Lo primero y más importante a considerar antes de comprar ollas para tu restaurante es que existen muchas variedades o tipos de ollas. Pero no todos los productos disponibles en el mercado están diseñados para atender a las necesidades de un profesional gastronómico.

Ollas profesionales y ollas para el hogar

La primera distinción que te aconsejamos hacer es entre las ollas profesionales y las dedicadas al uso en un hogar. Si bien existan ollas hogareñas de excelente calidad, no necesariamente están preparadas para afrontar el intenso desgaste cotidiano a que es sometida una olla profesional en un restaurante.

Por ello, la mejor forma de asegurar una buena inversión al comprar ollas para tu restaurante es siempre inclinarse por productos profesionales, pensados para la industria gastronómica. El mismo consejo es válido a la hora de adquirir instrumentos y equipamientos de cocina para tu emprendimiento.

Esta primera diferenciación es esencial, pero no resulta suficiente para garantizar una compra inteligente. Y es que existen varios modelos de ollas profesionales, por lo que será clave reconocer los modelos más adecuada para la cocina de tu restaurante.

ollas cocina restaurante

Tipos y clasificación de las ollas profesionales

Lógicamente, el primer paso para elegir los modelos más apropiados para tu emprendimiento es conocer los tipos de ollas disponibles. En la actualidad y sin exageraciones, podemos encontrar más de 100 tipos de ollas en el mercado gastronómico.

Esta gran variedad de productos suele clasificarse según diferentes aspectos, tales como:

  • Material de fabricación. Se trata de la clasificación más común y funcional que necesitas conocer para comprar ollas para tu restaurante. Aquí se diferencian las ollas de aluminio, acero inoxidable, cobre, vidrio, barro, cerámica, vitrocerámica, entre otros materiales.
  • Diseño de olla. También es una clasificación importante en la industria gastronómica, pues el diseño puede influir en la cocción y habrá que, diferenciar qué tipos de preparaciones pueden hacerse en cada olla. Aquí se diferencian ollas con grifo, rectas, de presión, cónicas, a vapor, de inducción, ollas exprés, de teflón, etc.
  • Capacidad o tamaño. El tamaño sí importa en una cocina profesional, ya que cada restaurante está pensado para atender a una determinada cantidad de personas, con diferentes preferencias. Antes de comprar ollas para tu restaurante, recuerda tener en claro cuál es tu público y cuántas personas está preparado para recibir tu emprendimiento.
  • Ollas tecnológicas. Pues sí, la tecnología ha llegado a las ollas profesionales y ha ganado algunos adeptos. Uno de los modelos más populares es la olla eléctrica inteligente, que permite mantener una cocción lenta a largo plazo, manteniendo siempre temperaturas estables.

suelos restaurante

Ventajas y desventajas de las ollas profesionales según su material de fabricación

Ahora bien, tomemos como referencia la clasificación más tradicional y veamos con un poco más de detalles las ventajas y desventajas de las ollas profesionales según su material de fabricación. Ello te ayudará a elegir qué tipos de productos no podrán faltar en la cocina de tu restaurante.

Pero ten siempre en mente que tu elección debe guiarse por las variedades de platos que tu restaurante ofrecerá en el menú, y lógicamente al público que se desea fidelizar como clientes.

Ollas de aluminio

Estas son las ‘reinas’ de las cocinas profesionales, pues combinan tres factores clave para un restaurante: bajo costo, rápida cocción y resultados profesionales. Además, el aluminio es uno de los materiales más resistentes al desgaste cotidiano y destaca por ser un excelente conductor de calor.

Actualmente, es posible encontrar ollas de aluminio ‘todo terreno’, que son aptas para hornos y cocinas eléctricas. También están disponibles en varios tamaños y modelos.

No obstante, existen muchas discusiones sobre la posibilidad de que las partículas de aluminio traspasen a la comida y puedan acumularse en el organismo. Los fabricantes afirman que utilizan aluminio anodizado para evitar que ello ocurra. Pero si tu restaurante apunta a una cocina más natural y sustentable, lo mejor será evitar este tipo de olla.

Inspección sanidad

Ollas de acero inoxidable

Las ollas de acero inoxidable ‘compiten’ con las de aluminio por la preferencia de los profesionales gastronómicos. Además de ser muy versátiles y resistentes al desgaste, no contaminan el gusto de los alimentos y soportan altísimas temperaturas sin alterar su composición.

No obstante, las de acero inoxidable requieren una inversión más alta que las ollas de aluminio, aunque su vida útil puede llegar a ser mayor. Otra desventaja es que su composición suele contener níquel, un metal pesado que podría acumularse en el organismo caso traspase a la comida.

Aún no está comprobado que las partículas de níquel realmente puedan contaminar la comida durante la cocción. Pero nuevamente, si tu restaurante busca atraer un público más saludable, lo ideal es inclinarte por el vidrio o la cerámica.

Ollas antiadherentes de teflón

El famoso teflón es el nombre comercial de un compuesto antiadherente llamado poli tetrafluoretileno (PFTE). Si bien resulte muy práctico en la cocina, el teflón despierta mucha polémica por el PFOA usada en su fabricación.

El PFOA (ácido perfluoro octánico) es perjudicial al medio ambiente y podría llegar a tener una acción cancerígena en el cuerpo humano. Aunque ello no esté comprobado, varios fabricantes ya han tomado la iniciativa de comercializar ollas y sartenes de teflón PFOA free.

Además, como dueño de un restaurante, es importante considerar que el teflón se desgasta con mucha facilidad y la olla pierde rápidamente su superficie antiadherente. Por ello, suelen necesitar reponerse con bastante frecuencia resultando una opción costosa a largo plazo.

Ollas de cerámica

La principal ventaja de las ollas de cerámica es su asombroso poder antiadherente natural. O sea, no es necesario añadir metales o compuestos químicos en la superficie que entra en contacto con los alimentos, lo que proporciona una cocción más sana y fiable.

Además, la cerámica permite acelerar los procesos de limpieza, evita que los alimentos se quemen y no influye en su gusto. Pero al igual que el vidrio, se trata de un material muy delicado que puede romperse con facilidad y que requiere una mayor inversión inicial.

Ollas de vidrio o vitrocerámica

El vidrio ofrece una importante ventaja que es no contaminar el sabor de los alimentos durante la cocción, y no poseer metales en su composición. De hecho, está considerado como el material más seguro para la fabricación de utensilios de cocina. Por ello, es muy recomendable para la elaboración de recetas sanas, delicadas y/o hipo alergénicas.

No obstante, el vidrio presenta desventajas en el uso cotidiano de un restaurante, ya que se rompen con facilidad y no pueden ser llevadas al horno. En consecuencia, su mantenimiento y manipulación deben ser mucho más cuidadosos que los demás materiales. Pero son las ollas ideales para los restaurantes que apuntan a comidas vivas y recetas sanas.

Al conocer mejor los modelos disponibles en el mercado, sus ventajas y desventajas, seguramente será más fácil comprar ollas para la cocina de tu restaurante. Así mismo, te aconsejamos consultar también a los profesionales que cocinarán en tu restaurante, ya que cuentan con amplia experiencia y pueden aportar muchas ideas para asegurar una inversión inteligente.