El código QR se presenta como una excelente alternativa para ofrecer información y guiar a los clientes. El uso generalizado de los Smartphone hace que esta sea una opción muy práctica y accesible. Solo se necesita instalar una aplicación para leer un QR.  Su uso es sencillo para el cliente y muy económico y útil para el restaurante.

El código QR está presente en varias situaciones comerciales. Se suele encontrar en envases y etiquetas de productos, en facturas, en carteles publicitarios.  En esos usos ha sido un buen recurso para el marketing. El cliente encuentra en el QR la información sobre el producto, la empresa que lo elabora, y tantos otros datos interesantes.  Se trata de un sistema que permite al usuario acceder rápidamente a información de su interés.

El uso del código QR en la carta ha resultado una solución eficaz para el problema del coronavirus.  En realidad, el formato tradicional de carta de papel o similares, se considera una fuente de contaminación.  Es uno de los elementos del restaurante que por más manos pasa, y se hace imposible higienizarla a cada momento. La carta en QR es segura, pues el cliente la observa a través de su móvil, sin necesitad de contacto físico con nada ajeno a él.

cartas digitales

El código QR en la carta del restaurante

Este sistema atiende perfectamente a los protocolos establecidos para la reapertura.  Y más allá de la pandemia y de las medidas sanitarias, seguramente el sistema quedará instalado en los negocios gastronómicos.

Además de las ventajas de asepsia, el código QR en la carta ofrece otros beneficios. Uno es la economía. En el formato tradicional en papel o cartulina, cada modificación del menú o de precios, cada agregado de promociones y de ofertas, exige impresiones y gastos.

La carta digitalizada, en cambio, permite actualizaciones permanentes sin más recursos que los necesarios en el proceso de digitalización. Será el propio gestor o quien él designe que podrá realizar esas modificaciones sin gastos extra.  Por su practicidad, economía y facilidad de uso, seguramente continuará utilizándose, aunque el coronavirus desaparezca.

¿Qué es un código QR y en qué beneficia al restaurante?

Un código QR es un sistema de codificación de información. Es abierto y gratuito. Genera una imagen que es fácil de identificar, porque está formada por barras bidimensionales que le dan un aspecto característico.

La información se codifica y se almacena en el QR, que admite un buen volumen de datos.  Una vez configurado, siempre que alguien escanee el QR tendrá acceso a la información presente en el enlace creado.

¿Cuáles son los beneficios de la digitalización de menús y del uso de QR? Además de la reducción de costes al evitar impresiones y de la posibilidad de actualización permanente, ofrece otros beneficios. Se evitan los contactos manuales, con tanto riesgo en estos tiempos de coronavirus. Los clientes acceden a la carta inmediatamente, sin necesidad de esperar que el mesero le acerque el menú a la mesa. 

Y, un dato fundamental, los contenidos son ilimitados. Pueden incluirse fotografías de los platos, datos de alérgenos y de contenidos nutricionales, y detalles de las preparaciones.

El código QR

¿Cómo obtener un código QR para el restaurante?

El primer paso es obtener un código QR, existen sitios webs generadores de estos códigos. En ellos se crea el código, se sube el menú, se descarga el QR, se imprime o se inserta, y el proceso está cumplido

Pero el código en sí mismo no contiene información, hay que conectarlo con la fuente en la que estará almacenada la información que se desea mostrar.  Generalmente, los sitios generadores de QR integran formularios para ingresar los contenidos que se codificarán. Algunas permiten personalizar el aspecto, eligiendo forma, color, marco y hasta incluir logos.

El enlace se realiza a la URL de una web o de cualquier plataforma en la nube. De esta manera, la persona que escanea el QR tendrá acceso a los documentos que contenga ese enlace. Si se modifican esos archivos, el código mostrará siempre la versión actualizada.

Muchos negocios enlazan el QR a una landing page, pues no disponen de sitio web o como una opción alternativa.  En lugar de visitar la web del restaurante para navegar en ella buscando la carta, el usuario será dirigido directamente a la información de la carta. 

La utilización del código QR cada vez está más extendida en nuestras relaciones comerciales. También se ha extendido a los restaurantes y la hostelería. ¿Sabes cómo utilizarlo?

Las etiquetas del código QR

Una vez que el sistema está armado y los vínculos código-información creados, es necesario materializar el QR.  Hay que imprimir etiquetas para que el cliente pueda captarlas con su teléfono móvil.  Es importante disponer estas etiquetas en lugares muy visibles, para que las personas los capten con facilidad.  Si no se observan fácilmente, si son difíciles de localizar, si las personas tienen que estirarse o agacharse, no serán del todo efectivos.

Los vidrios exteriores siempre son un buen soporte para presentar el código QR. De este modo, los transeúntes podrán consultar la carta antes de ingresar al local. Pero en el interior del local, será fundamental disponer de la posibilidad de captar los QR.  Las mesas y las barras son lugares en donde no pueden faltar.

El código QR se puede insertar en cualquier medio digital. Es posible integrarlo a un SMS, a un email, a publicaciones en las redes sociales, a tarjetas. Por tanto, es una herramienta utilizable en toda la estrategia de marketing.

Una explicación para el cliente

Si bien el uso del código QR se extiende cada vez más, todavía no se ha generalizado. Probablemente muchos clientes no sepan cómo usarlo y tendrán dificultades para acceder a la carta.  

Para solucionar este inconveniente, será bueno colocar un paso a paso sencillo de cómo proceder, que debe incluir el mecanismo para habilitar el lector en el Smartphone o descargar una aplicación.  También se debe informar acerca del acceso al wifi del restaurante.  Es un aporte que hará sentir más cómodos a los clientes que desconozcan el sistema.

Los usos del código QR son prácticamente ilimitados. Cada día se aplican a más utilidades. Se han convertido en una herramienta muy eficiente en marketing, especialmente en marketing móvil.