Son tiempos dinámicos para cualquier actividad humana. Son épocas de evolución para la publicidad y el marketing. El cambio y la incertidumbre de los mercados son una constante: los clientes cambian, los medios cambian, la tecnología cambia. En este entorno donde nada permanece, la publicidad cambiante es la única opción que asegura el éxito.

Lejos están aquellas campañas de publicidad en las que un aviso permanecía largo tiempo en un medio.  Los potenciales clientes lo miraban eternamente y así se les convencía de la compra. La psicología humana es diferente, y la reacción de las personas ha cambiado. 

La publicidad cambiante: la respuesta a las nuevas reacciones

 ¿Cómo reacciona la gente en estos tiempos? ¿Qué pasó con lo permanente? ¿Impactaron las generaciones jóvenes, millennials y centenials en la dinámica del mercado? Estas preguntas marcan algunos de los cambios que la sociedad experimenta en su evolución.

marketing restaurante

¿Qué ocurre con el marketing actual? 

  • Los clientes potenciales de restaurantes, leen una o dos veces un anuncio estático que permanece siempre igual en el medio en el que se difunde. Si lo que ofrece no capta su atención en esos momentos, ya no lo atienden más. En el futuro, cuando apenas perciba ese aviso, una etiqueta surgirá en su mente: ‘Esto no me interesa’.
  • No importa si el contenido ha cambiado, si se ofrece alguna cosa nueva. Si la imagen y la apariencia del aviso son los mismos, las personas suponen que todo es igual y, por tanto, su reacción también lo es. Si no le interesó antes, no le interesa ahora.
  • El análisis de los mercados actuales muestra un rasgo relevante: el impacto del cambio generacional La irrupción de los millennials y centenials en el mundo del trabajo y del consumo, ha impactado profundamente en el marketing.
  • Se trata de generaciones que poco o nada han vivido sin tecnología. Todo es ‘ahora’ y ‘ya’ para ellos. Lo efímero y lo nuevo son los rasgos dominantes en sus vidas. Por lo tanto, para captar su atención se necesita un marketing dinámico que debe generar publicidad cambiante, siempre renovada y sorprendente.

gastromarketing

La publicidad cambiante aplicada a la restauración

Una eficiente estrategia de marketing es la que se adapta a las condiciones del mercado antes descriptas.  Nuevos estilos que responden a nuevas formas de captar los mensajes enriquecen el mundo del marketing.  Para asegurar la presencia de los mensajes, es imprescindible renovarlos.

El análisis de mensajes publicitarios actuales de grandes y exitosas empresas muestra que el logo permanece, todos los demás elementos cambian.  Colores, formato, imágenes, estilos de composición, todo debe renovarse. La permanencia es el logo y algunos datos básicos de la empresa: dirección, medios de contacto, redes sociales. Este es el concepto básico.

¿Cómo se aplica todo esto al restaurante? Es necesario cambiar permanentemente los anuncios. Entre los elementos a cambiar, pueden estar los siguientes:

  • Imágenes, fotos del local y de los platos
  • Tipología de las letras
  • Colores de fondo
  • Formatos y estilos textuales

La idea es que el aspecto general, la imagen global sea siempre diferente.  Solo así atraerá la atención, independientemente de cuántos avisos se hayan publicado antes. Hay que considerasr estas pautas:

  • Aunque el tema que motiva el anuncio sea mínimo, el aviso debe renovarse. La publicidad cambiante no aplica solamente para los grandes cambios del restaurante. Las mínimas novedades requieren avisos renovados. Por ejemplo, la incorporación de un plato en el menú, o aumento de un descuento promocional. Para que el aviso rinda, hay que renovarlo.
  • Es necesario permanecer atentos a las innovaciones en marketing que ocurren en el mundo. El factor diferenciador siempre es clave; por tanto, si la estrategia global se vuelve obsoleta, por más cambios de avisos, no será eficiente.
  • Analizar cómo evolucionan las redes sociales y la participación del público objetivo es un factor clave. La publicidad cambiante supone adaptación a canales que también cambian.
  • La publicidad que apela a las emociones es tendencia, y las emociones del ser humano se modifican constantemente. Por ejemplo, los cambios estacionales las afectan y las fechas destacadas también inciden en ellas. La publicidad cambiante debe tener en cuenta esta relación del hombre con su entorno.

Las permanencias

El concepto de publicidad cambiante encierra ciertas permanencias, factores que no cambian y que determinan las nuevas estrategias.

  • La publicidad cambiante debe tener una raíz sólida y firme. Esa no cambia. Cambia la apariencia, no la esencia. A la hora de definir una hoja de ruta que guíe las acciones de marketing, el foco será siempre el proyecto del restaurante. Las metas, la segmentación del mercado, los objetivos específicos siempre serán el eje que guiará el marketing.
  • La atención y la adaptación a las necesidades de los clientes potenciales sigue siendo la base de cualquier estrategia de marketing; y también lo es para la publicidad cambiante. Conocer a fondo a los destinatarios del aviso es el punto de partida. Ese es otro factor que no cambia.
  • El conocimiento de la competencia es un factor que permanece. La búsqueda de la competitividad obliga a decisiones rápidas y flexibles para no quedar atrás. La atención a cómo procede la competencia y qué resultados obtiene, proporciona información valiosa para el marketing en toda época. Es una de las bases de los cambios en la publicidad.

El sistema del mercado actual exige adaptarse a cambios permanentes. La publicidad cambiante es una forma de tener en cuenta esta nueva realidad. Es todo un desafío para los restauradores.