Siempre hay lugar y oportunidad para un invento nuevo. Y siempre hay alguien que detecta esos huecos y oportunidades comerciales que esperan completarse. Así nació el spork, una creación que ya tiene su espacio en la vida de las personas.

No solo se ha instalado el spork en el ambiente doméstico y familiar, sino que los restaurantes empiezan a adoptarlo.  Y cuando lo nuevo es útil, la clientela lo recibe complacida. ¿Conoces estos nuevos cubiertos?, ¿te gustaría ofrecerlos en el comedor de tu restaurante?

¿Qué es un spork?

El término “spork” surge como fusión de “spoon” y “fork”. Es decir, cuchara y tenedor en un solo cubierto. Es una forma híbrida en cubertería.  De un lado los dientes del tenedor, del otro la concavidad de la cuchara, unidos por el mango que hace posible sostenerlo y manejarlo.

Si bien el término en inglés es el más utilizado, ya se emplean algunas traducciones. Se ha empezado a hablar del spork como de “cuchador”, castellanizando el vocablo. La síntesis lingüística de una naturaleza dual que agrada a muchos y no cae bien a otros tantos.

Un poco de historia del spork

Aunque está teniendo auge en la actualidad, los primeros intentos de spork se remontan al siglo XIX.  Se conocen patentes para este tipo de utensilios a fines del año mil ochocientos; se los puede considerar como prototipos del actual spork.

En esos ejemplares antiguos, se combinaban cuchara y filo de cuchillo, o  cuchara, tenedor y cuchillo en un solo instrumento. El spork tal como se lo fabrica hoy, tiene un diseño muy específico que se adapta a las necesidades del mundo moderno.

El New York Times recoge en su edición del 20 de diciembre de 1952 la existencia de una combinación de cuchara y tenedor fabricada en acero inoxidable. Sin embargo, no existe registro alguno de patente de tal instrumento. La palabra spork designando a un cubierto bífido estilizado, se registra recién actualmente en los Estados Unidos.

Usos del spork en restauración

La ocasión, el ambiente general, el target de los comensales, son puntos claves a tener en cuenta a la hora de proponer el uso de spork. De esos elementos dependerá el estilo del servicio, la vajilla y, por supuesto, la cubertería.

Este tipo de elementos son especialmente sugeridos para restaurantes de comida rápida. El cliente de estos locales espera practicidad y rapidez; no le preocupa el protocolo ni las formalidades. Por tanto, disponer de cuchara y tenedor en un solo cubierto, responde bien a sus expectativas.

Los cubiertos spork se adecuan bien también a servicios en ambientes que se caracterizan por la informalidad como rasgo de originalidad. Son apropiados para esos eventos en los que no se disponen mesas  para sentarse a comer. En ellos, los comensales reciben plato y cubierto y disfrutan de la comida sin apoyo, de pie o sentados. Manipular utensilios es complicado, por lo que el spork es solución.

spork

¿De qué está hecho el spork?

Se ofrece una amplia variedad de materiales y de estilos. Los hay de plástico, desechables, que son muy prácticos para uso diario en viandas y picnics. Pero también se fabrican en metal, con diseños muy modernos y originales.

Acero inoxidable, aluminio ligero y hasta titanio son materiales muy nobles que permiten que el spork tenga otra presencia y durabilidad. El acabado de este spork de metal es similar al de los cubiertos tradicionales. Por lo que no tiene sabor metálico ni es corrosivo.

El spork va conquistando su público. Está formado por personas que gustan de lo nuevo y que dejan un poco de lado el protocolo tradicional. Y los restaurantes han empezado a integrar el spork y a encontrar en él nuevas utilidades.