En la hostelería, se organizan las actividades relacionadas con los servicios de alimentación y alojamiento de carácter eventual. Estas actividades generalmente están ligadas al turismo. Para esta actividad, la limpieza y la higiene son determinantes. Por ello resulta fundamental la maquinaria de ozono.

Se puede decir que la cocina es el espacio central alrededor del cual gira el conjunto de la función hostelera. Esta actividad se realiza en distintos espacios: pueden ser bares, pubs, hoteles o centros de ventas de comida. Para esta actividad, el control y eliminación de bacterias, infecciones y olores desagradables resulta fundamental.

Las autoridades, el público y los propios agentes que ofrecen servicios de hostelería están cada vez más interesados en recibir y ofrecer un servicio con mayor higiene. Esto genera confianza en los clientes y brinda prestigio a los establecimientos comerciales.

La maquinaria de ozono

La maquinaria de ozono cuenta con dispositivos que pueden ozonizar determinados espacios, dejándolo libres de sustancias impuras o dañinas para el organismo. Tiene diferentes ámbitos de uso. Uno de ellos es el aire, el agua y otros espacios. En todos ellos su paso es discreto por ser inodora e incolora. La maquinaria de ozono es pues una garantía de ambiente libre de gérmenes.

generador ozono

Además de lograr un ambiente sin olores desagradables, también sirve para lograr una muy completa desinfección y limpieza de utensilios. Los utensilios de hostelería son muy variados y deben ser cuidadosamente manipulados. De tener una manipulación inexperta o con productos de mala calidad, se podría trasmitir gérmenes a los clientes.

Baños

Entre de los espacios más complicados para mantener limpio en un restaurante están los baños. Tanto los baños de los clientes, como los del personal de servicio y de cocina, deben mantenerse en perfectas condiciones. Los baños son espacios propicios para la proliferación de gérmenes. Además, estos espacios concentran olores desagradables que es necesario neutralizar.

El uso de ambientadores suele ser una alternativa en estos casos, pero tiene en contra el hecho de ser costosos por la frecuencia de recambio. Además, después de bastante uso, los olores terminan combinándose y no se eliminan.

La aplicación de bacteriosestáticos es otro recurso del que hacen uso los establecimientos. Sin embargo, no son del todo recomendables pues apenas inmovilizan a las bacterias sin eliminarlas.

Ante las dos alternativas anteriores surge como la más óptima y económica la utilización de maquinaria de ozono. El ozono no disimula los olores ni paraliza las bacterias, sino que las ataca por medio de una afectación de la propia estructura bacteriana.

En las cocinas

Cualquier presencia de impurezas o de una concentración indebida de gérmenes puede ser perjudicial. Para la imagen del negocio y para la higiene general. Una cocina contaminada puede ser dañina tanto para los trabajadores como para los clientes. Esto podría ocasionar grandes estragos económicos al establecimiento.

A través de la ozonificación, se logra desinfectar la cocina de bacterias, eliminar virus y borrar rastros de hongos.

Desinfectar los implementos de trabajo no es tarea sencilla. Y la posibilidad de propagar enfermedades como la hepatitis o la salmonelosis deben ser prevenidas. Una vez colocada una maquinaria de ozono en el sistema de extracción de humo, los malos olores se verán notoriamente reducidos. Esto generará un mejor ambiente interno de trabajo, pero además propiciará una mejor relación con los vecinos de la zona.

Cámaras de congelación

El ozono es un método efectivo para combatir a las bacterias y demás tipos de virus y hongos. Por el contrario, el frío solo consigue preservar los alimentos sin afectar a los microorganismos de carácter perjudicial.

Hay que agregar que las pruebas de ozonificación realizadas en las vitrinas para productos marinos, han dado muy buen resultado. La combinación de limpieza con ausencia de olores desagradables realza el espacio de los productos del mar.

Espacios de atención al público

maquinaria de ozono

La maquinaria de ozono tiene la virtud de servir para todos los espacios de la cadena de servicios de hostelería. Dentro del campo culinario el área de salones y el de comedores es central, pues es el lugar dónde se servirá la comida. También son los espacios donde se concentran los comensales y clientes del negocio.

El ozono disminuye de manera notable las posibilidades de que las personas con problemas respiratorios se vean afectadas. Esto es igual con las personas que sufren algún tipo de alergia.

La limpieza debe ser total y la ausencia de olores rigurosa. Controlar los olores que pudieran provenir de la cocina o de humo de cigarros es muy importante.

Otros datos

El ozono tiene la facultad bioquímica de oxidar la materia orgánica que produce los olores desagradables. Al producirse esta oxidación, los terribles olores quedan atrás dando paso a un ambiente más agradable.

El ozono además, tiene como propiedad el poder desinfectar el agua sin agregarle olor o sabor. También cuenta con la facultad de mantener inactivos ciertos organismos patógenos. Esto logra aumentar las defensas del cuerpo.

Algunos tipos de máquinas de ozono

Para cámaras de enfriamiento

Mantienen aire limpio y evitan que los materiales varíen de peso, al evitar la pérdida de agua en los mismos. Elimina los malos olores y prolonga el estado de los productos.

Para las bodegas de licores

Solo tardan 15 minutos en realizar una buena labor de desinfección y desodorización. Son excelentes para las barricas de vino, pues no usan aditivos químicos.

Una preocupación frecuente tiene que ver con la instalación de la maquinaria de ozono. En realidad, esta maquinaria es de instalación sencilla. También se cuenta con dispositivos portátiles de ozonificación.

Por estas razones, el uso de maquinaria de ozono en los diferentes negocios relacionados con la hostelería es de gran utilidad. La comodidad y confianza de los clientes será de mutuo beneficio.

 

Fuentes de imágenes: NaturOzone  /  escaparatedelhogar.es