¿Cuál es la clave? ¿Qué encierran los secretos de los restaurantes de siempre en España? ¿Cómo han logrado sobrevivir a crisis y cambios profundos? ¿Existen factores en el universo que inciden para que siempre estén en pie? ¿Esos secretos de los restaurantes están en las personas o en el ambiente?

Cientos de preguntas pueden formularse. Te puede llamar la atención el por qué algunos restaurantes se vuelven históricos mientras que otros no tienen la misma suerte. Esos, los que perduran, los de siempre, son como faros que emiten su luz ininterrumpidamente. Si te preguntas si esos secretos podrías aplicarlos a tu establecimiento, es bueno conocer en qué se basan.

Secretos de los restaurantes eternos: los orígenes

En general, estos restaurantes que han sobrevivido por más de tres generaciones son empresas familiares. Se trata de emprendimientos surgidos en algún momento de la historia por iniciativas de una pareja o familia joven. El restaurante se vuelve un vínculo inquebrantable que se suma a los habituales en una familia. Es el tema de las conversaciones, es el centro de la vida familiar.

comedor

Sueño alcanzable

Muchos de estos restaurantes han comenzado con un sueño. Ese sueño de juventud con el que las personas aspiran a realizar su vida. Un sueño por el que la familia lucha, se esfuerza y se involucra tanto que se vuelve un rasgo casi genético. Ese sueño es uno de los más preciados secretos de los restaurantes que han resistido crisis y, algunos, hasta guerras.

Otros restaurantes surgen por la necesidad, del afán de encontrar una fuente de recursos con las que ganar dinero para las necesidades básicas. Habilidades personales de siempre se han puesto en marcha.  Y esos restaurantes se han arraigado en la familia, respetados y queridos por todos; pesa mucho el hecho de que han sido la fuente del pan de cada día.

Es tanta la fuerza de lo vivido en esos primeros tiempos que las nuevas generaciones lo hacen propio. Y atesoran esa historia de lucha y de sacrificios apostando siempre a más que les cuentan sus abuelos y sus padres. Después se tratará de mantener el negocio en pie, lo que nunca es sencillo.

Condiciones imprescindibles para la permanencia

La reflexión acerca de los secretos de los restaurantes de siempre, lleva a descubrir otras condiciones que los caracterizan.

  • Una de ellas es el compromiso fuerte de las personas que se erigen en cabezas de la empresa. Un compromiso que genera entusiasmo y agudiza la creatividad. Un compromiso que lleva a inventar las más insólitas estrategias y a generar recursos insospechados para que el restaurante siga avanzando.

No importa que sea una sola persona o un equipo la que lleva adelante el restaurante. Lo que sí importa es que se involucre de tal manera con el negocio que lo haga suyo aunque no lo sea.

  • Una cualidad importante en las gestiones de los restaurantes que perduran es la actitud permanentemente inquieta e investigadora. Si la clientela disminuye no se resignan esperando a que las épocas mejoren, sino que se preguntan por qué. ¿Son los precios? ¿Es la oferta gastronómica? ¿Se trata del local? ¿El fallo está en el servicio? Estar siempre atento a los movimientos de la clientela alarga la vida de las empresas.
  • Una condición que se basa en la anterior, es la habilidad para adaptarse a los cambios. Los gustos y hábitos de las personas cambian y el restaurante debe adaptarse a ellos si quiere sobrevivir. Hay platos que ya no venden o para los que no se consiguen ingredientes. Hasta la más reconocida “receta de la abuela” requiere de actualización. Y no hay que sufrir por eso, no todo es corazón en un negocio; hay que abrir la mente y subirse a la ola de las tendencias.

De nada vale aferrarse a tradiciones que ya no atraen al público. En este aspecto, los restaurantes históricos han logrado que el afecto y las emociones que genera el pasado no obstaculicen el presente.

Tradición con rasgos de modernidad

Incorporar tecnología, recrear recetas, favorecer la comodidad y el disfrute de los clientes, han sido parte de los secretos de los restaurantes de siempre en España.

  • Muchos conservan algunos rasgos esenciales de esas tradiciones que les son valiosas y con las que la gente históricamente los identifica. Determinados platos en la carta, parte del local o del mobiliario, decorado con fotos y otros elementos fundacionales, se vuelven lazos que unen épocas de la historia.

Y  uno de los secretos de los restaurantes de siempre es ese puente que atraviesa la vida. La unión de presente y pasado apela a las emociones, y las emociones mueven decisiones. Tocar en los clientes recuerdos de infancia o de familiares mayores, es un buen punto para mantenerse vigente.

  • Condición fundamental para que estos restaurantes sigan en el mercado es la cocina. En definitiva, la gente va a un restaurante a comer, por lo que la carta juega un rol de primer orden. Los restaurantes de siempre han estructurado la oferta gastronómica de modo que las recetas familiares, recreadas y adaptadas a los nuevos tiempos, se integren a las innovaciones.

De este modo, además de las recetas tradicionales, cada generación va aportando las suyas. Y estas también se volverán tradicionales para los que vendrán. Y de esa forma se va tejiendo la red de platos que hacen que el restaurante sea simultáneamente, siempre el mismo y uno nuevo.

supermercado con restaurante

Dos ejemplos de restaurantes de larga trayectoria en España

  1. La Hacienda de los Morales. Fernando del Moral, actual responsable del restaurante, atribuye el éxito durante más de cuarenta y siete años a la constancia del capital humano. Muchos de sus empleados trabajaron allí desde la fundación del restaurante. Y esto pesa mucho.
  2. Casa Duque. Por su parte, Marisa Duque, actual dueña del restaurante que se encuentra en manos de la cuarta generación de la familia fundadora, los Duque, afirma que: “Lo importante es la resistencia de una familia que vive para su trabajo”. La Casa Duque es verdaderamente la “casa” de esa familia que desde 1895 sigue al frente del restaurante.

El factor humano siempre es la clave; es el más esencial de los secretos de los restaurantes de larga vida. Hombres y mujeres  que piensan,  que deciden, que actúan. Si esos hombres y mujeres quieren que el restaurante viva, seguramente vivirá.