Como los gestores y propietarios de restaurantes sabemos, para que un establecimiento tenga éxito es importante ofrecer un servicio personalizado a nuestros clientes, una buena presentación de platos y la máxima calidad en ingredientes. Hay otros factores, como es el caso de técnicas modernas de cocinado, un buen escandallo y cálculo de ingresos y gastos, etc.

Otra de las grandes cuestiones para el éxito de tu restaurante es la referida a su aspecto, interior y exterior. Un local moderno de hostelería tiene que avanzar, igual que lo hace la sociedad. La decoración y la estética son aspectos clave para captar a la clase de público que se desea.

¿Cuál es el estilo de tu restaurante?

Entre los temas que más nos preocupan si tenemos un restaurante está la elevada competencia existente, no solo en precios, sino también en diferentes estilos. Lo más importante para la rentabilidad de tu negocio es la diferenciación respecto de tus competidores. Y ello puede empezar con una estética atractiva y diferente, que consiga captar más clientes para tu negocio.

Hay que recordar que muchas veces ponemos la excusa de altos presupuestos de reforma, para no cambiar nada en nuestro local. Pensamos que lo que vemos en otros restaurantes modernos, innovadores, no es asequible para nosotros. Sin embargo, el buen gusto y dotar a nuestro local de elementos acogedores, no siempre va ligado a grandes sumas de dinero. La clave está en utilizar el ingenio para elegir un buen diseño, dentro de un proyecto asequible, teniendo en cuenta la calidad del material utilizado.

reformar tu restaurante

La barra de entrada

Entre los recursos que más se utilizan hoy en día, está la barra que da paso al restaurante, donde el cliente podrá tomar su bebida favorita mientras espera que se le acompañe a su mesa, utilizarla como alternativa de platos de comida más pequeños o en un ambiente informal, etc.

Hay también muchos menús degustación, en restaurantes de mucho prestigio, donde el cliente comienza su “circuito de degustación” en la barra, con los primeros entrantes. Si vas a hacer una reforma en tu restaurante, puedes poner la barra como continuación a la cocina abierta, generando un ambiente relajado, acogedor para tus clientes.

Algunos consejos para la reforma de tu restaurante

  • Aunque está bien que copies ideas de diferentes establecimientos, no siempre es la mejor opción. Si se extiende entre tu clientela que has reformado para copiar a otro local, será en menoscabo de la buena imagen de tu restaurante. Define un estilo personal, que te diferencie de la competencia.
  • Lo vintage está de moda. De la misma forma que ocurre con la ropa, los restaurantes también tienen tendencia a evocar elementos y estilos del pasado. También puede suceder que las modas vintage no encajen bien con tu propia personalidad, o con el aire que quieres dar a tu local. En esos casos, la mejor idea puede ser no seguir modas, sino ser fiel a tu creatividad y a la decoración que te hace sentir cómodo.
  • Las características del cliente. Otro factor que debes considerar, en la reforma de tu restaurante, es la psicología de tus clientes. ¿Cómo son?, ¿qué estilo es el que mejor puede encajar con ellos?, ¿qué crees que pueden buscar en tu establecimiento, elegancia, romanticismo, diversión? Aplica las respuestas a estas preguntas en tu proyecto de reforma.
  • Si algún cliente se ha quejado de que hay muchos ruidos en el comedor, de que se oyen las órdenes de comanda en la cocina, etc., puedes insonorizar instalando paneles de madera en las paredes u otro tipo de elementos que disminuyan los ruidos.
  • Para locales muy grandes y poco acogedores, se pueden añadir biombos y paredes divisorias, sistemas modulares, etc.
  • En el caso de que haya suelos fríos, demasiado serios o poco estéticos, no es imprescindible realizar una reforma a fondo. Se puede colocar una alfombra.

El color. ¿Te planteas pintar de nuevo tu restaurante?

pintar tu restaurante

Con el uso del color puedes transmitir todo tipo de emociones y sensaciones a los visitantes a tu establecimiento. No olvides que el color es un buen aliado para la decoración de tu local.

  • Este impactante color transmite pasión, amor, romance, etc. Se ha probado que ver el color rojo mientras comemos, nos anima a estar más tiempo en el restaurante.
  • Azul. Al azul se le asocia con libertad, lealtad, honradez, e incluso con la paz, aunque también con la tristeza. Hay que utilizar este color con cuidado, es frío y no ayuda a sugestionar el apetito.
  • El amarillo es el color del sol, del optimismo, el brillo y la alegría. Este tono inspira creatividad, y la capacidad de reconocer el estilo en la decoración. Es una buena idea utilizarlo para resaltar algunos elementos del diseño de tu restaurante.
  • El verde es el color de la naturaleza y la alegría. Los comensales de tu salón lo sentirán como ligado a lo ecológico, lo natural, lo elaborado sin productos químicos.
  • El naranja es un color que transmite mucha energía. Podemos asociarlo con un atardecer de playa, con el calor y el deporte de aventura. En definitiva, con pasarlo bien. En muchos restaurantes lo utilizan como estimulante del apetito.
  • El marrón es un tono acogedor, que también provoca apetito.

 

La creación de intimidad

A los clientes de tu restaurante les gusta sentirse como en casa, cómodos, y en un entorno relajado, sin ruidos, con una sutil iluminación. Si vas a reformar el interior de tu local y sus techos son muy altos, un buen truco es pintar esos techos con tonos muy oscuros, para incrementar la sensación de confort.

Una lámpara en cada mesa ofrecerá el toque de intimidad que los clientes quieren.

 

Fuentes imágenes: José Luis    /   informacionyarte.com