Comer sano y sabroso parece una combinación difícil de lograr. Verduras y hortalizas, sin la compañía de carnes, están destinadas a ser consideradas como comidas insípidas y anodinas. Pero la cocina vegetariana gourmet se ha encargado de dejar todos estos prejuicios en el pasado. ¿Qué opinas de la cocina vegetariana?, ¿tienes muchos platos de verduras en tu restaurante?

¿Buena salud?

Conforme la mayoría de las sociedades occidentales empezaron a alcanzar mejores niveles de desarrollo, dejaron de alimentarse adecuadamente. Las recetas fáciles y prácticas se convirtieron en la columna vertebral de la mayoría de los regímenes alimenticios.

La comida rápida y los alimentos procesados se adueñaron del mercado. Ensaladas, carnes, granos o sopas congeladas y un horno microondas era todo lo que muchos necesitaban (necesitan todavía) para resolver una comida.

 Estas nuevas costumbres pronto dejaron ver su lado negativo. Combinado con el estrés de la vida moderna y con una disminución sostenida de la actividad física, muchos comenzaron a sufrir los rigores de una alimentación que solo privilegiaba a la comodidad y al buen sabor.

Por todo ello, en los últimos años, opciones nutricionales centradas en la salud empezaron a tomar fuerza. Algunas de estas, pronto se convirtieron en marcas comerciales. Pero más allá de las modas, cierto es que la mayoría de la población tomó conciencia en lo que estaba ocurriendo en torno a la alimentación.

cocina vegetariana

Cocina vegetariana gourmet, ¿es posible?

La respuesta es sí. La comida vegetariana no es aburrida o insípida por antonomasia, como muchos parecen dar por hecho. De hecho, como cualquier otra tradición culinaria, el sabor depende en mucho de la calidad de los ingredientes. Pero en un grado más elevado, de cómo se combinen los elementos utilizados y del talento del cocinero.

La creatividad se ha instalado en los restaurantes que ofrecen cocina vegetariana gourmet. Atrás quedaron los años en los que estos locales estaban destinados a un público específico. Hombres y mujeres que en ocasiones eran observados por los “clientes normales” (aquellos que sí comen carne), como personas extremistas o fundamentalistas.

En la actualidad, es posible encontrar más de un bar o restaurante de los más tradicionales, con una buena oferta de platos libres de carne o productos procesados. También se ha vuelto común que personas no vegetarianas visiten estos establecimientos, para disfrutar de una oferta gastronómica sumamente apetitosa.

Sano y además sabroso

Para aquellos que quieran incursionar en el mundo de la cocina vegetariana gourmet, ya no hay excusas Solo enormes posibilidades para competir dentro de un mercado, que además está en alza.

Como prueba de que las opciones son sumamente amplias, solo basta con revisar parte de las recetas “sanas pero sabrosas” que se han instalado en restaurantes de todas partes del mundo. Desde platos principales, pasando por sopas, cremas y salsas, hasta postres.

Sopas y cremas

Nadie debería sorprenderse por la aparición de sopas y cremas dentro de un menú de comida vegetariana. Quizá la sorpresa vendrá por la variedad y la calidad de estas recetas.

Un buen ejemplo de todo esto se encuentra en la clásica (y en ocasiones infravalorada) sopa de cebolla. La receta tradicional puede ir complementada con vino blanco, sin que por esto pierda su esencia. El resto de sus ingredientes son la harina de trigo, queso emmental, aceite de oliva, sal y pimienta negra. Gracias a su origen francés (aunque media Europa se disputa su autoría), el pan baguette y la mantequilla no pueden faltar.

Otra opción a la que se le puede sacar mucho sabor es a la típica sopa de verduras. De la creatividad del cocinero se desprenderán todas las combinaciones posibles para ofrecer un plato del que nadie podrá cuestionar sus enormes beneficios.

Hamburguesas vegetarianas

La combinación de estas dos palabras también parece en principio un contrasentido. Las hamburguesas son uno de los platos con peor publicidad dentro de la gastronomía mundial. Su mala fama es proporcional con la impresionante expansión, conseguida gracias a franquicias tan cuestionadas como McDonald.

Pero las hamburguesas vegetarianas y no de carne se han convertido en la opción para no prescindir de una comida deliciosa. Acompañadas con pan integral y complementadas con ensaladas, más de un comensal despistado ni siquiera notará la diferencia.

Para preparar “la carne”, se pueden utilizar granos como los frijoles negros y los garbanzos. Lentejas, arroz integral y setas también pueden utilizarse, incluso combinando varios de estos ingredientes.

Las algas: un producto estrella

Dentro de la cocina vegetariana gourmet, las algas se han convertido en uno de los elementos con mejor valoración. Esto es gracias a sus enormes aportes nutricionales. Las plantas marinas son ricas en vitaminas y minerales; sus contribuciones en cuanto a antioxidantes son igualmente muy importantes.

En la actualidad, las algas son un ingrediente sumamente versátil. Se pueden emplear junto a arroces y pastas, también en ensaladas, chips y pasteles. Además de formar parte esencial del sushi japonés.

Aperitivos vegetarianos

Para acompañar conversaciones o reuniones previas a las comidas, la combinación de frutos secos forma parte de las opciones principales de aperitivos. Estos alimentos son de gran ayuda en el momento de sustituir las proteínas que dejan de lado aquellos que prescinden de las carnes de origen animal. Se pueden servir al natural o recién tostadas, así como acompañadas con aderezos como limón o wasabi.

cocina vegetariana

Bebidas (alcohólicas y no alcohólicas)

A la hora de ofrecer bebidas a los clientes de un restaurante cuya oferta se basa en la cocina vegetariana gourmet, la creatividad sigue siendo primordial para brindar sabores que sorprendan. Técnicamente, cualquier zumo preparado con frutos naturales podría servir. Pero no se trata solo de llevar estos ingredientes hasta la batidora y añadir agua o hielo.

Ni siquiera es necesario limitarse solo a las frutas en zumos y batidos, sino que las posibilidades son infinitas. Desde smooties de frutas y verduras, batidos de todo tipo, opciones de cocteles sin alcohol, etc.

El tema de las bebidas alcohólicas suele ser un poco más complicado. Los lacto-ovo vegetarianos (que incorporan en el menú huevos y lácteos) o los lacto vegetarianos (que incorporan solo lácteos), gozan de más libertades.

Sin embargo, los vegetarianos estrictos y los veganos son sumamente cuidadosos con bebidas como las cervezas o el vino tinto. Esto es debido a que en sus fórmulas se puede encontrar proteínas de origen animal.

Para evitar controversias, la opción es tener una carta de bebidas de origen artesanal. Por ejemplo, frutos fermentados como la piña, que sin necesidad de agregar alcohol ofrecen las mismas sensaciones estimulantes.

Los postres

Para muchos comensales, pedir la carta de postres es casi una obligación cuando el resto de platos anteriores han sido de calidad. Por ello, un restaurante que se precie debe garantizar este cierre con el mejor gusto.

La cocina vegetariana gourmet también se puede complementar con recetas dulces que, literalmente, representarán la guinda del pastel. Brownies, pasteles, tartas, mousses, bavaroises y todo tipo de cremas…son muchas las posibilidades.