La inteligencia artificial ha sido un salvavidas para la hostelería. Y lo sigue siendo. Los beneficios para el sector abarcan varias áreas. Sin duda la más evidente ha sido la posibilidad de mantenerse en actividad y de generar confianza en los clientes en la pandemia. Y ese efecto permanece intacto.

La gente aprendió que hay contactos y cercanías que exponen a riesgos, y lo que en principio se vivió solo con el Covid 19, se instaló en la mente de las personas. Evitar contactos y distanciarse de los demás, sigue estando presente en los clientes aunque la pandemia esté pasando a segundo plano. La inteligencia artificial en la hostelería, precisamente contribuye a esa sensación de que el restaurante protege a sus clientes y les evita riesgos.

El concepto de inteligencia artificial trasciende la idea de una simple máquina. Se trata de soluciones informáticas que realizan operaciones comparables a las que realiza la mente humana, como el aprendizaje y hasta el razonamiento lógico.

¿Cuál ha sido el impacto de la inteligencia artificial en la hostelería?

Una consecuencia fatal de la pandemia para los hosteleros ha sido el miedo. La gente tiene miedo de acudir a un restaurante, a un bar, e incluso a un hotel por el riesgo de contraer coronavirus.   La inteligencia artificial ha permitido fortalecer la confianza de los clientes. Una confianza que les permite sentir que el local los cuida, y que invierte en su seguridad. Una confianza que es clave a la hora de elegir dónde comer o qué bar visitar.

La investigación corrobora esta realidad que se observa a simple vista. Un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Cartagena, en su cátedra de Turismo, concluye que la inteligencia artificial y la tecnología en general, son los caminos para  que los clientes vuelvan a los locales.  

Si bien en la primera etapa el distanciamiento social fue la medida impuesta con más fuerza, en la segunda etapa los sistemas dotados de inteligencia artificial surgieron como herramientas fundamentales. Asegurar la higiene y desinfección, reducir el contacto físico con superficies y el intercambio manual de objetos, son posibles  en los restaurantes con estos mecanismos. Y los clientes empiezan a mostrarse  receptivos al trato con máquinas en lugar de con humanos.

Inteligencia artificial

¿En qué áreas se aplica la inteligencia artificial en hostelería?

Existen sinergias entre hombre y robot que son muy útiles para la hostelería.  En la operativa del establecimiento la inteligencia artificial se aplica fundamentalmente a las actividades mecánicas y analíticas.  Las máquinas realizan acciones y movimientos repetidos, también análisis de datos, dos áreas de gran impacto de la inteligencia artificial en el restaurante.  Se reducen los errores y se aceleran los procesos. Por tanto, se economiza tiempo y se mejora la satisfacción del cliente.

Visto desde fuera, con la perspectiva del cliente, encontrarse con un robot en lugar de con un humano, es un signo de protección, de reducción de riesgos de enfermedades.

Es así que la inteligencia artificial va ocupando lugares cada vez más importantes en la hostelería. A medida que surgen nuevas soluciones, se van integrando. Es cierto que el ritmo es desigual, y que hay algunos empresarios más reacios a la inversión. Pero el avance es inminente e imparable.

Es esperable que a mediano plazo también con tecnología de inteligencia artificial se puedan realizar tareas que requieran creatividad y personalización. Este avance será clave en el sector turístico para mejorar el servicio.

Por ejemplo, en el restaurante se podrá ofrecer al comensal frecuente las propuestas que se ajustan a sus preferencias sin preguntárselas. En el hotel se podrán habilitar habitaciones inteligentes ambientadas para un cliente frecuente mediante el análisis de datos de usuarios. Y todo eso podrá realizarlo un robot.

Impacto de la inteligencia artificial en la economía del negocio

La captación de clientes ya es por sí misma una acción que impacta  en la economía del negocio. Pero no es la única. Con inteligencia artificial se sustituye el quehacer humano. Las máquinas pueden realizar muchas de las tareas que tradicionalmente realizan los empleados. Menos personal implica menos gastos en salarios e impuestos, y también menos problemas de ausentismo y de otros conflictos.

Pero como en un establecimiento siempre harán falta las personas, con inteligencia artificial también se puede organizar el sistema de selección de personal. La inteligencia artificial puede hacer predicciones basadas en el análisis los datos de los que dispone. Integrarla al proceso de selección de personal, permitirá mayores probabilidades de éxito de un candidato en un puesto concreto.

Inteligencia artificial al alcance de todos

Pensar en inteligencia artificial para integrar al restaurante no implica necesariamente imaginar robots caminando por todas partes o dispositivos exóticos inaccesibles.  Hay que olvidarse de las películas futuristas y aterrizar en la realidad.  Existen muchas aplicaciones y soluciones con inteligencia artificial para mejorar la hostelería a la que una pequeña o mediana empresa puede acceder. Todo pasa por investigar el mercado. Aquí vemos algunos ejemplos.

Asistentes de voz

Los asistentes de voz ya forman parte de la vida de las personas. Alexia, Siri, Google Home permiten cómodamente navegar por internet, buscar opciones de locales comerciales, y un enorme etcétera. Es necesario que el restaurante aparezca en las primeras opciones cuando un potencial cliente dice a sus asistentes: “restaurantes en mi zona”. ¿Cómo aprovechar estos mecanismos en el restaurante? Optimizando la presencia en los buscadores, creando contenido simple y fácil de entender.  No hay que comprar nada, sino ajustar los canales del marketing a la inteligencia artificial que usa el cliente.

Planificación y gestión de personal

Con software de inteligencia artificial se planifica y gestiona el personal, optimizando su desempeño. Se generan modelos de planificación que organiza todo en función de la atención al cliente.  

La inteligencia artificial ayuda a que el gestor pueda hacer frente con eficiencia a ajustes de una demanda no prevista, al distanciamiento de empleados, y a la rotación de turnos más efectiva.  Las aplicaciones de inteligencia artificial en el restaurante, permiten exprimir al máximo las capacidades del negocio y anticipar los escenarios más beneficiosos.

Chatbots inteligentes

Los asistentes virtuales son otra aplicación útil de inteligencia artificial.  Permiten al cliente interactuar en cualquier momento con el restaurante, hacer consultas, realizar reservas o pedidos de delivery. Y el chatbot gestionará  todos esos requerimientos.

Soluciones de inteligencia artificial para la contabilidad

La digitalización  de tickets y de facturas, las funcionalidades te tesorería, facturación y otras gestiones contables se agilizan y optimizan con aplicaciones de inteligencia artificial. Economía de tiempo, trabajo, reducción de errores, todo esto es un gran beneficio para el restaurante.

Es previsible que en algún momento el uso de inteligencia artificial en hostelería y restauración deje de ser un elemento diferencial para volverse convencional. El foco siempre debe estar en la experiencia del cliente. Si su experiencia es satisfactoria, seguramente no le importará si es un humano o un robot el que lo atiende. Sin embargo,  es un escenario que está teniendo un avance muy lento.

Comparte