La experiencia de la playa no está completa si no se visita alguno de los chiringuitos de playa que pueblan las costas españolas. Una bebida refrescante, una comida, o un simple helado, todo adquiere un sabor especial en el ambiente acogedor e informal de estos quioscos playeros.

Los chiringuitos de playa ya son parte del paisaje de España. Están tan integrados a la naturaleza que es imposible imaginarse la playa sin ellos. Turistas y lugareños encuentran allí el complemento ideal para un día de sol, de aire y de mar.

Cada uno con su estilo y sus especialidades, se vuelven casi símbolos de las costumbres de las zonas en las que se encuentran. La diversidad de propuestas y de personalidad, enriquece las playas y permite satisfacer a todos los targets de clientes.

Algunos de los mejores chiringuitos de playa de la costa española

Blue Bar

Está situado en la playa de Es Migjorn, Formentera, zona de calas en las que el espíritu bohemio contagia su magia al lugar. Blue Bar reina en su entorno desde la cima de una duna que le brinda un panorama excepcional. Los miradores estratégicamente ubicados son lugar de encuentro de imágenes que nos llenan el alma.

Haciendo honor a su nombre, todo es azul en este lugar. Cómodos sofás y terrazas con mesas  invitan al visitante a disfrutar de un exquisito menú fusión de cocina mediterránea y asiática. Completan la carta la pasta, las ensaladas y los risottos.

Chiringuito Iguana Gavá Mar

Es como si hubiera surgido de la playa misma del Bajo Llobregat, Barcelona.   Situado a solo diez metros de la orilla del mar, se ha integrado notablemente con su espacio. No es un chiringuito como tantos. Ha evolucionado hacia un concepto más amplio que atiende mucho al confort. Sus hamacas y cómodos sillones permiten disfrutar de la tranquilidad sin tiempo ni exigencias.

Todo lo que el espíritu pida se encuentra en Iguana, uno de los más reconocidos chiringuitos de playa. Tradicionales mojitos, caipirinhas  y gintonics, gastronomía de alta calidad, buena música y una decoración exquisita, todo está pensado para disfrutar.

El pez limón

Zahara de los Atunes,  se privilegia con uno de los chiringuitos de playa más emblemáticos de Cádiz. Además de tragos y buena comida, “El pez limón” tiene una programación de conciertos en temporada que complementa la jornada. El sol, el mar, la arena invitan a recalar en este chiringuito y a disfrutar de espectáculos musicales de gran nivel.

Miradoriu

Es un chiringuito muy “a la asturiana”, emplazado en la Playa de Vega, Bibadesella.  El entorno del Cantábrico y las extraordinarias puestas de sol,  se amalgaman con la fineza de la decoración. En esa unión especial, el ambiente es propicio para sus platos caseros elaborados con materias primas de primer nivel. Croquetas, fabada, pulpo, merluza adquieren un sabor especial en Miradoriu. Posee, además, una excelente bodega.

Este establecimiento dispone de una carta familiar que aspira a satisfacer el gusto de un amplio grupo de comensales. No solo está habilitado en verano, sino que permanece abierto también los fines de semana del resto del año. Un chiringuito de playa con vocación de permanencia, sin dudas.

El Chiringuito

Ibiza le presta un escenario excepcional y El Chiringuito lo aprovecha. Ensamblado con el contexto de la playa Es Cavallet, este chiringuito ha optado por el blanco para favorecer la relajación y el disfrute libre de tensiones.

Sofás blancos, sillones reclinables, camas balinesas frente al mar reciben al cliente que saborea un trago, un zumo o cóctel.   Posee una carta internacional compuesta por platos de mar, ensaladas y pastas. Todo puede degustarse en el desayuno, el almuerzo o la cena. Integra, además, un espacio para los niños, donde pueden entretenerse dibujando, pintando y jugando.

Bollullo Beach

Tenerife posee playas destacadas, y el Bollullo Beach se sitúa en una de las más bonitas de la isla. Las estampas naturales alimentan la vista y el espíritu, mientras el Bollullo Beach ofrece una carta acorde a la excelencia del paisaje.

Tapas, paellas, cócteles, menús para desayunos, almuerzos o cenas, el Bollullo está pensado para que el visitante disfrute de un día perfecto. Su especialidad es la cocina mediterránea, aunque la carta incluye variadas opciones.

Cova d’en Xoroi

Es imposible pasar por alto este chiringuito para quienes viven o visitan Menorca.  Único en su género, está ubicado en una gruta natural que se abre al mar, y que guarda la leyenda de una historia de amor.

Magia y leyenda, realzan la naturaleza que se impone en el  lugar. Acompañan los espectaculares atardeceres que se regalan generosos. En Cova d’en Xoroi se disfruta de un tiempo de ocio diurno y nocturno en un formato bar y discoteca nocturna.

La Cangreja

Un ambiente informal y festivo, de gran actividad,  se vive en este chiringuito ubicado en la playa del Galúa, en La Manga, Murcia. Ofrece un servicio de comidas y bebidas que atiende a los gustos de los clientes a todas horas del día, desde el aperitivo mañanero hasta las comidas nocturnas.

Se especializa en comidas saludables, y para ello se provee de productores locales. Sus platos son sencillos  a base de hamburguesas, ensaladas, tostas y arroz, pero elaborados con originalidad y sello propio.

Es especial para los amantes del movimiento.  La Cangreja tiene un servicio de actividades deportivas en la playa, yoga, tai-chi, playa fit, todo gratis y bien organizado.

La Milla

Quizás en la frontera entre el concepto de beach club y el de chiringuito, en Marbella se posiciona La Milla. En su ambiente fresco, joven y de buen vivir se disfruta de una bien abastecida carta.

Hay que destacar las elaboraciones de mariscos y pescados, arroces de mar y montaña y un sector de crudos dignos de los paladares más exigentes. Frituras y espetos atrapan a los ávidos de elaboraciones particulares. Como lo expresa la marca “Respira, siente, saborea la esencia mediterránea. En La Milla elegimos el mar”.

La Pelosa

Una de las calas vírgenes más bonitas del cabo de Creus, en la Costa Brava de Girona, alberga a La Pelosa. Enmarcado por aguas cristalinas y profundas, protegida del viento de la tramontana por el Cap Norfeu , La Pelosa tiene un encanto original y un ambiente que parece descuidado e informal.

El hecho de comer en La Pelosa es verdaderamente comer en el mismo mar. Ofrece una carta basada en cocina mediterránea, con productos de temporada y de la mejor calidad. Mejillones de roca, sepia a la plancha, fritura de peces, son algunas de sus especialidades. Es como si la cala surtiera al chiringuito con sus mejores frutos.

De día o de noche, en compañía o en soledad, los chiringuitos se convierten en grandes aliados a la hora del  descanso y del disfrute. Playa y chiringuito están tan unidos que no se conciben independientes.

 

Fuentes de imágenes: Nautical News Today /  Blogs – Hola  /  Blog Fuerte Hoteles