartables en lugares de alto riesgo.  La digitalización permite que el contacto se reduzca.  Sumada al distanciamiento dentro del local, los restaurantes tras el coronavirus  se vuelven seguros. Sin aglomeraciones ni contactos, es de suponer que no haya contagios.

La digitalización de los restaurantes tras el coronavirus

El confinamiento ha acelerado el proceso de digitalización del mundo.  La transformación digital de la economía está teniendo un empuje importante. Si bien antes de la pandemia el ecommerce se movía, cuando el coronavirus impidió salir se ha ido incrementando más.

Restaurantes y coronavirus

Las empresas de todos los sectores han inventado formas de llegar a los clientes a distancia.  Las tiendas virtuales se multiplicaron  y se expandió el mercado online.

El delivery está siendo la salvación para algunos locales gastronómicos que mantuvieron sus cocinas abiertas. Unida al takeaway,  seguramente será una modalidad que seguirá muy vigente en los restaurantes tras el coronavirus. 

Toda crisis pone a funcionar las mentes y a buscar soluciones a los nuevos problemas. Y esta no ha sido la excepción.  De este modo han surgido innovaciones que aplican la digitalización a la vida diaria de los locales.  Incluirlas en los restaurantes tras el coronavirus será un elemento diferenciador importante.

¿Cuál es la situación de la restauración en España con respecto a la digitalización?

En general, se estima que el sector ha tenido cierto retraso en los procesos de digitalización.  La restauración ha funcionado principalmente off-line. Esta realidad en parte es consecuencia directa del concepto de servicio experiencial. El foco puesto en la experiencia del cliente, de la que la comida es parte pero no el todo, ha sido uno de los motivos de este relanzamiento digital. 

Tabletas digitales y su uso en hostelería

Probablemente por eso, las soluciones  tecnológicas que llegan al restaurante no están adaptadas  a las especificidades del establecimiento gastronómico. En general se trata de recursos que atienden a puntos de venta en general.  Sin embargo, todo restaurante tiene sus características propias y requiere de un cierto nivel de customización.

Pero no hay dudas de que ante el cambio de formas de consumo, los restaurantes tras el coronavirus tendrán que ponerse al día. El concepto de ‘experiencia gastronómica’ debe estar en revisión. Nuevos parámetros se instalarán en el restaurante y en los clientes que encontrarán formas renovadas de disfrutar de la estancia en el local.

La digitalización de las cartas de los restaurantes tras el coronavirus

Un asunto puntual y muy importante, es el de las cartas en los restaurantes. En ellas,  el contacto de las personas es permanente, un contacto físico que se acumula a lo largo de la jornada.  La digitalización de las cartas  es una forma de evitar ese contacto.

El sistema es simple. Los smartphones disponen de sistemas de lectura de códigos QR.  A través de ellos, se  redirecciona al cliente a la carta digitalizada.  De esta manera se evitan las cartas en papel.  Es más seguro para los clientes y además, se optimiza el trabajo del equipo, ya que no hay que desinfectar cartas ni renovarlas luego de cada uso.

Monde Menu es la plataforma que permite esta práctica de cartas digitalizadas. El restaurante debe tener en las mesas un ‘table tent’ con un código QR.  Se trata de una pieza impresa que sirve como pantalla. Monde Menu personaliza estas cartas digitales con imágenes corporativas y diseños preferidos.

Los establecimientos que la han incorporado, opinan que minimiza gastos y aumenta la eficiencia. Se pueden modificar los menús tantas veces como se desee sin necesidad del coste que supone el soporte en papel.

Las puertas automáticas se incorporan a los restaurantes

Otros puntos sensibles a los riesgos de contagio son las puertas. Los pomos y las superficies reciben constantemente el contacto de las manos. Si las puertas son manuales, hay que pensar en la permanente desinfección. Con el sistema de puertas automáticas, este tema se resuelve.  En especial en la puerta de entrada y en las de los sanitarios, las puertas automatizadas con sistemas digitales contribuyen a la reducción de riesgos.  

Mediante configuraciones, movidas por controles remotos o por sensores de detección, las puertas se abren y cierran sin necesidad de que nadie las toque.  Se las fabrica en diversos formatos: de dos hojas, corredizas, de una sola pieza.  

El delivery es la estrella en los restaurantes tras el coronavirus

El coronavirus ha cambiado la forma de consumo de las personas.  Si por la puerta física ingresan menos clientes, pues será momento de ampliar la puerta digital.  La digitalización y el servicio a domicilio son fuentes de oportunidades.  Por lo menos mientras dure el pánico, las restricciones y la amenaza de la enfermedad.

En paralelo a la reestructuración del local físico, los restaurantes que aún no lo han hecho se están planteando la posibilidad del delivery.  Todos, desde los más populares a los de alto standing, se reinventan con esta opción.  En el mercado existen soluciones digitales de aplicaciones diversas, entre las que cada local encontrará la que más se adapte a sus necesidades.  

La comida a domicilio se visualiza como una opción complementaria, no sustitutiva, a la de comer en el local. El restaurador tiene que pensar que si él no la ofrece, el potencial cliente la encontrará en otra empresa. Las personas que piden comida a domicilio lo hacen porque así lo prefieren, y si esa ha sido su opción,  no saldrán.  

Digitalizarse es la única opción para sobrevivir. Las soluciones tecnológicas son cada vez más accesibles, por lo que no se trata de gasto, sino de resistencia.