El deshidratador de alimentos es una herramienta auxiliar  que contribuye a la economía del restaurante. La técnica de deshidratar alimentos, evita desperdicios y permite elaboraciones especiales que enriquecen un menú.

¿Por qué es útil? Porque en épocas de abundancia de frutas y verduras, cuando los precios son más accesibles, se compran buenas cantidades y se conservan deshidratadas. De esta manera,  siempre están a disposición y no es necesario adquirirlos fuera de temporada, cuando los precios están por las nubes.

Además de este beneficio, fundamental para el restaurante, el deshidratador de alimentos hace posible elaborar snacks y contribuir a la atención de las dietas especiales de los comensales.

Por todo esto, es una buena idea y una excelente inversión comprar un deshidratador de alimentos para el restaurante.

La técnica de deshidratación de alimentos

Deshidratar un alimento es extraerle el agua sin alterar sus propiedades nutricionales y concentrando sus sabores.  Es una técnica muy antigua,  que han usado por siempre los campesinos para aprovechar sus producciones.  La gente de campo deshidrata frutas, verduras y también carnes. Las conservan en sus despensas para utilizarlas cuando ya el campo no produce los productos frescos.

El sol y el aire son deshidratadores naturales usados en todos los tiempos. También el horno es útil para deshidratar.  Pero en la actualidad, los deshidratadores eléctricos realizan el proceso en cualquier espacio cerrado, con gran precisión, en todo momento y bajo cualquier circunstancia.  Se fabrican de  diferentes tamaños y formas, y se ofrecen a variedad de precios.  Antes de comprar, es conveniente informarse bien de las opciones disponibles, para que la inversión sea muy rentable.

Alimentos deshidratados

El deshidratador de alimentos: formas y características

El aspecto exterior, la circulación del aire, la potencia, la temperatura, la limpieza, los accesorios determinan las diferencias de los deshidratadores de alimentos.  Todos son factores a tener en cuenta en el momento de elegir.

¿Qué observar cuando se elige un deshidratador de alimentos?

Forma y bandejas

Hay deshidratadores cuadrados o rectangulares, y circulares.  Los cuadrados generalmente son más costosos, pero permiten otras elaboraciones pues son multifuncionales. Por ejemplo, en ellos se puede preparar yogur. Los circulares disponen de varias bandejas de las que se utilizan las que se necesitan. Son más económicos y ofrecen un buen rendimiento.

De acuerdo a las necesidades del restaurante, se podrá optar por un sistema con muchas bandejas o con pocas. Es importante tener en cuenta que la temperatura es independiente de la cantidad de bandejas. Con más bandejas, se aprovecha mejor la energía.

Ubicación del ventilador y circulación del aire

La ubicación del ventilador determina la distribución del aire caliente en la máquina. El ventilador puede  estar ubicado tanto en la parte posterior como arriba o abajo. En los modelos que tienen el ventilador en la parte posterior, distribuyen el aire caliente en sentido horizontal, y la circulación es más uniforme. Por lo tanto, la deshidratación es más pareja.

Cuando el ventilador se encuentra en la parte superior o inferior del deshidratador, la bandeja más cercana al ventilador secará más rápidamente que las demás. 

Temperatura y potencia

La potencia determina la versatilidad de la máquina.  Un equipo profesional, debe tener como mínimo una potencia superior a los 500 W. Un equipo pequeño, no menos de 250W.  En cuanto a la temperatura, los aparatos disponen de opciones. Es necesario que la máquina cuente con un rango amplio de temperaturas, porque los diferentes alimentos necesitan diferentes temperaturas. Se puede realizar un deshidratado a baja temperatura o a alta temperatura, de acuerdo con el objetivo y el producto.  Para obtener una textura crujiente, es conveniente deshidratar a temperatura alta.

Fruta deshidratada

Limpieza

Como en todo aparato, la limpieza es un factor que debe tenerse muy en cuenta en el momento de la compra.  Las bandejas se desmontarán fácilmente y es útil que sean aptas para el lavado en lavavajillas.  También hay que observar que el sector del ventilador y del motor se puedan limpiar cómodamente.

¿Qué alimentos se pueden deshidratar?

Muchos son los alimentos que se pueden conservar deshidratados. Varias frutas frecuentemente se someten a deshidratación, por ejemplo,  manzanas, dátiles, piñas, uvas, fresas, albaricoques, coco, piel de cítricos. Es conveniente cortarlas en piezas finas, discos o tiras, para que el proceso en el deshidratador sea efectivo.

También muchas verduras se mantienen muy bien deshidratadas. Es el caso de pimientos, cebollas, ajos, berenjenas, setas, pepinos tomates, brócoli, arvejas, hierbas.  Estos productos deshidratados se conservan varios meses y pueden emplearse en cualquier elaboración y funcionarán perfectamente.

Por ejemplo, si se muelen ajos deshidratados se prepara un polvo que aromatizará cualquier plato. El puré deshidratado es muy apropiado para espesar salsas y sopas.  Las manzanas y berenjenas son snacks saludables.   Carnes, pescados y aves también se prestan para la deshidratación, pero deben consumirse antes de los tres meses de preparados.

Sugerencias para deshidratar alimentos

Es sencillo preparar los alimentos para la deshidratación.  Solo hay que tener en cuenta algunos tips que mejorarán los resultados.

  • En primer lugar, es necesario lavar muy bien la fruta o verdura a deshidratar. Si es posible, es conveniente rociarlas con unas gotas de limón. Se quitan las semillas y carozos antes del proceso.
  • Las láminas o tiras deben ser lo más finas posibles. El deshidratado se realizará en menos tiempo y el producto quedará perfecto.
  • La temperatura promedio para frutas y verduras suele ser entre 50 y 55 grados centígrados.
  • La textura de cada alimento mostrará el nivel de deshidratación. Más crocante y quebradizo, más deshidratado.  Hay vegetales que quedarán muy duros, como el brócoli. Otros resultarán solo crujientes, caso de tomates y cebollas.
  • Después de retirar los alimentos del deshidratador, se guardan en frascos o bolsas herméticas.

El deshidratador de alimentos permitirá entrar en una nueva forma de conservar los productos y de tenerlos siempre a mano en el restaurante. El proceso lleva tiempo, pero no es trabajoso ni complicado.

Comparte