En el equipamiento de la refrigeración para nuestros restaurantes, los equipos en los que primero se suele pensar son las vitrinas refrigeradas.

¿Qué es una vitrina refrigerada?

Como sabemos, se trata de expositores de productos que requieren de una temperatura de refrigeración (o de congelación). Este tipo de vitrinas forman parte del equipamiento básico en una gran diversidad de negocios relacionados con la gastronomía. Entre ellos, el restaurante.

¿Qué vitrina refrigerada es la apropiada?

La pregunta que puedes hacerte cuando estás equipando tu restaurante es ¿qué modelo de vitrina refrigerada debes elegir? Lo realmente importante es que la vitrina que decidas incorporar a tu negocio ofrezca soluciones a las necesidades del día a día.

vitrina refrigeradora

Además de la vitrina refrigerada más frecuente en un restaurante, la que se coloca sobre la barra para el cliente visualice las tapas, raciones, postres, etc., también hay otras de mayor tamaño. Son también muy demandadas las que se colocan en la pared, conteniendo diferentes productos como botellas, licores, postres, etc.

El control de las temperaturas

Otro aspecto importante a la hora elegir la vitrina que incorporaremos al equipamiento de nuestro local es el de los alimentos o productos que pretendemos exhibir a través de ella. No requiere las mismas características técnicas una vitrina para carne, para platos ya elaborados, vinos, helados, etc.

El control de la temperatura es un aspecto fundamental. Si no se alcanza la temperatura debida, es posible que los productos que se muestran al cliente no tengan la estética más adecuada para la venta, o incluso que lleguen a perderse.

La mayor parte de las vitrinas de refrigeración aportan unas temperaturas que van desde la refrigeración hasta la congelación. Las temperaturas que más utilizarás en tu restaurante son las que oscilan entre 2 y 8º C, manteniendo la conservación de los alimentos con frío estático. De esta forma, la duración es mayor y los productos no se resecan.

¿Qué tamaño de vitrina refrigerada elegir?

El tamaño de la vitrina que vayas a elegir, debe estar condicionado por el espacio del que dispones, y a su vez por la cantidad de productos que quieres o necesitas exhibir.

La energía que va a consumir la máquina dependerá de su tamaño. Cuando más grande sea, más difícil será su sostenibilidad. Aunque te pueda parecer que el espacio de exposición y la vitrina, cuanto más grandes mejor, en la realidad el consumo energético puede ser importante.

 

En el mercado se pueden encontrar equipos y vitrinas con diferentes grados de eficiencia energética. Hay que seleccionar el modelo más adecuado.

La limpieza

Para la exposición y conservación de alimentos, una vitrina refrigerada tiene que ser fácil de limpiar. De esa forma, podrás prevenir que se acumulen bacterias, lo que conllevaría un riesgo.

Aunque el acero inoxidable y el vidrio suelen ser los materiales más estandarizados, hay que tener en cuenta las facilidades de limpieza en el equipamiento que compres. Una limpieza mínima debe ser diaria, y de forma periódica, mensual o quincenal, será conveniente desconectar la vitrina y vaciarla para limpiar por dentro.

Tipos de vitrinas para tu restaurante

  • Vitrinas expositoras de mostrador

El producto se enseña a los clientes y sirven para conservar alimentos. Entre sus características está que tienen la forma de un mostrador de productos. Más que en los restaurantes, se usan en pastelerías, carnicerías, etc.

  • Vitrinas de refrigeración murales

Con una forma de armario frigorífico, una de las finalidades de estas vitrinas es que el propio cliente pueda abrirlas y acceder a los productos del interior. En los restaurantes suelen utilizarse, por ejemplo, para helados. En algunos casos, estas vitrinas tienen estanterías inclinadas con espejos, con lo que se facilita todavía más la exposición de los productos.

  • Vitrinas expositoras para tapas

Las más habituales en tu restaurante. Deben ser cerradas al cliente, y abiertas por la parte de la barra.

vitrina

Consejos generales en la compra de equipos de frío

  • Como hemos visto, el primer paso sería responder a una serie de preguntas, como el tipo de alimentos a exponer, el volumen o cantidad, la temperatura requerida, el tamaño de la vitrina en función del espacio disponible, etc.
  • La cuestión de los recursos económicos siempre es importante. Los recursos financieros suelen ser limitados y tienen que priorizarse de la mejor forma posible.
  • Para la búsqueda de proveedores de la vitrina refrigerada, lo mejor siempre es Puedes elegir entre modelos nuevos o del mercado de ocasión. Si te decides por esta segunda opción, exige garantías, porque en algunos casos estas compras suelen tener poco respaldo y mucho riesgo.
  • Lo mejor es que hagas una lista comparativa de materiales, gasto energético, facilidades de limpieza y mantenimiento, garantía, formas y métodos de pago, y otras características.
  • El aspecto del diseño también es importante, sobre todo cuando la vitrina refrigeradora está a la vista de tus clientes. ¿Cómo podrías integrarla en el diseño general del restaurante?

 

 

Fuentes imágenes: Hostelbar   /  Wallapop  /  Sayl Barcelona