Desde hace unos meses, en Pizza Hut hay un nuevo trabajador, en los establecimientos de la cadena en Japón. Se trata del robot “Pepper”, y es un prototipo de lo que puede ser el futuro.

El uso de estos robots para sustituir a los trabajadores en Pizza Hut atenderán a los clientes en todo lo que sea necesario.

 

Para coger los pedidos

En principio, el robot tiene una tableta en el pecho y puede tomar los pedidos de los clientes. Pero no solo tomarán nota de lo que los comensales desean tomar, sino que informarán de posibles ingredientes, realizarán sugerencias atractivas y cobrarán mediante un sistema de pago móvil (no efectivo). Incluso es posible charlar con el “camarero mecánico”.

Estas novedades están materializando los miedos que los trabajadores tienen a ser sustituidos por robots, que realizarán las mismas tareas, pero además de una forma más perfecta, sin fallos.

 

Abaratando costes

Las grandes empresas están estudiando la forma de abaratar costes. Con los avances tecnológicos que han ido surgiendo estos años, la sustitución de máquinas por humanos es un método cada vez con más rentabilidad.

Esta serie de robots Pepper es la evolución de las máquinas automáticas que podemos ver en los restaurantes de comida rápida, como es el caso de McDonnalds, que permiten hacer el pedido de comida y bebida sin necesidad de esperar cola, pasar por el mostrador y ser atendido por un empleado.

 

¿Cómo es Pepper?

Entre otras cosas, Pepper puede identificar a los clientes que se hayan descargado una aplicación en sus móviles y sugerirles lo que pueden tomar, según su estado de ánimo.

Este robot, de color blanco, una cara amable y 1.2 metros, ha sido diseñado para interactuar con los clientes, responder a sus preguntas y cobrar. En Japón se han vendido alrededor de 14.000 de estos robots. Muchas compañías, como es el caso de Nestlé, ya han comenzado a utilizarlos.

El precio de los robots, que están comenzando a entrar en Estados Unidos, está en torno a los 1.900 euros.

Ante las voces en contra que proclaman que estos humanoides van a acabar con millones de puestos de trabajo poco cualificados, desde una de las compañías que participan en el proyecto aseguran que no tratan de reemplazar empleados, sino que “Es una oportunidad para mejorar la eficiencia y hacer que los empleados hagan un trabajo con mayor valor y donde se premie la experiencia”.

 

Opiniones a favor y en contra

La evolución tecnológica y el surgimiento de sensores de bajo coste e innovadores algoritmos están propiciando una auténtica revolución, en sectores como la salud, el comercio o el transporte. Otra realidad que veremos es la de automóviles que no necesitarán conductor.

Los defensores de estos nuevos androides afirman que ofrecen eficacia en determinadas labores, repetitivas y en las más peligrosas. Imaginemos las misiones militares en territorios de alto riesgo.

Otra utilidad importante es la compañía a personas mayores que viven solas. No solo compañía, sino también asistencia sanitaria inmediata, control de enfermedades, posibles emergencias, etc. Es el caso de Japón, con una población muy envejecida.

Las opiniones en contra nos alertan de que estos robots irán desempeñando poco a poco todo tipo de tareas, con un espectacular incremento del desempleo.

Como hemos visto, en la industria alimentaria, los robots tienen un papel cada vez mayor.

 

Fuentes imágenes: PostNewsReport.com  /   FayerWayer