La hostelería lentamente se pone en marcha tras el coronavirus, y la preocupación por la economía de tu negocio está más presente que nunca.  En este período de salida de la inactividad causada por la pandemia, hay muchos ajustes que hacer. Nada podrá funcionar como antes, por lo menos durante un tiempo. Los protocolos exigen inversiones y cambios en los sistemas establecidos.

Y más allá de los requerimientos oficiales, existe la incertidumbre ante la reacción de las personas.  Los malos momentos vividos son muy recientes y han dejado huellas imborrables en la gente. Pero el tiempo  siempre  atempera y suaviza los recuerdos de la vida transcurrida. Por ello, es de esperar que poco a poco las personas vuelvan a confiar y a salir, y hay que estar preparados para recibirlos.

La gran preocupación de los empresarios hosteleros, pequeños y grandes, es sostener sus emprendimientos y hacer frente a los altos costes y bajos ingresos.  El equilibrio del balance está lejos de establecerse.  Es momento de ordenar los gastos, de racionalizarlos y de repensar minuciosamente cada sector del establecimiento.  Presentamos  algunas ideas que pueden ayudar a equilibrar la economía de tu negocio de hostelería.

Coronavirus y restaurantes

La economía de tu negocio de hostelería: replanificar el proyecto

Un proyecto de cualquier negocio es contextual, es decir, se piensa ajustado al contexto en el que se instala el emprendimiento. Y ese contexto está determinado por la zona, los hábitos de los potenciales clientes, los recursos disponibles, las metas.

La pandemia realmente ha provocado un cambio de este contexto de funcionamiento. Y, si el contexto cambia, el proyecto debe cambiar. Es así que se hace necesario tomarse el tiempo para repensar todo, desde el estilo de funcionamiento hasta el menú. Y en este replanteo del negocio, se irán visualizando pequeños recortes de gastos que contribuirán a la economía.

La sugerencia es abordar este planteamiento por sectores sin perder de vista las generalidades. Pequeñas acciones fortalecerán la economía de tu negocio de hostelería.

Una mirada al personal

Un área del negocio que pesa mucho en la economía es el personal. Los salarios e impuestos consumen una buena parte del presupuesto disponible.  Por lo tanto, es una cuestión a la que prestar especial atención. 

Reorganizar las nóminas y otras cuestiones de personal, siempre es una medida necesaria.  Habrá que analizar las funciones que desempeña cada puesto dentro del negocio para optimizar el desempeño de los trabajadores.  Un camino es preparar una lista detallada de tareas e intentar la redistribución.

Es importante identificar las fortalezas de cada persona para que tenga buen desempeño en las tareas y trabaje a gusto. De este modo no se afectarán los resultados ni las relaciones con los empleados. Es probable que sea necesario negociar para llegar a acuerdos, la idea es que con menos personas se logre lo mismo o más.

Una buena medida es  asignar vacaciones y licencias especiales.  De esta manera, a medida que se retoman las actividades, los empleados se irán reintegrando paulatinamente y no se necesitarán suplentes ni pago de horas extra.

Actualización de cartas de restaurantes

En casos de restaurantes, es buen momento de revisar la carta y adecuarla a la situación.  Se podrán eliminar platos  que requieren ingredientes costosos o difíciles de obtener.  La sugerencia para estos tiempos es incorporar la tendencia a la  estacionalidad y a los mercados de cercanías. De esta manera, se trabajará con productos siempre frescos que se irán comprando a medida que se necesiten. 

Control de stock y de reservas de productos

Las reservas de productos en el almacén y en las cámaras de refrigeración y congelación, suponen dinero que no está produciendo.  Es momento de realizar un inventario  detallado de lo que hay en stock y de lo que verdaderamente se necesita. 

Quizá sea momento de limitar ingredientes y materias primas  que se usan poco y mantener stock mínimo de los productos imprescindibles. Seguramente habrá que incrementar el gasto en productos de limpieza, geles desinfectantes, mascarillas y otros insumos que exigen los protocolos.  Serán tiempos de menos perfumadores y más productos desinfectantes distribuidos por el restaurante, el bar, el hotel, en todas las áreas.

Restaurantes y coronavirus

Consumo de energía y control de facturas

Todos los aportes son válidos para favorecer la economía de tu negocio de hostelería. El consumo de energía también puede reducirse. Lámparas de bajo consumo y electrodomésticos con sistemas de eficiencia energética son estrategias básicas.  Las células fotoeléctricas y detectoras de movimiento, no requieren gran inversión y también reducen el consumo.

Los sistemas de acondicionamiento térmico deberán ajustarse en temperatura y tiempo de encendido. No hay que descuidar el confort de los visitantes, pero se trata de estar atento a que no haya consumo si no hay gente.

Es preciso controlar también las facturas de agua y de teléfono para evaluar si es posible achicar gastos en estos rubros.

El marketing en contexto de pandemia

Se adaptarán las acciones de marketing a la situación del establecimiento en esta reapertura.  Es necesario lograr que los clientes sientan la cercanía de su local de confianza.  Lo mejor es enviar mensajes de que todo está preparado para recibirlos y que la seguridad sanitaria está garantizada. 

Una idea que está siendo muy utilizada como forma de generar liquidez son las promociones a medio o a largo plazo. Ofrecer regalar tarjetas con beneficios especiales para algún mes en especial, resulta buena estrategia.  Las tarjetas regalo permiten ayudar a los negocios de hostelería a comenzar a moverse.

El merchandising y las ventas de productos vinculados al establecimiento

Abrir nuevos nichos de ingresos nunca está demás.  Tanto en restaurantes como en hoteles, es común en estos tiempos instalar pequeñas tiendas con productos locales.  Objetos artísticos y artesanales, y productos comestibles elaborados en el propio local o en la zona, pueden comercializarse por internet o en visitas físicas.

Un recurso que también está funcionando es la venta de platos del restaurante  en tiendas externas.  Para ello es necesario negociar con estos negocios para lograr los acuerdos necesarios.

Moratoria en pagos

Para la reducción del gasto, muchos ayuntamientos están ofreciendo la postergación del pago de gastos fijos como el IBI, el impuesto de terrazas o el de basuras.  Es también un respiro para los negocios maltratados por el coronavirus.

Cualquier disminución de gastos y todo incremento de ingresos, por mínimo que sea, contribuirá a la economía de tu negocio. Por lo tanto, es preciso repensar el funcionamiento para economizar sin lesionar la calidad.