Entre los objetivos de la hostelería profesional está el incremento en las ventas. Los profesionales, gestores de restaurantes, cada día se acuestan y se levantan pensando en cómo podrían potenciar las ventas de su negocio.

Lo primero para definir estrategias para un restaurante es conocer el tipo de clientes que se tiene. ¿Qué necesidades y preferencias tienen? ¿Qué empleados tenemos para llevar a cabo nuestras estrategias de ventas?

 

Estrategias para un restaurante. La formación de empleados

La formación para los empleados del restaurante es una cuestión fundamental. No sirve de mucho tener un restaurante vistoso, una excelente carta y mucha ilusión en el negocio, si contamos con un personal de sala y de cocina que no se coordina, no sabe lo que hacer, etc.
No todos los momentos son los más adecuados

Analizando la secuencia de servicio en un restaurante ajeno al que asistimos como clientes, podemos servirnos de ello para determinar qué momentos son los más adecuados para que nuestros camareros incidan en las acciones de venta. A modo de ejemplo, la cuestión no está tanto en presentar la carta entera al cliente, sino en investigar los gustos y preferencias, y con arreglo a ello ofrecer los platos adecuados.

 

Una oferta atractiva, y la forma de presentarla

Es muy importante la forma de dirigirse al cliente en las estrategias para un restaurante . Imaginemos que tenemos en el restaurante un delicioso postre. No tendrá el mismo efecto preguntar a los clientes si van a tomar postre, que recomendarlo verbalizándolo. Las personas salivamos cuando escuchamos ingredientes y preparaciones deliciosas. Hablar de un postre estrella con chocolate, salsa de caramelo, frutos del bosque, mousse helado, espumas, etc., nos asegura su venta.

 

Compartir postre

En muchas ocasiones los comensales y clientes de restaurantes llegan al postre con ganas de probar, pero sin hambre. Es muy típica la frase de “ya no me cabe más”. En ese momento puede ser muy efectiva una sugerencia del camarero, en el sentido de “¿les apetece el postre especial de hoy – citándolo-? Si desean los señores les traigo un postre para los dos, lo comparten y así pueden probarlo”.

 

Una técnica sutil para estrategias de venta en restaurante

La técnica comercial nunca debe servir para molestar al cliente. Hay que ser muy cuidadoso en ello y no insistir.

Nuestros clientes van al restaurante a pasar un rato agradable, de negocios o por placer. No van a una exposición de productos. La sutilidad en nuestras presentaciones y la amabilidad son claves.

 

Clientes indecisos

Los clientes indecisos son un punto importante en nuestra estrategia de venta. Si vemos que tardan en decidirse, es el momento ideal para centrarnos en ellos, y sugerir los platos más rentables para nuestro negocio. Como todos sabemos, los platos más rentables no tienen por qué ser necesariamente los más caros.

En todo restaurante siempre hay una serie de platos que son los más rentables. Es muy interesante reunir al equipo de sala e instruirles bien sobre estos platos, que deben recomendar cuando los clientes no tengan claro lo que podrían tomar.

 

El maridaje ideal

No es frecuente que los camareros recomienden vinos y cervezas con la comida, pero hacerlo puede ser beneficioso para los ingresos del negocio. Para ello, nuestro equipo de sala debe conocer qué bebida es la que va mejor con cada producto.

 

Las redes sociales

Todo está en las redes sociales. Es el instrumento de captación de clientes más eficaz en la actualidad, en todos los negocios, y también para nuestro restaurante. Cuando un cliente está buscando algún restaurante, de determinado estilo o en una zona concreta, la influencia de las redes sociales será muy elevada.

Al definir las estrategias de venta en restaurante,  nuestro negocio tiene que estar en Internet. Si conseguimos que se hable de él en las principales redes sociales, y que se hable bien, tenemos el éxito garantizado.

 

Un entorno positivo

Todos hemos acudido alguna vez a algún local y hemos escuchado discusiones entre camareros, voces o desencuentros verbales desde la cocina y que se escuchan en la sala, etc. No hay nada más negativo que eso para que el cliente repita en otra ocasión. A los restaurantes no solo vamos a comer, también a pasar un día agradable y disfrutar de un buen ambiente. Y es eso lo que hay que ofrecer. Además de la calidad en el plato, buenos precios, decoración, diseño, etc. etc., nuestros clientes quieren disfrutar de un ambiente positivo, tranquilo, alegre, relajado.

Ofertas y promociones

El marketing siempre es importante para conseguir un incremento de clientes. Es muy positivo desarrollar una serie de promociones que consigan que el cliente se sienta tentado a volver, y a la vez que clientes que no han entrado nunca en nuestro local quieran entrar.