Se está hablando mucho de los hábitos y costumbres de las personas durante la pandemia. Se dice que una nueva realidad se está instalando y que, seguramente, tendrá larga duración. Los científicos aseguran que nada volverá a ser como antes, por lo menos durante mucho tiempo.  Las personas poco a poco se están acostumbrando a restricciones y medidas para evitar contagios de coronavirus. Y no hay otra opción, porque el Covid 19 se ha ensañado con la humanidad y no deja de castigar.

El miedo se ha ido apoderando, poco a poco, del mundo entero.  ¿Quién no duda antes de tocar con sus manos un carrito de supermercado? ¿Quién no experimenta cierta inquietud al viajar en bus o en metro?  La gente siente temor si tiene que acercarse a otras personas y  permanecer mucho tiempo junto a otros en lugares cerrados. 

El impacto del coronavirus en el comercio, y en la restauración como parte de él, ha sido grande. Un nuevo  consumidor va surgiendo y a él hay que adaptarse. Se trata de un consumidor que necesita sentirse seguro, que exige que el local esté preparado para evitar contagios. Cuando decida salir a comer, seguramente elegirá aquel restaurante que le ofrezca más seguridad y menos riesgos.  Este es uno de los grandes desafíos de la reapertura.

Coronavirus: tecnología para evitar contagios

Tecnología para evitar contagios de coronavirus

En un contexto en el que el contacto físico es  visto como  un peligroso enemigo, sea entre personas o con objetos, la tecnología se presenta como la gran salvadora.  Si bien la era digital ya condicionaba en parte el comercio, a partir del coronavirus eclosionó y se ha vuelto imprescindible. Los dispositivos tecnológicos hacen posible evitar contagios, pues permiten disponer de medios que sustituyen el contacto con superficies y con otras personas.

¿Qué recursos tecnológicos son útiles en el restaurante?

Cámaras 3 D con reconocimiento facial y chatbots

Las cámaras 3D tienen múltiples usos en el local. En el restaurante, son muy útiles para reducir  superficies con las que el cliente entra en contacto habitualmente.   Los puntos de autopedido equipados con cámaras 3D evitan las aglomeraciones, las colas y los tiempos de espera.

Con reconocimiento facial y chatbots con voz, estas cámaras permiten identificar al cliente y registrar su pedido en pantalla. Se complementa con pago por medios digitales, sin necesidad de plásticos ni de contactos con superficie alguna en ningún momento.  Estas cámaras hacen posible también los camareros robots, cumplen su función con la mayor eficacia en la toma  y entrega de comandas.  

El control del aforo establecido en las restricciones también se facilita con las cámaras 3D.  Se incorpora un software para control de aforo y se puede saber en tiempo real el número de personas presentes en el local.

Restaurantes y coronavirus

Cámaras térmicas

Uno de los síntomas del coronavirus es la fiebre y es fácil de detectar si se cuenta con los medios adecuados.  La evaluación de la temperatura corporal es un medio muy utilizado en diferentes lugares y momentos para reducir los riesgos de contagio. 

Una herramienta muy efectiva en el restaurante es esta cámara térmica o termográfica.  Mide la temperatura corporal a distancia, sin necesidad de ningún contacto físico. Instalada en la entrada del local, permitirá identificar a los clientes que tengan fiebre y evitar que ingresen. Estas cámaras se configuran para emitir una señal de alerta cuando una persona supera los 37.5 º.

La comunicación con los clientes mediada por tecnología

Hablar face to face ya está pasando a ser historia en el restaurante.  El coronavirus se transmite con estornudos y tos, pero también con las pequeñas gotas de saliva que las personas emiten al hablar.  Hay caminos y medios para ofrecer un buen servicio de atención y de respuesta sin presencia directa.

Existen pantallas que presentan una imagen humana y detrás de la mampara, hay una persona real que habla cuando alguien consulta. ¿Qué ve el usuario? Ve una persona detrás de un vidrio, pero en realidad es una imagen virtual. La voz, la respuesta, sí son reales.  Los chatbots también son muy útiles, utilizan grabaciones que van guiando a los usuarios en los procesos.

Muchos restaurantes están usando el WhatsApp, que sigue resultando útil para las comunicaciones.  Es la aplicación de mensajería más popular y disponen de ella en su Smartphone todos los ciudadanos. La app WhatsApp Business recientemente lanzada, está creada especialmente para servicios comerciales.

Purificador de aire y generador de ozono

Una medida muy necesaria en el local es la ventilación permanente, para evitar que el Covid 19 se quede en el ambiente.  Los purificadores de aire contribuyen a reducir la concentración de microorganismos en el aire

Especialmente útil para este fin es el  generador de ozono. Tiene múltiples aplicaciones, todas ellas tienden a la desinfección. Se puede usar como purificador de aire y mantendrá la atmósfera limpia, libre de microorganismos y olores. Conectado a grifos, desinfecta utensilios de cocina, vajilla, suelos, muebles y paredes, estas máquinas mantienen el aire limpio  de todo tipo de contaminación. Polvo, esporas, humedades, ácaros, microorganismos, se eliminan de la atmósfera del local y de toda superficie que se exponga a su efecto, incluidos textiles.

Las cartas digitalizadas, el autoservicio, los sistemas de pagos digitales son complementos ideales para asegurar a los clientes que el restaurante se preocupa por reducir los riesgos.   Solo si el usuario observa que el ambiente está protegido se animará a entrar en el establecimiento. Acompañar al cliente en su proceso de adaptación a esta nueva realidad, determinará el éxito del restaurante.