Iván Cerdeño sigue brillando en el escenario de la gastronomía. El chef toledano es una fuente inagotable de ideas y de proyectos. Su cocina es un maravilloso mundo en donde la historia manchega y el entorno se funden creativamente.  Revitalizando toques del pasado burgués y del presente toledano,  Iván Cerdeño consigue destacarse por sus creaciones. Dueño de un talento excepcional consolidado por experiencia y formación, el joven chef prueba que el futuro gastronómico de la región está asegurado.

Iván Cerdeño en El Cigarral del Ángel Custodio  

El Cigarral del Ángel es una magnífica finca de recreo de cien mil metros cuadrados, la más antigua de Toledo.  Jardines con flores coloridas, paseos arbolados, fuentes, plazas, terrazas, ermita propia, crean el entorno perfecto.  Dispone de una de las vistas más espectaculares de Toledo, a orillas del Tajo. Allí el restaurante Ivan Cerdeño se vuelve un encanto más para los clientes. 

Seguramente el lugar lo inspira, pero existe en el chef una fuerza impulsora que lo lleva a asumir siempre nuevos retos.  Su cocina consigue recuperar y actualizar la huella gastronómica que dejaron las diversas culturas que poblaron el lugar. Paisaje, historia y gastronomía se integran en una maravillosa experiencia en la que se funden sensaciones y emociones.

Cigarral Angel Custodio

Una carta que concreta los principios del proyecto del chef

Visitar el Restaurante de Iván Cerdeño en el Cigarral no es solo ir a comer, es disfrutar la vida y de una experiencia muy especial. Su carta se destaca por la maestría en la que combina verduras, caza y productos del mar.

El comensal se deleita con platos como  la anguila ahumada con tuétano de corzo.  La anguila es un ingrediente protagonista en varios platos del chef. El mismo cocinero explica que era un plato fetiche en las grandes mesas del pasado. En la zona del Cigarral había un criadero hasta mediados del siglo XX.

El champiñón en vinagrillo y la tarta de zanahoria y curry, son platos que ponen en valor las verduras que crecen en el lugar.  Espinacas guisadas con mantequilla limón, y espardeña, el pimiento verde con menta y sardinas, el pimiento rojo acompañado de bacalao y marupa, nos llevan a la conjunción perfecta de sabores, colores, aromas, texturas.

La montaña y el mar también se unen en la carta de Iván Cerdeño. El erizo con morrillo, la molleja de ternera a la brasa con fondo de anchoa y alcaparras, las milhojas de pollo asado crujiente y caviar, muestran y originales combinaciones.

Iván Cerdeño

Platos de caza y mucho más

La caza ocupa un lugar importante en el menú del restaurante del joven chef. La terrina templada de liebre y el tartar de corzo, son bocados que permanecen en la memoria.

Un plato estrella en su carta es el  ‘Sabayón de Invierno’. Se elabora con caldo de patata, espuma de tupimambo, raíces, tubérculos, hongos, salsifíes, yema de huevo y trufa. El sabor más intenso de la tierra toledana en un mismo plato.

Una descripción de la cocina de Ivan Cerdeño debe incluir el esponjoso bizcocho especiado con helado de queso manchego y crema de azafrán, sus ‘Recuerdos de Toledo’.  También vale mencionar la Peralada, su plato de pera confitada en sartén con mantequilla, bizcocho, helado y crujiente de castañas con trufa laminada. En nuestro paladar este plato nos retrotrae a los cultivos de pera que rodeaban antiguamente el cigarral.

Vida y talento de Iván Cerdeño

Iván Cerdeño nació en Toledo, el 20 de noviembre de 1979.  Creció integrado a la cocina del restaurante de sus padres, el Tic-Tac, en Mocejón.  La tradición familiar seguramente fue importante influencia, pero el talento hizo lo suyo. Iván estudió en la Escuela de Cocina Toledo y su primer lugar de prácticas fue el Restaurante El Bohío, en Illescas.

Iván Y Pepe

Con su madre conoció la cocina manchega tradicional, y con sus maestros aprendió a crear, a concretar las ideas que su mente le iba generando.  Trabajó en los fogones de Koldo Rodero, en Pamplona, en donde llegó a ser jefe de cocina.

Iván tuvo la extraordinaria oportunidad de entrar a formar parte el equipo del Celler de Can Roca. Los hermanos Roca marcaron su perfeccionismo y su valoración del trabajo de equipo.  También trabajó durante dos años en el restaurante Landau del Hotel Langham de Londres, junto a Andrew Turner. Y ya armado con estas valiosas experiencias, se unió a los Hermanos Rodríguez para poner en marcha el proyecto  de La Casa del Carmen, que obtuvo su primera estrella Michelin en 2013.

Luego se trasladó a Toledo. Con Annika, su esposa, abrió el Carmen de Montesión, restaurante que recibe una estrella Michelin en 2014. Cinco años después, la cocina de Iván Cerdeño brilla esplendorosa en el restaurante que lleva su nombre en el Cigarral del Angel Custodio.  En el año 2019, este restaurante fue reconocido también con una estrella Michelin.  Recibió también el Premio Nacional de Hostelería a la Innovación. Toledo se encumbra en un sitial de prestigio en el ambiente gastronómico.

Varios reconocimientos premian y reconocen la labor profesional y el talento de este joven chef.  Su reto es lograr las mejores sinergias entre producto, territorio, tradición y actualidad. Respeto y veneración por el pasado y por los productos, y un estilo innovador que siempre va a más, auguran un futuro muy prometedor para Iván Cerdeño y para la cocina toledana.