Los restaurantes son muy vulnerables al robo, ya que se trata de establecimientos con gran afluencia de público y un esquema de atención muy definido. De igual modo, hay varias actividades que entrañan riesgos y peligros dentro del local, particularmente, las labores de la cocina.

De ahí la importancia de contar con un esquema de seguridad eficiente, que reduzca al mínimo el riesgo de accidente, robos, etc.. Para esto, nada mejor que implementar sistemas de alarma eficaces y confiables.

Es importante anotar que cualquier sistema de alarma debe garantizar también la discreción. No se puede proyectar la idea de que los comensales están siendo vigilados constantemente, ya que esto deteriora el buen servicio.

Tampoco conviene darles a los delincuentes la oportunidad para que estudien el sistema de seguridad y planeen cómo contrarrestarlo. Por lo tanto, eficacia y discreción son los dos pilares a los que se debe apuntar.

alarma

Los riesgos de robo en el restaurante

Las formas de robo en un restaurante son muchas. Están los hurtos menores, en un principio. Corresponden a la sustracción de elementos específicos, cuyo valor no es muy alto. Caben en este concepto los cubiertos, los objetos de aseo y de decoración, etc. Normalmente estos robos no obedecen a planes calculados.

Una segunda forma de robo es el asalto. Este sí suele estar muy bien planeado y se presenta en muchas modalidades. El objetivo en ese caso son los objetos valiosos y el dinero en efectivo. Usualmente originan graves pérdidas y pueden poner en peligro al personal y a los usuarios.

La tercera modalidad es el robo sistemático, pequeño y continuado, que generalmente realiza algún miembro del personal. Se enfoca al dinero de propinas, a la caja misma o a los elementos y productos que se ofrecen en el restaurante. Suele pasar desapercibido, aunque a largo plazo origine pérdidas significativas.

Una variante de lo anterior es la que tiene que ver con la seguridad de los sistemas informáticos. Actualmente es posible hacer robos mediante la manipulación de las herramientas tecnológicas. El personal con acceso a la información contable podría hacer desfalcos. También los clientes podrían engañar con sistemas fraudulentos de pago digital, tales como tarjetas falsas.

Los sistemas de alarma

Los sistemas de alarma son uno de los medios para contrarrestar los robos, en particular, los asaltos. Más que evitar el ilícito en sí mismo, lo que ofrecen es una posibilidad concreta de reaccionar, en el menor tiempo posible para evitar la consumación del robo.

Hay básicamente dos tipos de alarma dentro de los esquemas antirrobo:

  • Aquellas que una vez activadas conectan con una central de seguridad o con las autoridades de policía y que los alertan para que acudan al lugar y eviten la consumación del ilícito
  • Las que generan un sonido claramente perceptible en el lugar, o algún tipo de aviso muy evidente. En este caso, su función es básicamente de disuasión. El delincuente se siente sorprendido y no consuma el robo al verse expuesto a la voz de alerta

Por lo general, estos sistemas de alarma van acompañados por otros elementos de seguridad. Son muy importantes para complementar el esquema, ya que aportan información valiosa y en algunos casos permiten prevenir el ilícito.

La video vigilancia

Los sistemas de vigilancia a través de cámaras han probado ser un excelente medio para combatir los robos. Trabajan 24 horas al día y siete días a la semana. Además, aportan información todo el tiempo y permiten detectar fallos de seguridad para tomar medidas correctivas.

Actualmente los sistemas de video vigilancia se pueden controlar completamente desde un teléfono inteligente. Así mismo, permiten realizar un monitoreo remoto, incluso desde lugares distantes. Eso otorga una funcionalidad y una versatilidad extraordinarias.

Las cámaras también son un elemento disuasivo. Es lo primero que un delincuente debe neutralizar para no quedar en evidencia. Si se ubican en lugares estratégicos van a convertirse en una barrera que podría persuadir al ladrón de no intentar hacer el robo.

Así mismo, constituyen una excelente manera de vigilar al personal. Y por si esto fuera poco, también aportan evidencias que se consideran legítimas durante un proceso judicial por hurto.

Es importante anotar que hay normas que regulan la vigilancia que se puede efectuar mediante cámaras de video. No se deben trasgredir los límites, ya que esto equivaldría a desconocer los derechos de los otros y el sistema perdería su validez.

Elementos del sistema de vigilancia

Un sistema de vigilancia básico debería contar al menos con algunas herramientas esenciales, dentro de las que se incluyen:

  • Botón de SOS, también llamado “botón de pánico”. Es una alarma silenciosa que alerta a las autoridades en tiempo real, cuando tiene lugar un robo.
  • Cámaras de vigilancia. Protege contra personas sospechosas y robos de empleados y de clientes.
  • Sistema de alarma con sensor de movimientos. Se activa cuando el local está solo y alerta sobre la presencia de intrusos.
  • Control de acceso electrónico. Consiste en un sistema de llaves electrónicas y otros dispositivos que impiden el acceso de personas no deseadas a lugares restringidos.

En el caso de un restaurante, es importante que este sistema esté complementado con dispositivos que alerten sobre otro tipo de incidencias, en especial, sobre incendios. Para esto es necesario instalar detectores de humo y de gas.

El control de accesos

Uno de los elementos críticos son los accesos, tanto al local como a algunas dependencias. Puntualmente, a aquellas zonas en donde están ubicados los sistemas eléctricos, las existencias o los elementos de mayor valor.

sistemas de alarma

Actualmente hay detectores infrarrojos de movimiento. Estos ofrecen máxima confiabilidad, especialmente si cuentan con doble tecnología para evitar falsas alarmas. Son ideales para advertir sobre la presencia de intrusos, cuando no hay nadie en el establecimiento.

Las puertas, las ventanas y los accesos a las zonas críticas deben estar perfectamente protegidos mediante controles de acceso electrónicos y/o detectores que envíen una señal de alarma cuando se traspasen las barreras establecidas.

Un buen sistema de seguridad en tu restaurante no es un gasto, sino una inversión. Se pueden tener pérdidas importantes si no se toman las medidas adecuadas. Es fundamental que la instalación y el funcionamiento de tal sistema sean encomendados a una empresa reconocida. De lo contrario, el remedio podría ser peor que la enfermedad.

 

Fuentes de imágenes: Tecnicom  /  Habitissimo  /