El negocio de la restauración está en pleno desarrollo y atraviesa sin duda un gran momento. Los emprendedores vinculados a este medio han visto probablemente que sus ventas han crecido de forma constante, que el número de clientes ha aumentado y que estos están gastando más. El panorama es prometedor para el sector en este nuevo año. 

En la práctica, la mitad de los restaurantes cierran antes de cumplir cinco años, y el 20 % solo duran dos. Esto lo ha señalado el propio Ferran Adrià. Al parecer no basta entonces con ofrecer comida de excelente calidad y un buen servicio para que un restaurante tenga garantizado el éxito a mediano y largo plazo. Aquellos que quieren sobrevivir deben innovar.

Una de las principales innovaciones en el medio de la restauración es la digitalización, que va de la mano con la aparición de nuevas formas de negocio. Y con la digitalización surgen nuevas herramientas tecnológicas que son definitivamente una buena inversión.

Por todo ello, optar por un Terminal de Punto de Venta (TPV) moderno y funcional puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de tu restaurante.

comida a domicilio

¿Qué es un TPV?

Un Terminal de Punto de Venta, más conocido como TPV, es un sistema de información diseñado para ayudar en la gestión integral de un restaurante.

Este tipo de dispositivos permiten llevar el registro y control del inventario, de los gastos, de las ventas, de los pagos, de los clientes, etc. Los TPV específicos para el sector de la restauración tienen también funciones personalizadas como plan de mesas, gestión de reservas, etc.

Actualmente es muy común ver distintos tipos de pantallas en un restaurante. Y es que, con la llegada de la digitalización, estos negocios han pasado a depender de una cantidad de plataformas para gestionar el delivery, las reservas, los pedidos, la comunicación entre el salón y la cocina, etc.

Sin embargo, el TPV ofrece la posibilidad de reunir todas estas tareas en un solo dispositivo. Es una herramienta que además puede ser muy útil a la hora de tomar decisiones importantes para el negocio, ya que es capaz de generar reportes de varios tipos.

En el día a día de tu negocio de hostelería, un TPV moderno, funcional, es un gran aliado digital para los dueños de restaurantes, que permite centralizar todas las herramientas necesarias en un mismo lugar.

¿Por qué tener un TPV en tu restaurante?

En un medio altamente competitivo como el de la restauración, es necesario evitar a toda costa el quedar obsoleto. Es un sector que se transforma constantemente y de forma muy rápida, por lo que hay que estar preparado para adaptarse a las nuevas tendencias. Es por eso que invertir en una herramienta tecnológica como el TPV puede hacer la diferencia.

TPV

Estos sistemas no solo permiten modernizar la caja registradora y gestionar de forma mucho más eficaz todos los aspectos del negocio, sino que además facilitan el análisis y la toma de decisiones. Las razones por las que deberías considerar seriamente tener un TPV en tu restaurante son muchas.

  • Una de estas razones es la flexibilidad en los pagos. Cuando los clientes van a pagar, es importante darles todas las alternativas de pago. Un TPV inteligente permite aceptar todos los medios de pago, pero además dividir la cuenta en partes iguales, por plato, etc.
  • Otra ventaja de tener un TPV es la posibilidad de integrar todas las soluciones tecnológicas para controlar un restaurante en un solo dispositivo en la caja registradora.
  • Igualmente una buena razón para invertir en un TPV es que, además de funcionar como punto de venta y de servir como sistema de gestión, esta herramienta permite realizar informes combinando varios elementos. Se puede por ejemplo hacer un seguimiento de las ventas comparando distintos períodos, o por días de la semana, etc.
  • También se puede analizar los resultados de las acciones de marketing o comprobar la efectividad del personal. Estos datos son muy útiles para poder tomar las decisiones correctas sobre el negocio.
  • Un factor clave también es la posibilidad de controlar el restaurante a distancia. A través de una página web puedes saber exactamente qué está pasando en tu negocio sin necesidad de estar ahí. Por otro lado, las pantallas táctiles son muy intuitivas y fácil de manejar. Los empleados podrán aprender muy fácilmente a usar el sistema, evitando horas de aprendizaje.

Cómo elegir el mejor TPV para tu negocio

Existen muchos tipos de TPV, unos genéricos y otros especialmente diseñados para negocios de restauración. Estos últimos son sin duda los más convenientes, ya que cuentan con funcionalidades personalizadas como el plan de mesas, la gestión de reservas, etc. Además, ofrecen una gran flexibilidad en su uso.

El TPV se puede adaptar el sistema a las necesidades propias de cada restaurante. Es posible por ejemplo fijar precios especiales a ciertas horas o hacer cambios automáticos de menús.

La elección del TPV dependerá también sin duda del presupuesto con el que se cuente. Sin embargo, es importante tomar en consideración algunos elementos a la hora de elegir.

Uno de los puntos más importantes es la capacidad de personalizar que ofrezca el sistema. Es indispensable que sea un sistema que permita añadir y modificar platos y bebidas de forma personalizada.

Por ejemplo, si un cliente pide un plato cuyo acompañamiento es puré y lo prefiere con ensalada, el TPV debe ofrecer la posibilidad de cambiar esa información de forma rápida y sencilla.

Operaciones sobre la cuenta del cliente y las ventas

Otro elemento importante es la posibilidad de poder dividir la cuenta fácilmente según los deseos del cliente o de poder trasladar la cuenta de la barra a la mesa. Estos detalles permitirán complacer al cliente y hacer que su experiencia sea mucho más placentera. Y supondrán un mayor porcentaje de ingresos, por su funcionalidad.

Un buen TPV también debe ofrecer la posibilidad de realizar informes detallados de ventas: por día, por producto, por camarero, etc. Esta información será muy valiosa para tomar decisiones estratégicas.

Algunos TPV también permiten conservar información sobre los clientes, a fin de poder establecer una relación más personalizada con ellos según sus preferencias. Se les podrá enviar promociones, invitarles a eventos, informarles de novedades o invitarles una copa de vino el día de su cumpleaños.

Lo ideal sería que el TPV sea compatible con dispositivos móviles. Así, en lugar de tener que ir de la mesa al TPV, el camarero podrá llevar consigo una tablet y tomar la orden directamente ahí.

También es muy útil que permita crear diferentes usuarios con diferentes niveles de acceso. Por ejemplo, los camareros podrán tomar pedidos, pero no procesar los pagos ni introducir promociones.