Hay muchos oficios para los que el uniforme es un elemento, además de distintivo, muy importante. También es obligatorio. La uniformidad es un aspecto importante a tomar en cuenta cuando se tiene personal a cargo en un restaurante.

¿Por qué usar uniforme?

Usar uniforme tiene varias razones. Primero, es la manera más sencilla de identificar a las personas. Es el caso concreto de los camareros. Otra razón es la seguridad; la ropa usada en la cocina o por el personal de limpieza, está especialmente diseñada para evitar lesiones.

La imagen del empleado también es importante para el público, pues ayuda a generar confianza.  La ropa de calle influye decisivamente en la reputación del negocio. Sin embargo, la razón principal para que médicos, enfermeros o empleados de hostelería usen uniforme, es la higiene.

La ropa que se utiliza a diario para ir a la calle o para estar en casa es un vehículo de polvo, microbios y bacterias. La uniformidad es una barrera para esos microorganismos que se pueden alojar en la ropa o en el cuerpo. Por ello, el uso del uniforme es la mejor manera de prevenir la contaminación en un restaurante.

Cuándo llevar uniforme

uniformidad

Los contratos de trabajo suelen contemplar el uso del uniforme. Cuando el empleado lo firma, se compromete a ello. De la misma manera, la empresa se compromete a entregarlo en la talla apropiada. El trabajador asume la obligación, no sólo de usar el uniforme, sino de mantenerlo en buen estado.

Paso a paso para utilizar correctamente la uniformidad

Al llegar al restaurante, lo primero que debe hacer el empleado es realizar el cambio de ropa. Para que esto se cumpla de manera apropiada, se debe contar con vestuarios y armarios que tengan suficientes compartimientos. La ropa de calle debe estar separada de la ropa de trabajo.

Para que el cambio de ropa se haga de la manera correcta, el dueño o los encargados del personal, deben instruir a los empleados. La gestión de la uniformidad incluye no suponer que las personas saben cómo realizar este procedimiento.

Aquí vemos el paso a paso:

1.- Ponerse la mascarilla en los casos que lo precisen.

2.- Utilizar el gorro o redecilla, indispensable siempre que se manipulen alimentos, para evitar que puedan caerle cabellos.

3.- Realizar un meticuloso lavado de manos.

4.- Un uso diario de guantes.

¿Qué tipo de ropa de trabajo usar?

En la cocina

La ropa usada en cocina está diseñada para evitar accidentes y proteger a quien la usa. Las personas en la cocina deben utilizar:

Prendas de algodón no inflamable. La composición ideal es 50% algodón, 50% poliéster. Esto permite, además, que se absorba la transpiración.

Chaquetas cruzadas. Protegen el pecho del calor y de salpicaduras o derrames de líquidos calientes.

Botones fáciles de quitar. Este detalle es importante, ya que permite retirar el saco rápidamente en caso de quemaduras.

Gorro o redecilla de buen tamaño. El gorro debe cubrir todo el cabello. Las personas de cabello largo deben recogerlo en una cola o moño que no permita que se salga.

Mandil o delantal de tela resistente. También puede ser de plástico, ya que su función es proteger el cuerpo de accidentes y la ropa de manchas. El largo recomendado es unos centímetros debajo de las rodillas.

En contacto con el público

La ropa de las personas que tienen contacto con el público como cajeros, anfitriones o camareros, es en sí misma un concepto. La ropa dice mucho sobre qué tipo de establecimiento se está visitando, por lo tanto, debe elegirse en concordancia con esto.

Buenas telas. Es necesario recordar que el uniforme es de uso diario. Para que dure más, se utilizan telas resistentes y fácilmente lavables.

Modelos cómodos. El modelo debe permitir al empleado moverse.

Uniformes a la moda. También es importante que sea ropa que se vea bien, pues el empleado dará una buena imagen y al mismo tiempo se sentirá seguro de sí mismo.

Los zapatos en la uniformidad de las personas que trabajan en la cocina

Los zapatos son un elemento importante del uniforme. Sus funciones son varias y todas igual de importantes. La primera es proteger los pies de accidentes, como la caída de objetos pesados o cortantes. También de derrames de líquidos o aceite caliente.

Las suelas deben ser anti resbalantes, para evitar caídas en zonas que suelen estar mojadas, como áreas de lavado de platos u hortalizas. Estas suelas también están diseñadas para personas que pasan gran parte del día de pie. Por esto, reducen el peso en pies, piernas, caderas y espalda. La finalidad es evitar la fatiga muscular, que genera dolores y cansancio.

El material de los zapatos del personal de hostelería también debe ser fácilmente lavable. Los zapatos pueden ser una fuente de contaminación, así que debe estar limpios. Además, se debe cuidar que no estén rotos, pues en las grietas se pueden alojar bacterias y microbios.

la uniformidad

Acondicionamiento de las instalaciones de aseo personal

En estas instalaciones se vela por el cumplimiento de las disposiciones legales que se refieren a la limpieza del personal, descanso y bienestar durante las horas de trabajo en el restaurante u hotel.

Para que esta normativa se cumpla, debe haber vestidores con espacio suficiente y separados por sexo. También se debe contar con armarios par aguardar la ropa de calle. Por último, lavabos para realizar el aseo correctamente.

Recomendaciones generales

Para un uso óptimo de la uniformidad, existen unas recomendaciones fáciles de seguir:

  • Evitar el uso de todo tipo de accesorios y joyas. Los aretes, anillos, relojes, pulseras, etc. pueden caerse en la comida. Es un desagradable accidente para los comensales. También generan contaminación, ya que las bacterias se alojan en ellos o pueden impedir una higiene correcta.
  • No utilizar el uniforme fuera del área de trabajo. También evitar ensuciarse en lugares como despensas o almacenes, aunque formen parte del mismo restaurante.
  • Abrochar todas las prendas. Esto incluye pantalones, chaquetas, tapabocas o cualquier otra.

 

 

Fuentes de imágenes: Le Cordon Bleu   /   Revista La Barra  / Lamat

Comparte