Las terrazas en nuestros bares y restaurantes siempre son tendencia, especialmente cuando llega la primavera y del verano. Nuestros clientes prefieren espacios abiertos, después del uso continuado del comedor interior.

El calor invita a espacios desestructurados y aireados. Por eso, la terraza de tu restaurante será una propuesta de valor que atraerá a los clientes.  Espacio para comida o cena, para una copa o para el café de sobremesa, la terraza de tu restaurante predispone a buenos momentos. Por tanto, merece toda nuestra atención y dedicación.

Ubicación de la terraza de tu restaurante

Existen locales privilegiados que cuentan con un espacio para habilitar una terraza.  Un patio interior o exterior, aunque sea pequeño, es un lugar especialmente apto. Un balcón o una azotea habilitada para el tránsito de personal, permitirá crear una terraza perfecta. Pero no siempre se cuenta con el espacio adecuado.

terraza al mar

¿Cómo resolver el tema de falta de espacio?  Instalando la terraza del restaurante en la acera, siempre previa autorización administrativa. Se trata de un sistema práctico, cómodo y atractivo de ubicar la terraza de tu restaurante.  Algunas sugerencias para que funcione bien y sin problemas:

  • El primer aspecto que hay que tener en cuenta para instalar la terraza de tu restaurante es la normativa. Cumplir con las leyes y ordenanzas en fundamental. Cada ayuntamiento tiene sus disposiciones particulares y es conveniente atenderlas cuidadosamente.

Las normas establecen que, para disponer de una terraza, el restaurante debe realizar una serie de trámites. Se trata de solicitar permisos y de obtener licencias básicas. Las fundamentales son la licencia de obras y la licencia de apertura. Estos trámites se realizan en el ayuntamiento y son formularios que hay que completar, junto con el pago de tasas.

Una vez que se ha presentado la solicitud, un técnico visitará el restaurante e inspeccionará el lugar y el proyecto. De esta inspección surgirá un informe y, si es favorable, podrá instalarse la terraza. Si no lo es, no hay más remedio que obedecer y desistir de la idea.

Siempre hay que recordar que, si la terraza se ubica en un espacio público, el restaurante deberá abonar un alquiler durante el tiempo que se mantenga funcionando.

  • Es conveniente marcar el espacio autorizado con líneas dibujadas en el pavimento. Evitará problemas con los vecinos. En general, las ordenanzas establecen que las líneas deben ser entrecortadas y de un ancho no mayor a los cinco centímetros.
  • El respeto a los bienes urbanos no se negocia. El mobiliario y la circulación de personas en la terraza nunca debe perjudicar a árboles, señalizaciones municipales, paradas de autobús, carriles de bicicletas, entradas de edificios o garajes.

Hasta aquí las condiciones para definir el territorio. Es momento de planear la ambientación y el funcionamiento de la terraza de tu restaurante.

terraza

Montando la terraza

La terraza de tu restaurante debe ser concebida como un todo con el resto del local. Este espacio tiene que reflejar la imagen corporativa del restaurante. Por lo tanto, al planearla es preciso tener en cuenta ese concepto general que se visualiza en todo el restaurante.

Algunas sugerencias:

  • La ambientación. El cliente espera disfrutar de un ambiente cómodo y agradable. El mobiliario hace a la comodidad y en el mercado se ofrecen muebles especialmente creados para terrazas. Mesas, sillas, taburetes de aluminio, acero inoxidable, madera o material textil son muy apropiados para este espacio. Algún sillón cómodo, si hay lugar suficiente, hará más acogedor el lugar.
  • Es posible disponer de mamparas rígidas, transparentes, en los laterales de la terraza. Se solicitará la autorización municipal para colocarlas. En caso de usarlas, hay reglamentación estricta acerca de estas estructuras. Tienen que ser de vidrio de seguridad de doble capa y su altura máxima no superará los 1,40 metros desde el piso.
  • La estética y la decoración también son importantes. Atención a los manteles, la situación de intemperie exige sistemas para que no se vuelen y que sean, además, antirreflejo. Plantas y flores le dan vida al espacio. Además, las pizarras son útiles y sirven a dos fines: por un lado, se pueden promocionar ofertas; por otra parte, pueden exhibirse frases motivadoras y optimistas que muestren el espíritu del lugar.
  • La temperatura. Es un tema muy importante que hace al confort de la terraza, tanto en verano como en invierno. Es necesario aclimatar la zona con elementos que contribuyan a atemperar las temperaturas ingratas, como parasoles y biombos cortavientos. Los sistemas de climatización son muy útiles.
  • Grandes calentadores en invierno y ventiladores en verano también generan bienestar. Con ellos se asegura la protección mínima contra el exceso de sol, viento, calor. Se han ido imponiendo los sistemas de climatización por agua nebulizada o pulverizada, en las terrazas de los restaurantes. Cuanto más se controle la temperatura en la terraza, más se prolongará su uso.

Más factores a considerar

  • El servicio en la terraza. Es un asunto a tener en cuenta. Los clientes que optan por la terraza, eligieron el restaurante. Por tanto, esperan la misma buena atención que si se hubieran ubicado en el interior del local. Es conveniente disponer de camareros que se ocupen exclusivamente de la terraza. De esta manera quienes disfruten de ese espacio estarán bien atendidos.
  • La circulación de personas es importante. Es bueno aprovechar al máximo el espacio, pero sin abarrotarlo. La gente tiene que llegar cómodamente a su silla y salir de ella de la misma manera y los camareros podrán desplazarse con cierta soltura para acceder a todas las mesas. Las aglomeraciones nunca son buenas.
  • Trabajo extra. Es innegable que montar una terraza implica trabajo extra. Generalmente se arma en el día y se desarma cuando el restaurante cierra. Esto supone disponer de un lugar para el acopio de muebles y materiales, lo que genera unos gastos. Por esta razón, hay restaurantes que cobran un plus por el servicio en la terraza; cuando esto ocurre, el cliente tiene que estar enterado de tal decisión, por lo que debe anunciarse debidamente.

La terraza es una propuesta de valor que puede determinar que tu restaurante sea el elegido. La competencia también lo sabe, y por ello es necesario esforzarse para crear la mejor terraza de la zona.