Montar bares y restaurantes nuevos siempre ha sido un asunto complejo. Parte importante de los riesgos y dificultades residen en el espacio físico que adquirimos para darle vida a nuestro proyecto soñado. Así que el alquiler del local de tu negocio es un aspecto que definirá el éxito de la propuesta.

En la calle abundan los locales denominados coloquialmente “caza bobos”. Nos referimos a sitios en donde se ha intentado realizar proyectos similares y que por una o varias razones no han funcionado. Muchos de estos simplemente no funcionarán, por más que “le demos la vuelta”.

Por ello, aquí traemos algunos consejos que serán de utilidad a la hora de dar este paso tan crucial en el éxito y futuro de tu próximo negocio.

Verifica el historial de licencias del local

Elegir el alquiler del local de tu negocio no se trata de simplemente de hacerle caso a tu instinto. Existen formas de analizar a fondo cómo les ha ido a las propuestas comerciales que posteriormente cobraron vida en dicho espacio.

Lo primero es verificar el estado de las licencias. En cada municipio existe una oficina de urbanismo con el historial de los permisos y visitas realizadas al local en cuestión. Precisamente allí podrás encontrar los problemas a los que se enfrentaron los antiguos dueños.

Si vemos que las instalaciones han sido frecuentemente traspasadas cada seis meses o un año, deben encenderse las alarmas. Después de todo, si el sitio fuera tan bueno probablemente no lo venderían, o su precio sería realmente costoso.

Pide la opinión de los vecinos antes de pactar el alquiler del local de tu negocio

Además de revisar el estado de las licencias, nunca estará de más pedir una opinión de quienes posiblemente visitaron el lugar. Ellos podrán decirnos si el sitio cerraba regularmente por alguna anomalía, o si los inspectores sanitarios realizaban visitas constantes.

local para restaurante

Otras personas podrían decirnos si el local estaba sucio, deteriorado o si hay algún problema relacionado con la seguridad. Las percepciones de los particulares son importantes y abrirán nuestra visión sobre la viabilidad del lugar.

De esta forma, también tendremos información extra del entorno, que no puedes conocer si no formas parte de la comunidad. Quizás haya un competidor muy fuerte cerca y esto nos obligará a replantearnos la planificación inicial.

Compara el coste del alquiler con tu margen de ganancia probable

Comparar la zona, el coste del alquiler y nuestro plan de trabajo será vital para garantizar la viabilidad del negocio. Por lo general, la renta del sitio no puede superar el 12% de las ganancias que pensamos registrar.

Si en nuestro plan inicial y en los primeros meses de actividad comercial no mantenemos esta proporción, tendremos indicios de que el futuro será cuesta arriba. Por eso debemos hacerlos la siguiente pregunta: ¿El local, la ubicación y el proyecto nos permitirán ganar lo necesario para mantener esta relación?

Otra hipótesis que podríamos plantearnos es la siguiente: ¿habrán sido exitosos los propietarios anteriores teniendo en cuenta el producto ofrecido? Las proyecciones nunca nos lo dirán todo, pero es necesario hacer este ejercicio de abstracción. Claro que debemos tener una idea sobre lo que generalmente ganan los negocios similares al nuestro.

Investiga cuales son los motivos por los cuales el dueño quiere realizar el alquiler

Nadie con dos dedos de frente entrega una mina de oro. Esto mismo ocurre con un comercio y cuando tenemos un sitio que registra fuertes ventas lo lógico es garantizar su continuidad.

Por ello, antes de concretar un acuerdo debemos tratar de entender las razones por las cuales el dueño lo ha puesto en alquiler. Por ejemplo, si el dueño indica que ha recibido denuncias por el ruido o falta de insonorización, debemos abrir nuestro bar en otro lugar.

Pero si el contrario, el dueño simplemente está a las puertas de su retiro y no tiene herederos, entonces sus intenciones tendrán una explicación lógica. Ese tipo de personas no huyen de un problema económico, sino que simplemente buscan un descanso.

Revisar a fondo el local

No puedes entrar a las instalaciones y simplemente pensar en cómo se verá la zona de recepción de clientes. La idea es que investigues cada rincón, preguntes y pruebes todo. “¿Los muebles se ven muy desgastados?” “¿Existe algún problema de electricidad o agua?” Ser analíticos y muy curiosos es la clave.

Ponderar estos aspectos será importante a la hora de cerrar una negociación rentable. Además, no podemos tener en cuenta únicamente la cuota del alquiler: el pago de servicios, los gastos de comunidad, el mantenimiento del lugar y las finanzas, son temas que debes estudiar a fondo.

Cualquier detalle desapercibido podría ser crucial y definir el futuro comercial de tu bar o restaurante. Por eso debemos revisar a fondo el estado del lugar, el acuerdo escrito y todos los factores que puedan impactar a nuestra actividad comercial. A la hora de elegir alquiler del local de tu negocio, lo mejor es ser prudente.

Fuentes de imágenes: BienesOnline  /  Talaya Ambrona

Comparte