La presencia digital es uno de los ingredientes con más éxito en la gestión actual de restaurantes. ¿Tienes lo básico para tu restaurante? Un buen sitio web, un perfil en las redes sociales y entras de vez en cuando en portales y foros especializados. ¿Es suficiente con esto? La verdad es que no. Deberías contar con una buena estrategia y una labor diarias, para conseguir los mejores resultados.

 

Algunos consejos para una buena gestión online de restaurantes

  • La actualización es la clave. La información lo es todo, en los más mínimos detalles. Aunque no lo creas, los usuarios y posibles clientes pueden elegir tu establecimiento si ven datos en Internet sobre horarios del día en curso, precios al día, disponibilidad del comedor en la página de tu restaurante o donde pueda realizarse la reserva, etc.
  • En lo relativo a la actualización, también los datos básicos tienen que estar al día. La dirección física del local, correos electrónicos, dirección correcta del sitio Web, teléfonos, etc., tienen que estar siempre bien actualizados. Cada día pueden surgir cambios y los clientes deben saberlo.
  • Las redes sociales siguen siendo una fuente casi ilimitada de clientes potenciales. Para ello hay que interactuar, potenciar una buena reputación, aclarar dudas, atender sugerencias, solucionar posibles quejas, etc. Y sobre todo informar de todas las novedades que vas introduciendo en el restaurante. Es importante probar diferentes tácticas para conseguir una mayor clientela.

 

  • Una buena estrategia, en relación con las redes sociales, consiste en compartir cada día de la semana un tipo de información diferente. A modo de ejemplo, un día hablar sobre promociones y ofertas, otro sobre la historia de tu restaurante, otro sobre los platos de la carta, otro sobre productos, etc. Facebook, Instagram (con la posibilidad de publicar imágenes y vídeos) y Twitter son poderosos aliados para interactuar con tus clientes y crear lazos de amistad.
  • La oferta gastronómica, el menú, los platos de la carta y las promociones y ofertas tienen que aparecer en la página web, en las redes sociales y en los sitios de reserva online siempre bien actualizados.
  • La importancia del correo electrónico. En la gestión online de tu restaurante, el correo electrónico es una herramienta fundamental de comunicación con tus clientes. Y no solo con ellos, también con los proveedores de tu negocio. ¿Qué acciones puedes llevar a cabo a través del correo electrónico?
  • Lo primero es revisar y responder los emails donde los usuarios de tu local hagan peticiones, sugerencias, o incluso quejas y reclamaciones.
  • La encuesta de satisfacción es otro poderoso instrumento para obtener información de tus clientes. Es importante que analices después las respuestas a las encuestas de satisfacción que hayas ido enviando.
  • La gestión de opiniones recibidas de forma online. Hay muchos portales donde tus clientes opinarán sobre la experiencia que tuvieron en tu restaurante, pondrán fotos de platos, calificarán la atención recibida, etc. Para una buena estrategia, tienes que estar pendiente de todo ello, así como contestar de buen tono cuando haya críticas muy negativas,etc.

 

La gestión de la reputación online

Como hemos visto, cada vez es mayor el número de usuarios y clientes que opina en internet sobre tu restaurante. El gran reto de los establecimientos como el tuyo consiste en una gestión proactiva, es decir, la interacción entre propietarios de restaurantes y clientes a través de las redes y foros sociales.

Tener una buena reputación online puede ofrecerte nuevas oportunidades que te diferenciarán de la competencia. Sobre las redes sociales, hay unos consejos básicos que puedes tener en cuenta:

  • No te satures, no hace falta estar en todas las redes sociales. ¿Qué tipo de público te interesa? ¿Cómo puedes dirigirte a él, en qué redes se encuentra? Es importante que apuestes por un contenido con calidad, recetas innovadoras, ingredientes nuevos, atractivos, técnicas sorprendentes, etc.
  • Para obtener buenos resultados en las redes, no pienses en el corto plazo. No actúes por impulsos, crea una estrategia a medio o largo plazo y desarróllala.
  • Puedes aprovechar las redes para comunicarte con tus clientes, conocer sus inquietudes, escuchar sus sugerencias y aprender de sus críticas. Entabla con ellos conversaciones, demuestra interés por sus comentarios y sus aportaciones. Recuerda que no responder a sus comentarios o preguntas que recibas o ignorar opiniones negativas, son dos errores de consideración que acabarán por repercutir negativamente en tu reputación.
  • Los comentarios negativos te pueden ayudar a mejorar, a saber lo que algunos clientes pueden pensar de tu negocio, y cómo podrías reforzar esa cuestión. Siempre debes responder, a los comentarios positivos y a los negativos, con una actitud sosegada, con la voluntad de aclarar cosas y de poner remedio a la situación. Será muy útil responder rápido y dejar un teléfono de contacto.

 

  • Igual que tienes personal cualificado en la cocina, en la barra y en el comedor, tus redes sociales deberían ser gestionadas por una persona que tenga conocimientos necesarios. Se trata de la imagen de tu negocio al exterior. Tener a una persona inexperta es un riesgo que puede incidir en las oportunidades de crecimiento, incluso generar pérdidas.

 

Mantener una buena reputación online exige un esfuerzo continuado, además de una estrategia bien definida, y un trato individualizado con cada usuario.