El trabajo extraordinario es un tema tabú en España. Los empresarios de hostelería necesitan las horas extras y muchos trabajadores se quejan de que no se las pagan. La ley las regula y el tema siempre está en la mesa de trabajo de las Cortes legislativas y los sindicatos. Para evitar inconvenientes, lo correcto es saber gestionar las horas extra de tus empleados.

Un tema de constante debate es la obligatoriedad del trabajo extraordinario. Según lo establecido en el marco jurídico, las horas extras son opcionales y de libre elección. Claro que existen algunas circunstancias en las cuales pueden ser obligatorias siempre que sean pagadas.

Hay que tener en cuenta que una cosa es la norma y otra el factor humano. Nunca falta el jefe que se molesta si algún empleado no acepta quedarse hasta tarde para sacar el trabajo pendiente. Aquí veremos lo que establece la legislación en materia de horas extras.

Las horas extras de tus empleados y el horario laboral en España

El trabajo extra es el que se realiza por encima de la jornada laboral previamente pactada en el contrato laboral. Por lo general, su práctica y pago se regulan bajo convenio o según lo establecido en el Estatuto General de los Trabajadores.

Además, debemos recordar que la jornada laboral en España consta de 40 horas semanales. Claro que la ley permite la realización de horas extras y además la distribución irregular de la jornada de trabajo anual.

Siendo un tema tan controvertido, debemos conocer las limitaciones y disposiciones legales relacionadas al trabajo que excede el horario preestablecido.

Límites del trabajo extra

Si tienes un negocio y quieres pedirles horas extra de tus empleados, debes saber que existen limitaciones. Lo primero, es que este tiempo de empleo no puede superar las 80 horas anuales. Superar este límite nos coloca en una posición que contraviene la ley.

En segundo lugar, hay que considerar al grupo de trabajadores que no pueden ser sometidos a este tipo de extensión. Aquí están los empleados menores de 18 años, personal con contrato de formación y los trabajadores nocturnos.

Las personas que trabajan a tiempo parcial y aquellos regidos por un Expediente de Regulación de Empleo, tampoco deben trabajar de más. Por otra parte, las personas con contratos cortos deben tener un límite inferior anual a las 80 horas anuales extraordinarias establecidas.

Por ejemplo, si un trabajador tiene un contrato laboral por tan solo 6 meses el mismo no podrá hacer más de 40 horas extraordinarias. En este sentido, el trabajo extendido siempre será proporcional al documento jurídico que regula la relación empleado-empleador.

El pago de las horas extras de tus empleados

Existen dos formas de retribuir el trabajo extraordinario. La que casi siempre se utiliza es la remuneración monetaria, pero también podemos retribuirlas con días extras de descanso. Si el trabajador elige la segunda opción, debemos darle el tiempo libre durante los próximos 4 meses. Superado este lapso de tiempo, el empleado puede exigir el abono del dinero.

En el caso de la retribución monetaria, los trabajadores deben tener un instrumento en donde dejen constado el tiempo extraordinario trabajado. Además, las mismas se registran en nómina y no pueden valer menos que una hora regular.

Hay que recordar que en España la hora extra vale un poco más que las habituales. En todo caso, los empleadores deben verificar el convenio colectivo del sector económico al que se dedican.

Por ejemplo, en el caso de la hostelería y las actividades turísticas se llega a pagar el doble por el tiempo extraordinario de trabajo. Precisamente en ese sector, existen muchas denuncias laborales por impago y abuso de los dueños.

Existen horas extras obligatorias

La naturaleza particular de la hora extraordinaria la define como algo voluntario elegido por el empleado. No obstante, En España existe dos tipos de horas extras: Las estructurales y por fuerza mayor.

Las estructurales son las que ocurren cuando queremos salir del trabajo pendiente, o para atender situaciones especiales dentro de la jornada cotidiana. Estas son totalmente voluntarias y el trabajador puede negarse a hacerlas.

Pero aquellas que estan motivadas por fuerza mayor sí son obligatorias según la normativa. En caso de siniestros, desastres naturales o daños fuera de lo normal, los contratados deben cooperar para la normalización de la situación.

Claro que hay convenios colectivos y contratos que pueden exigirnos el cumplimiento de la extensión laboral. En todo caso, esto es algo que hay que revisar para ver si entra en el marco de lo legal.

Como podemos llevar la contabilidad de las horas extras de nuestros empleados

Una excelente opción es fijarnos un modelo para el cumplimiento y remuneración de horas extras dentro de la empresa. Podemos idear una normativa interna para esto, la cual tendrá que ser del conocimiento de los trabajadores. La misma debe enmarcarse dentro de lo que fija la ley, porque de lo contrario podríamos tener problemas legales a la larga.

Además, tener un software para el control de entradas y salidas nos ayudará a contabilizar el trabajo extendido de todo el personal. Este no solo permite verificar el cumplimiento de la jornada, sino llevar registro de las horas que serán pagadas. Lo mejor es que esta base de datos nos servirá ante cualquier demanda legal.

Más allá de esto, siempre es bueno tener una carpeta o registro donde los mismos trabajadores apunten el tiempo de trabajo adicional. Lo importante es no convertirnos en empleadores abusivos y así evitaremos evitar los juicios. De una forma consensuada, siempre podrás contar con algunas horas extras de tus empleados.

 

Fuentes imágenes: El Confidencial / Eldiario.es / Koama Con tu cocina