El hecho de disponer de una envasadora al vacío en el restaurante contribuye a la economía y aporta muchos beneficios. Esta técnica prolonga el buen estado de los alimentos frescos y congelados. Además, permite reducir costes en las compras y tener a mano de todo, sin necesidad de salir corriendo a comprarlo.

Para algunos responsables de restaurantes, comprar una envasadora al vacío no es una decisión fácil. Entre otras cosas, porque sospechan de su utilidad. Se preguntan si no complicará mucho el trabajo en el local y dudan sobre si compensará la inversión.

Sin embargo, tras la adquisición, estos mismos gestores se felicitan por esta herramienta y se arrepienten de no haberla adquirido antes; en sus argumentos reconocen que comprar una envasadora al vacío implica un gasto extra.  Pero su rendimiento permite recuperar la inversión en poco tiempo.

 ¿Por qué comprar una envasadora al vacío para el restaurante?

Estos serían algunos de los beneficios que conseguirás para tu establecimiento:

  • Al envasar productos al vacío, la máquina extrae todo el aire del envase. Esto impide la aparición de bacterias que necesitan del aire para vivir y que son las que deterioran los alimentos. De ahí que se conserven durante mucho más tiempo.
  • Es posible comprar cantidades de los productos estacionales aprovechando sus precios. La envasadora al vacío permitirá conservarlos en excelente estado durante algunos meses. Se ahorra dinero, pues se dispondrá de estos productos en épocas en los que el precio ha subido. Se ahorra también tiempo y trabajo, ya que se reduce la frecuencia de las compras. Una clara cuestión de economía.
  • Se puede adquirir alimentos por piezas enteras: fiambres, embutidos y quesos, por ejemplo. Comprar una pieza entera resulta mucho más económico que adquirir el producto por lonchas.
  • El sellado que realiza una buena envasadora al vacío aísla los alimentos y evita el contacto con otros productos. De este modo se evitan los olores y las contaminaciones entre ellos. La calidad está protegida y se evita la denominada ‘contaminación cruzada’.
  • Los productos envasados al vacío que van al congelador no se queman ni se resecan por el frío. Al sacarlos para utilizarlos, estarán congelados, por supuesto, pero luego volverán a su estado natural en perfectas condiciones.
  • Se ahorra espacio en la nevera y el congelador. Las bolsas de vacío sustituyen los rígidos recipientes de plástico y se ocupa menos lugar.

¿Qué tener en cuenta al comprar una envasadora al vacío?

Existen en el mercado diferentes máquinas que, por supuesto, también implican diferentes precios. A la hora de comprarla, es preciso tener en cuenta algunas condiciones:

1- El uso que se le dará en el restaurante. Esto dependerá fundamentalmente del tamaño del negocio. Si el volumen de productos a envasar será grande y se usará a diario, entonces se debe pensar en una envasadora potente y con múltiples prestaciones.

2- La facilidad de manejo. Una máquina muy complicada no resultará eficiente. La tarea de envasado insumirá demasiado tiempo y esfuerzo y en lugar de ser una ayuda, se volverá un obstáculo.

3- La elección de las bolsas que se ajustan a la máquina.  Hay bolsas de distintos tamaños, individuales y en rollos. De acuerdo a las necesidades del restaurante, se puede tener una idea de cuál es el sistema más conveniente.

4- El tamaño de la máquina. En este aspecto, habrá que tener en cuenta el espacio disponible y las dimensiones del lugar exacto en el que se colocará.

Funciones básicas que debe tener la envasadora al vacío

  • Succión. Es la función central de la máquina, mediante la cual una bomba de vacío extrae el aire de la bolsa.
  • Sellado. Una vez que se ha extraído todo el aire, la máquina deberá sellar la bolsa para evitar que vuelva a entrar. Hay máquinas en las que el sellado es automático. Otras, además de este automatismo, tienen un botón independiente para hacer el proceso manual. Esta última función es recomendable, porque permitirá sellar o resellar bolsas en las que no sea necesario el vacío.
  • Regulación de potencia de aspiración. Hay alimentos delicados que requieren que la máquina actúe con menos intensidad. El hecho de disponer de función de regulación de potencia, permitirá programar la máquina con la potencia indicada para el producto antes de ponerla a funcionar. 
  • Portarrollos de bolsas y cortador incorporados. Esta es una buena opción para el restaurante, porque evita mucho trabajo. La máquina cortará y sellará automáticamente la bolsa, ajustándola al producto que se quiera envasar.
  • Función envasadora al vacío de líquidos. No todas las máquinas tienen esta función y no siempre es necesaria para el restaurante. A la hora de comprar, es importante valorar si será útil o no.
  • Acople de tubos de aspiración. Con estos tubos, se puede envasar al vacío alimentos muy delicados, como verduras de hojas, cereales, salsas sumergidas en líquido.

La organización: clave para el rendimiento de la envasadora al vacío

La organización es fundamental para que la máquina rinda eficientemente.  La planificación de las compras, la elección proveedores e incluir cantidades que se conserven al vacío, son acciones necesarias.

  • La cocina deberá disponer de tiempo y de una persona que se ocupe del proceso. De este modo, el día de las compras organizará los productos, los fraccionará de acuerdo con las necesidades y usos del restaurante. Luego los envasará y los guardará donde corresponda.
  • Una buena organización incluye etiquetado con especificaciones de cantidad de producto y fecha de envasado. Podrá ocurrir que se realice un nuevo envasado antes de que se termine la partida anterior del producto. Las etiquetas ayudarán para consumir antes lo más antiguo.
  • Todas las personas de la cocina deben conocer dónde está cada producto. Si se trata de congelador, por ejemplo, una buena opción es etiquetar los estantes.

Como estamos viendo, una buena envasadora al vacío es un complemento muy útil en la cocina de cualquier restaurante.

Fuentes imágenes: Muebles y Maquinaria Hostelería  /  Apicius  /  Ideal  / Newszii.com