Cocinero, empresario, conductor de TV y de radio, y actor. ¿Cuál es la persona más conocida en el mundo que reúne todas estas condiciones? El famoso chef Karlos Arguiñano.

El mundo entero lo conoce. Muchas personas han disfrutado de su cocina, millones de espectadores lo han sentido cerca a través de la televisión. También podemos disfrutar de sus libros, de las recetas y consejos que él mismo escribe.

Realmente se trata de una persona excepcional, dueño de una personalidad tan carismática que allí donde se muestra atrapa la atención del público. Este carácter es el complemento ideal para su gran pasión: la cocina.

Karlos Arguiñano: su vida

Karlos Arguiñano Urkiola (ese es su nombre completo) nació en Beasáin, Guipúzcoa) el 6 de septiembre de 1948. Siendo muy joven se trasladó a Zarauz, lugar donde actualmente reside.

Es el mayor de cuatro hermanos. Su madre era paralítica, por lo que Karlos siempre tuvo que ayudar en las tareas de la casa. Desde pequeño participó en la cocina, elaborando almuerzos y cenas para ayudar a su madre.

Después de cursar estudios primarios y una maestría industrial, se empleó como chapista en una fábrica de trenes. Un trabajo que puede parecer curioso y desconectado de los verdaderos intereses del gran chef.

El multifacético Karlos supo disfrutar de actividades muy diferentes.  Si bien el mundo de la gastronomía fue siempre su gran pasión, el de los motores ha sido y sigue siendo su gran afición.  Prueba de esto es que es patrocinador del equipo Derbi 125cc, del campeonato del mundo de motociclismo.

Cuando tenía 17 años ingresó a la Escuela de Hostelería del Hotel Euromar, en Zarautz, dirigida por el gran maestro de Chefs vascos Luis Irizar. Su aprendizaje en la escuela se fue combinando con su creatividad personal y su impulso emprendedor.

El genio de Karlos Arguiñano, el gran personaje, despertó con su aprendizaje culinario, y su actividad ya no tuvo freno. Trabajó en varios hoteles y restaurantes en los que participó activamente en el diseño culinario allí donde estaba.

La “Nueva Cocina Vasca”, la vanguardia gastronómica de España

En 1970, Arguiñano dirigía la cocina del Club de Golf de Zarautz. En esos tiempos comenzó a surgir con fuerza la “Nueva Cocina Vasca”; se trató de un movimiento de renovación gastronómica liderado los chefs Juan Mari Arzak y Pedro Subijana.

Atraído por la propuesta, y amante de su Guipúzcoa natal, Karlos Arguiñano no dudó en sumarse a este movimiento. Era la intención de estos chefs revolucionarios combinar cocina y cultura, crear nuevos conceptos, nuevas formas de hacer las cosas.

Tres principios fueron pilares para esta nueva escuela gastronómica:

  • El primero se refería a la recuperación y reedición de platos tradicionales perdidos.
  • En segundo lugar, se trataba de asegurar la autenticidad de los ingredientes que utilizaban.
  • El tercer objetivo era la decisión de innovar.

Estos tres principios calaron hondo en Karlos Arguiñano, y todavía hoy sigue fiel a ellos. Aunque en los nuevos tiempos actuales, la “Nueva Cocina Vasca” ya no es tan nueva, sigue tan vital y revolucionaria como entonces.

Sueño cumplido

Todo chef sueña con su propio restaurante, con un espacio a su medida en el que poder desplegar su talento y creatividad. Karlos Arguiñano también tuvo esta aspiración. Por fin, en 1978 abrió su propio hotel – restaurante.

Eligió para instalarlo el palacete Aiala, situado en la plaza de Zarautz, en el centro mismo del surf. Es un hotel 4 estrellas, con apenas doce habitaciones confortablemente equipadas.

En el palacete ocupa un lugar relevante el restaurante. En la actualidad están a cargo del negocio un equipo muy eficaz y cinco de sus hijos, supervisados por el mismo fundador.

El restaurante “Arguiñano” es una excelente opción para quienes desean deleitarse con la buena cocina o pasar unos días en un mágico hotel frente al mar. El gran chef y su familia le dan su sello de gran hospitalidad y buen humor.

 “Un restaurante con carácter”

La del título es una muy acertada expresión con la que la web presenta el restaurante. En la oferta gastronómica se combinan magistralmente la línea tradicional, con la innovación de la original cocina vasca.

Posee tres comedores, uno con lugar para cincuenta comensales y dos más pequeños para veinticinco. Todo el estilo está imbuido de un aspecto rústico, muy adaptado al enclave geográfico; todos los detalles han sido pensados con la atención puesta en los clientes.

¿Y la cocina?

El menú del restaurante de los Arguiñano está integrado por platos elaborados con productos estacionales y la oferta es variable. El famoso chef se ha enmarcado en un estilo que propone recuperar y difundir la cocina regional.

Preparada con un diseño muy amigable, la carta ya es de por sí tentadora. Ofrece un menú de degustación, que permite probar toda la cocina del restaurante a un precio accesible.

Aves, pescados, mariscos, alubias, pastas, huevos, carnes varias, son productos básicos que componen los platos. La diversidad de la oferta, tanto en la presentación como en el método de preparación, permite que todo cliente encuentre aquello que prefiere.

Completa el menú una amplia propuesta de postres. Copas de frutas, sorbetes de limón, hojaldres rellenos, tartas, tiramisú, todos son igualmente tentadores. Incluye también la opción para diabéticos y celíacos.

Karlos Arguiñano en la televisión

Es innegable que el gran chef se ha convertido en una presencia casi familiar en el hogar. La televisión le permitió el contacto cercano con un público al que sedujo por su buen humor y su simpatía, y por sus propuestas para la cocina.

Las amas de casa se hicieron fans de Arguiñano. Sus recetas rápidas y sencillas se adaptan perfectamente a una cocina casera; pero, además, ofrece entretenimiento, mucho humor y es un maestro único para los amantes de la cocina.

Karlos, un verdadero mago de la gastronomía y de la televisión, tiene el don de adaptarse a cada época que le ha tocado vivir. Sus recetas, siempre vigentes, permanecen en la web, disponibles gratuitamente. Algunas están acompañadas de vídeos que detallan paso a paso los trucos en la elaboración de los alimentos.

http://www.antena3.com/programas/karlos-arguinano/

Otras actividades

Una vida inquieta y siempre atenta a los intereses de la gente y su genialidad lo han impulsado a transitar otros caminos. Además de protagonizar diferentes espacios televisivos en España y Argentina, también ha participado en varias películas. Entre ellas “Airbag”, “Año mariano” y “El rey de la granja”.

Ha escrito y publicado cerca de sesenta libros, todos ellos dedicados a la cocina. El libro más reciente, del 2017, es “La alegría de cocinar”, cuyo título es muy significativo en sí mismo.

Algunas de estas obras tratan el tema de los alimentos para personas con determinados problemas de salud, como osteoporosis, hipertensión, diabetes, obesidad. Presentan numerosas recetas que atienden a las características particulares de quienes padecen estas patologías.

La mayor parte de sus obras incluyen el gran recetario de Karlos Arguiñano de cocina regional vasca, de cocina para la casa, de cocina fácil. Asimismo ha recopilado en una de sus obras sus recetas favoritas.

Sin dudas, pocas personas en el mundo poseen un currículo tan vasto y polifacético como el del gran chef Karlos Arguiñano. Un personaje realmente irrepetible.

Su intensa actividad no le ha impedido estar atento a la situación política de su país y del mundo. Con sinceridad, honestidad y transparencia, no duda en comprometerse mostrando su opinión ante situaciones y actuaciones de políticos, economistas y banqueros.

 

Fuentes de imágenes: Blog de Hogarmania  /  Postdata – Elkar  /  Vertele – Eldiario.es