En el éxito de un restaurante intervienen numerosos factores. Se trata de un negocio que se sostiene en varios aspectos técnicamente diferentes. La cocina, el servicio en sala, la limpieza, el manejo de los recursos, son áreas que exigen especialización y buen desempeño.

La coordinación de todas estas actividades, zonas, equipos de personal, materiales, etc., es la función del gerente encargado de gestionar el equipo de un restaurante.

El gerente es un líder, y, como tal, tiene como función influir positivamente en las personas. Para gestionar el equipo de un restaurante se requiere desarrollo personal y capacitación, incluyendo aspectos técnicos propios del establecimiento y otros que atienden a los vínculos y a las relaciones personales. Es preciso prepararse para la función a desempeñar.

¿Cuáles son las claves para gestionar el equipo de un restaurante?

1- Conocer a cada integrante del equipo. Es una condición fundamental para una buena gestión. Es importante tener presente que los trabajadores son personas que tienen sus propias necesidades, objetivos e intereses. Este conocimiento permitirá gestionar el equipo de un restaurante, de modo que cada persona ocupe el lugar en el que funcione mejor.

2- Liderar es inspirar y motivar. Si los empleados se involucran con el proyecto del restaurante, si lo hacen suyo, rendirán mucho más del mínimo exigido. Una sugerencia para lograrlo es realizar periódicamente reuniones con todos. La capacidad para dialogar, escuchar sus opiniones y sugerencias y atender a lo que tienen para decir, motiva y compromete.  De esta manera, cada integrante del equipo sentirá que realmente forma parte de la empresa.

equipo cocina

3- El gerente debe ser un modelo a seguir.  El ejemplo que ofrezca en su restaurante será imitado por los demás. Esto se aplica a todo: honestidad, ecuanimidad, cumplimiento de tareas, puntualidad, relaciones humanas.

4- La resolución de problemas al gestionar el equipo de un restaurante es una de las habilidades más complejas; si no se domina, el establecimiento puede volverse un caos. La capacidad para resolver problemas es imprescindible en un gerente o líder, porque los problemas aparecerán frecuentemente.  La anticipación de situaciones antes de que se conviertan en emergencia, es una habilidad imprescindible.

5- La tarea de gestionar el equipo de un restaurante incluye capacitar a cada persona. El objetivo es que cada uno pueda alcanzar su máximo desempeño.  La profesionalidad de todos es la meta; por tanto, hay que dedicar tiempo y recursos para la capacitación en el área en la que trabaja; el potencial más grande para el crecimiento de un negocio es la capacitación de las personas que en él trabajan.

La confianza y las habilidades del líder

6- Un buen líder genera confianza.  Si los integrantes del equipo reconocen las condiciones de liderazgo del gerente, se generará confianza mutua. Cuando los empleados están comprometidos con el restaurante y cuando confían en el jefe, se esmerarán para que todo funcione mejor.

7- El gerente da órdenes, pero también ofrece elogios.  El gerente o jefe del equipo es el responsable de que cada necesidad del restaurante esté cubierta a satisfacción. Por tanto,  si percibe que algún área no funciona como debería, debe intervenir y dar las órdenes necesarias para corregir la situación.

Es importante saber elogiar a los empleados cuando han trabajado satisfactoriamente, cuando han sabido desempeñar con éxito su tarea.  El reconocimiento hará que las personas se sientan valoradas, y esta valoración genera orgullo de trabajar para la empresa; se incrementa el sentido de pertenencia y el compromiso con los resultados.

8- Para gestionar el equipo de un restaurante es imprescindible  que el encargado se mantenga actualizado y que acepte  los cambios.  Son tiempos de renovación continua y el restaurante no puede mantenerse al margen. Por tanto, el gerente debe ser sensible a las nuevas modas y tendencias; debe involucrarse con las posibilidades que brinda la tecnología y aprovecharlas para su tarea.

equipo restaurante

El objetivo es el cliente

9- El foco de la mirada en el cliente. En torno a cliente girará el equipo del restaurante. ¿Qué busca el cliente en un restaurante? Esencialmente tres cosas: buena atención, una buena experiencia gastronómica y un ambiente disfrutable. Esos serán tres ejes centrales del trabajo del gestor.

10- Buen criterio para jerarquizar tareas. Los restaurantes implican numerosas obligaciones: atención a proveedores, suministros, bancos, pagos, nueva carta, nuevos productos, reuniones con los empresarios y un largo etcétera. Es muy importante atender a los aspectos claves cuando el momento lo exija.

11- La delegación de tareas.  El buen gerente delega. Si conoce las habilidades de cada persona del equipo, podrá asignarle tareas de más responsabilidad de las que habitualmente realiza.

12- Objetividad y equilibrio en las decisiones. Son rasgos especialmente necesarios cuando los empleados están involucrados. La objetividad se logra cuando se ha recabado información real. ¿Objetividad en qué? En determinar ascensos de los trabajadores, a la hora de contratar o abandonar proveedores o al crear la carta con nuevos platos.

13- Apoyar el concepto de sostenibilidad del restaurante. El restaurante es un negocio y, por tanto, debe producir beneficios económicos. Este es un punto importante al que el gerente debe atender para gestionar adecuadamente al equipo.

Si hay clientes, hay beneficios. Esta es una ecuación que no falla. Por tanto, del desempeño del equipo dependerá este resultado; y este desempeño es responsabilidad del encargado de gestionar a ese equipo.

La resolución de conflictos y problemas

El proceso para resolver problemas incluye:

  • Identificar el problema. Esto implica ir más allá de los síntomas, analizar las causas. Para ello se necesita una actitud permanentemente alerta, observadora del día a día.
  • Establecer prioridades. Si se presentan varios problemas simultáneamente, el gerente no debe abrumarse. La clasificación de los problemas le permitirá proceder con uno a la vez.
  • Definir el problema. Expresarlo con una breve oración que represente la esencia del problema. De este modo se encarará el núcleo del mismo.
  • Elegir a las personas que podrán ayudar a resolverlo. El gestor de restaurante tiene a su alrededor a su equipo y debe contar con él. Si conoce a las personas, logrará encontrar a los más aptos para superar cada obstáculo.
  • Pensar en equipo en todas las soluciones posibles y elegir las mejores. El buen líder no piensa solo, porque reconoce que la suma de ideas aporta.
  • Implementar la solución. Una vez que se ha tomado una decisión, debe ponerse en marcha inmediatamente, sin postergaciones.
  • Tomar medidas para que le problema no vuelva a surgir. En ocasiones, esto implicará decisiones desagradables, como por ejemplo tener que despedir a un empleado. Es preciso encarar la situación por más incómoda que sea.

La disposición de los recursos con el máximo de economía implica planear y pensar muy bien cada acción. Es muy fácil gestionar un restaurante cuando el dinero abunda, pero esto pocas veces es así. La relación coste beneficio tiene que ser favorable a la empresa, y la mayor parte de la responsabilidad recae en el gerente.