Imaginar el restaurante del mañana no requiere de adivinos ni de astrología. La historia de las transformaciones en restauración y la evolución del comportamiento de las personas, son dos sustentos para las predicciones.  Un restaurador involucrado con su negocio, conoce que la tecnología ha sido el motor de la renovación. Y sabe que lo seguirá siendo.

Si ha estado atento a la evolución de la sociedad, el restaurador sabe que la digitalización se instaló en la vida de la gente y no se irá. Las máquinas, la tecnología digital e internet,  cada vez más ocuparán el lugar de las personas. La inteligencia artificial desplazará a la humana en muchas tareas.  Comer en ese restaurante del mañana será vivir una experiencia de ciencia ficción, solo que no será ficción sino realidad.

Las expectativas de los clientes del restaurante del mañana

El confort, la comodidad, la instantaneidad, la calidad, la personalización,  ya son rasgos que definen la vida cotidiana. Las personas se han acostumbrado a satisfacer sus necesidades en la inmediatez y con mínimas esperas.  

Los diferentes usuarios encuentran el mundo a disposición que se activa con un clic en el Smartphone. En cualquier momento y lugar, buscan información, comparan productos, eligen, compran, pagan, devuelven si es necesario, todo en un minuto. Y hasta personalizan sus compras casi sin pensar,   sin moverse y sin dar explicaciones.

Esta comodidad que la gente vive como economía de tiempo y de esfuerzos, se ha transformado en un hábito. Los restaurantes se van involucrando  en esta onda y deberán seguir haciéndolo. El restaurante del mañana estará subordinado a  estas necesidades de los clientes que, seguramente, condicionarán sus exigencias.  Será un restaurante con clientes demandantes, que no toleran errores humanos y para los que la precisión y la rapidez será un factor clave para su satisfacción. 

Las tendencias alimentarias, la ecología y la salud

El mundo avanza en el camino del cuidado de los recursos del planeta. Esta es una tendencia que seguirá imponiéndose y que marcará a fuego al restaurante del mañana. 

La preocupación por la falta de alimentos en relación a la superpoblación del planeta, también impactará en el restaurante del mañana y condicionará  su propuesta. En consecuencia,  la reducción de los residuos y el aprovechamiento de los productos se convertirán en la base de la cocina.

La tendencias de alimentación especiales, vegetarianas, veganas, paleo, sin gluten, en la actualidad tienen cada vez más adeptos. Todo hace prever que se expandirán. Por lo tanto, el restaurante se diversificará cada vez más en sus propuestas.

La tecnología al servicio de las tendencias humanas

El desarrollo tecnológico acompaña las tendencias en el comportamiento de los humanos.  A su vez, genera nuevos hábitos, expectativas y formas de actuar.  Se ha establecido una especie de escala en la que una creación tecnológica satisface una expectativa, y al mismo tiempo sube el nivel de lo esperado.  Con cada conquista, las personas esperan un escalón más. Y ahí están los desarrolladores tecnológicos, atentos a estas inquietudes, para responder a ellas.

Es una relación simbiótica, en la que cada innovación que la gente acepta  provoca el deseo de un avance más. La industria tecnológica se pone en marcha porque ese es su negocio. Las expectativas pronto se satisfacen e incluso se superan.  Es un ganar- ganar que tiene dos extremos: desarrollo tecnológico y clientes. En el medio, están los negocios que usan esos recursos porque saben que están creados por la demanda de su público.

El restaurante del mañana entiende este sistema que mueve las innovaciones y las preferencias de los clientes. Pendiente de cómo evoluciona la vida de su público objetivo, el restaurante siempre está renovándose para estar al día. La historia de la restauración sigue su curso centrado en el consumidor.

Tecnología que seguramente estará presente en el restaurante del futuro

Las condiciones descritas permiten imaginar algunas aplicaciones tecnológicas concretas en el restaurante del futuro. Muchas ya están presentes en algunos restaurantes y con versiones limitadas, es de esperar que se perfeccionen y extiendan su usabilidad.

Algunos ejemplos:

Códigos QR para seguir la trazabilidad de los platos

Es previsible que los restaurantes del futuro se sumen a la tendencia que ya está presente en supermercados. Escaneando un código QR podrá conocer la calidad del plato y decidir si lo comprará.  Esta calidad estará definida por los ingredientes y la procedencia de los mismos, el sistema de cocción y por notas aclaratorias que destaquen su composición.

Menús inclusivos

Se consolidará la tendencia a consumir platos saludables. Los restaurantes del futuro diversificarán su propuesta para atender a estas exigencias. Los chefs agudizarán su creatividad para lograr sabor, textura, presentación con ingredientes limitados por estas restricciones de dietas saludables. 

En este quehacer de la cocina, las máquinas especializadas ocuparán un lugar importante.  Permitirán ofrecer experiencias originales a partir de ingredientes y métodos de elaboración básicos.

Omnipresencia en internet

El uso de internet continuará siendo casi una extensión de la mano y de la mente del cliente. Es como un  mago que hace aparecer al instante lo que la persona quiere. Por lo tanto, el restaurante del mañana estará presente en todas las redes sociales y espacios que internet brinde.  Esa omnipresencia hará que el potencial cliente lo encuentre a cada momento y que siempre lo tenga en su paisaje.

Es un hecho que el consumo fuera del local será una constante y no tendrá marcha atrás.  El restaurante tendrá que ingeniarse para trasladar la experiencia gastronómica al lugar en el que el consumidor se encuentre.  Entregando el menú, estará brindando la oportunidad de disfrutar de vivencias aún fuera de su propio local. 

La tecnología se volverá un aliado fundamental para esta forma de trabajo.  No se limitará al pedido de comida, sino al proceso de consumo. Con vídeos y  encuentros virtuales el restaurante se trasladará al hogar y atenderá a los comensales.

Canales de pago eficientes y diversos

Los canales de pago contactless, utilizando el teléfono móvil, ya están en marcha, y en el restaurante del futuro serán el sistema de uso más extendido. El cliente saldrá a la calle sin billetera, sin efectivo, sin tarjetas, porque en el Smartphone lleva su cuenta bancaria que le permite todos los pagos.

Ya están en el mercado plataformas de pago de Apple Pay, PayPal, Android Pay, Skrill, 2Checkout, Stripe. El restaurante dispondrá de diversas opciones para responder a las preferencias de los clientes.

Robots y automatizaciones presentes en el restaurante del futuro

Los robots y la inteligencia artificial al servicio del restaurante ya ha sido creada, pero no ocupa un lugar importante todavía. En el restaurante del futuro las automatizaciones serán un rasgo destacado y los robots allí estarán con su precisión y rapidez.

Los robots auxiliares de cocina, camareros en el local, distribuidores a domicilio, expendedores de menús, la impresión 3D de alimentos,  estarán presentes en los restaurantes del mañana.

Una generación de jóvenes que han nacido con la revolución digital y tecnológica será el público del restaurante del mañana. Por lo tanto, la tecnología se constituirá en un eje de satisfacción de sus expectativas.

Comparte