Una de las claves para conquistar y fidelizar clientes para tu restaurante es saber cómo presentar tu menú. Pero no se trata solo de emplear colores atractivos o una tipografía llamativa, sino que es esencial elegir un lenguaje adecuado y saber de qué manera dirigirte a tu público. El objetivo será destacar tus platos y transmitir la propuesta de valor de tu restaurante o negocio hostelero.

En este sentido, debes tener en claro que no es lo mismo llamar la atención de los comensales que conquistarlos. Cuando conquistas un cliente, te aseguras de que has ganado un socio o un cómplice para el crecimiento de tu negocio.

Una persona que voluntariamente decide convertirse en un comensal fiel de tu restaurante pasa a ser parte de tu equipo comercial, y te ayudará a seguir conquistando nuevos clientes y ganando una mejor reputación, a través de sus recomendaciones.

Creando una cartera comercial

Formas de presentar el menú de un restaurante

También debes considerar que, generalmente, resulta más fácil y económico hacer que un comensal vuelva a confiar en tu restaurante tras tener una óptima primera impresión de la calidad de tu servicio, que corregir errores o conquistar nuevos clientes ‘a ciegas’.

En otros términos, ser estratégico a la hora de fidelizar clientes es más inteligente y rentable para tu restaurante que invertir mucho dinero en publicidad, pero fallar al momento del contacto directo con los clientes.

En la práctica, uno de los aspectos fundamentales para conquistar clientes es saber cómo presentar el menú de tu restaurante, poniendo en cada palabra la esencia que te ha llevado a enamorarte del mundo gastronómico.

¿Te parece esta de optimizar tu menú una tarea difícil? Pues no te pierdas los consejos que seleccionamos a continuación para ayudarte a elaborar el menú perfecto para deslumbrar a tus clientes desde el primer vistazo.

4 consejos para presentar el menú de tu restaurante y convencer a tus clientes

Aquí encontrarás algunas ideas prácticas para diseñar el menú de tu restaurante de forma atractiva y eficaz:

  1. Antes de nada, conoce a tu cliente

Antes de poner en práctica cualquier acción comercial o estrategia publicitaria, necesitas definir bien quién es tu público.  O, en otros términos, qué tipo de personas deseas conquistar como clientes de tu restaurante.

Jamás debes perder de vista que la principal función de un buen menú es transmitir la propuesta de valor de tu restaurante en cada plato o bebida que ofreces a los comensales. Por ello, no hay una carta perfecta para todos los restaurantes, sino que el mejor menú es aquel que conecta más armoniosamente con tus comensales.

Lo mismo vale para tu estrategia de marketing, en especial si decides (y te aconsejamos que sí lo hagas) invertir en marcar presencia en las redes sociales. Tus campañas y publicaciones deben estar dirigidas a tu público específico para generar un impacto positivo y devolver resultados concretos. En caso contrario, terminarás desperdiciando tu presupuesto con acciones poco eficaces.

Menú restaurante

  1. Combina el diseño de tu menú con la identidad de tu marca

El diseño y el estilo de tu menú siempre deben estar en armonía con lo que buscas transmitir a tus clientes en tu restaurante. La identidad de tu negocio es una construcción que comprende todos los detalles de tu negocio: desde la ambientación del espacio, los platos que sirves, hasta la forma de presentar el menú y atender a los clientes.

Si quieres generar una primera impresión más elegante, apuesta por el ‘menos es más’ al elegir el presentar tu menú. El diseño minimalista es uno de los ‘trucos’ de los restaurantes de alta gama para obtener una carta sofisticada y siempre vigente, cuya principal función es permitir que el contenido se destaque.

Independiente de optar o no por un estilo minimalista, debes considerar que los colores y la estética general de tu menú deben favorecer la lectura y poner en valor el texto; no hay que desviar la atención del comensal o dificultar que entienda lo que está escrito. Detalles prácticos como una buena paleta de colores, el tamaño de la fuente y unas atractivas imágenes, serán muy útiles para tu objetivo.

  1. Combina textos e imágenes para optimizar la lectura

Nuevamente hay que recordar la importancia de priorizar la comprensión del cliente, y no el aspecto del menú. Por supuesto que el diseño es un recurso esencial para captar clientes y transmitir una imagen atractiva de tu negocio.

Así mismo, si tienes una carta muy vistosa, pero si su contenido no transmite la esencia de cada plato, estará sirviendo más como una decoración que como un menú de restaurante.

¡Tu menú es un contenido y el contenido es el rey! Por ello, sus textos y su configuración deben estar planificados para captar la atención y comunicarse con los clientes de forma fluida. Los textos muy largos suelen resultar agobiantes y desincentivan que el cliente lea la descripción de lo que ofreces. En consecuencia, es probable que tus camareros tengan que explicar constantemente de qué se trata cada plato o bebida, lo que afectará su productividad.

Otros puntos clave para facilitar la lectura serán contar con una buena paleta de colores, elegir un tamaño de fuente apropiado y resaltar las palabras clave para transmitir el mensaje y mantener la atención del comensal. Además, siempre es aconsejable incluir fotos en tu menú, asegurándote de incluir solo imágenes de buena calidad que valoricen cada plato.

Al visualizar los platos que están para los pedidos, los clientes suelen sentirse más seguros sobre sus pedidos. Y ello reducirá los sentimientos de frustración por incompatibilidades entre lo que se imaginaban comer y el plato que llega a su mesa. Además de ahorrar una buena cantidad de tiempo en el servicio a cada cliente… 

  1. Cumple con tu palabra y jamás defraude al comensal

Por último, pero no menos importante, recuerda que tu menú siempre debe estar en correspondencia con la realidad. Falsas promesas o fotos engañosas no solo no ayudan a conquistar clientes, sino que pueden perjudicar gravemente la reputación de tu negocio. La honestidad y la transparencia son aspectos innegociables a la hora de conquistar la confianza de la clientela.

Por ello, no exageres ni mucho menos mientas a los clientes al presentar el menú de tu restaurante. Aunque puedas crear una carta soñada con bellísimas imágenes y textos optimizados, si estas calidades no se reflejan en tus platos y en tu servicio al cliente, inevitablemente los comensales tendrán una mala impresión de tu emprendimiento, y difícilmente volverán o te recomendarán a otras personas.