La hostelería es uno de los sectores de la economía más afectados por el coronavirus.  Los establecimientos de este sector fueron los primeros en cerrar y serán los últimos en reactivarse. Y aunque las disposiciones preventivas se flexibilicen y el estado de alerta se levante, la crisis continuará. 

En atención a que el sector aporta casi un 7% del producto interno, es necesario reforzar y modificar los negocios, para que se sostengan y sobrevivan.  Con esta intención se han difundido medidas de apoyo del Gobierno a la hostelería para paliar la situación que hoy viven los comerciantes.  Las organizaciones que integran y defienden a los empresarios del sector, las consideran insuficientes y hacen oír sus voces con fuerza.

Medidas de apoyo del Gobierno para la hostelería

Un paquete de medidas se ha puesto en marcha frente a la emergencia.  Tienden a mantener la liquidez y a sostener a un gran número de empleados que han perdido sus trabajos.  Excepto en los que han mantenido cocina abierta con servicio a domicilio, el ingreso está siendo  cero. Los gastos siguen corriendo y los empresarios ya no pueden con los costes.  La hostelería sufre una emergencia profunda y sostenida, una crisis que se adivina grave y duradera, de la que será muy difícil salir.

¿Cuándo dejarán abrir a bares y restaurantes tras el coronavirus?

Por su parte, las autoridades intentan hacer algo para ayudar.  ¿Cuáles son estas medidas ya definidas y en marcha?

  • Se otorgan préstamos a empresas y trabajadores  del sector hostelero y  turístico a través del Instituto de Crédito Oficial. El fondo cuenta con 400 millones de euros.
  • Se ha implementado la extensión de plazos de vencimiento para el pago de préstamos.  Esta es una medida especial para las empresas que han recibido préstamos de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana empresa. 
  • La Seguridad Social también participa en las medidas de apoyo. Setrata de una medida que por un lado contempla a los trabajadores del sector, para evitar que sean desempleados sin más. Para eso, se disminuye hasta el 50% de los aportes empresariales, siempre que mantengan a los empleados con contratos fijos o discontinuos.  Esto hace que se evite darles  de baja.   La medida se extiende de febrero a junio, en principio.
  • También hay prórroga de los plazos para pago de impuestos durante el semestre. Asimismo, se reducen los intereses de las deudas.  Esta medida permitirá dotar al sector de unos 14.000 millones de euros de liquidez. El requisito para acceder a este beneficio es que el negocio esté verdaderamente inactivo o que haya reducido mucho las ventas.
  • Además, el Gobierno facilitará una prestación por cese de actividad a los autónomos en condiciones críticas por el coronavirus.

Los ERTE: una de las medidas  de apoyo del Gobierno a la hostelería

¿Cómo volverán los restaurantes a la actividad normal, tras el coronavirus

Los expedientes de regulación temporal de empleo, ERTE,  se han multiplicado exponencialmente en estos tiempos de coronavirus.  Precisamente, el Covid 19 y el estado de alarma han generado las pérdidas de actividad que el sistema exige. La condición para acceder a un ERTE es, precisamente, la de tener razones de fuerza mayor, y vaya si estas razones son reales.

En el ERTE se plantea la suspensión o reducción temporal de la jornada de trabajo por un tiempo, para superar la situación negativa de la empresa.  Los contratos siguen vigentes. Es personalizable, porque la suspensión se puede realizar por meses, quincenas o por días continuados o alternos. La jornada se puede reducir entre el 10 y el 70 por ciento.

¿En qué se benefician las empresas que se acogen a un ERTE? Durante el tiempo de duración del ERTE la empresa está exonerada del pago de los salarios o partes de salarios por el tiempo no trabajado. Es decir, se reduce el pago de salarios en el mismo porcentaje en el que se redujo la jornada laboral.    Asimismo,  la Seguridad Social exonera a las empresas de algunos pagos.

Para ampliar la cobertura ante la crisis, el Gobierno ha eliminado el requisito de tener un mínimo cotizado para cobrar el paro. Todos los afectados podrán cobrar el desempleo, aunque no hayan cotizado el período mínimo necesario establecido en la legislación anterior. Con el ERTE, el trabajador cobra el 70% de  la base de cotización, aunque  el monto final depende de la estructura familiar.

Con los ERTE, el Gobierno pretende proteger el empleo y ofrecer liquidez a las empresas.

¿Qué opina el sector acerca de estas medidas?

El sector de la restauración considera que estas medidas de apoyo del Gobierno a la hostelería son insuficientes, y reclama otras.  La agenda de la desescalada y de las reaperturas, pone encima de la mesa cuestiones como el pago de los alquileres y la duración de los ERTE. Según las organizaciones de hostelería, estas erogaciones comprometen la viabilidad económica de las empresas.

Se está reclamando como imprescindible que se perdone el alquiler, porque los establecimientos no han tenido ingresos durante este tiempo. La idea es que los propietarios de los locales arrendados permitan no pagar al menos una parte de la renta durante el tiempo en que permanezcan cerrados. También piden renegociar el precio del alquiler hasta que la actividad se recupere totalmente.

Además, el sector hostelero requiere flexibilizar los expedientes de regulación temporal de empleo, ERTE. La normativa actual establece que los empresarios deben volver a contratar al personal afectado desde el reinicio de las actividades. Los gestores de restaurantes argumentan que esto es imposible, ya que, aunque los locales se reabran, los ingresos se reducirán en un alto porcentaje.

Los hosteleros proponen que se permita la reincorporación progresiva de la plantilla, y que se extienda la validez del ERTE por lo menos durante doce meses.  Lo mismo con las exoneraciones de los Seguros Sociales mientras dure el ERTE.

La situación es compleja, sin dudas. Las arcas del estado son finitas y  todos los sectores económicos reclaman que se los atienda. La hostelería tardará mucho en recuperarse, de eso no hay ninguna duda. Es un sector estrechamente vinculado al turismo, y quién sabe cuánto tiempo ha de pasar antes de que la situación retome su equilibrio.

¿Qué opinas de las medidas del gobierno y su incidencia en la situación de tu restaurante? ¿Te parecen suficientes?