La gestión de restaurantes ha experimentado una conmoción por la nueva realidad que puso en escena el coronavirus.  La gente ha cambiado, sus hábitos y preferencias son diferentes. Por otra parte, los protocolos sanitarios establecen muchas medidas que cambian las rutinas en la gestión de nuestros restaurantes. ¿Crees que alguna de estas herramientas aumentará el rendimiento de tu negocio? ¿Utilizas alguna de ellas?

Para que el negocio permanezca alineado con las nuevas tendencias, es necesario hacer frente a nuevos desafíos que atiendan a las necesidades actuales.  El presente reclama nuevas formas de gestionar y es sencillo intuir un futuro con muchas incertidumbres.

En este escenario de cambios que augura un futuro incierto, la tecnología es un salvavidas importante para la gestión hostelera.  Los desarrolladores no han dejado de trabajar para ofrecer soluciones que alivien la carga de los gestores de bares, restaurantes y hoteles.

Algunas herramientas ya estaban creadas cuando llegó la pandemia, pero en estos tiempos han cobrado relevancia fundamental. Otras son el resultado de innovaciones con el foco puesto en la problemática actual.

5 herramientas destacadas para la gestión de restaurantes

El gestor de restaurante tiene a su disposición recursos auxiliares que le permitirán resolver con menos estrés cada situación.

Interconexión digital de objetos con Internet

5 herramientas para el futuro de la gestión hostelera

El Internet de las cosas es un concepto que se ha vuelto muy relevante en el presente y que, seguramente, tendrá más vigencia aún en el futuro.  ¿De qué se trata? Básicamente permite generar redes de conexión de objetos físicos a través de  Internet.  De esta manera se potencia la utilidad de máquinas y equipamientos.

El internet de las cosas exige:

  • Que los dispositivos que se conectan sean equipados con chips, sensores o antenas  que permitan la comunicación con otros. Se pueden conectar refrigeradores, lámparas, relojes, cafeteras, televisores, cámaras, y un muy largo etcétera.  
  • Una red como wifi, Buetooth, datos móviles.
  • Un sistema de control, es decir una célula central en un dispositivo que procese las comunicaciones y permita las conexiones.

Este tipo de aplicaciones y tecnología, aplicado a la gestión de restaurantes, puede mejorar el servicio directo al cliente. Ya se ven en el mercado máquinas de café, hornos, neveras  y muy diferentes maquinarias conectadas entre sí.  Se operan desde el dispositivo. Pero también, permite recopilar información de todas las máquinas del local, de modo que en cualquier momento podamos conocer datos de consumos y de gastos. Con ello, se puede llevar la contabilidad del negocio con máximo detalle.

Los cajones inteligentes de cobro automático, cashlogy

Los cajones inteligentes son una herramienta auxiliar muy necesaria para la gestión hostelera.  Las máquinas permiten conectarse directamente con el TPV.  Con el cashlogy, se reducen los errores de caja y se mejoran las cuentas del restaurante. Se automatiza la gestión, se aceleran los procesos de cobro y se aporta mayor seguridad al dinero, ya que actúa como una caja fuerte.  El dinero que entra no puede salir hasta que el gestor lo autorice.

¿Cómo funciona? El cliente o el camarero introduce el dinero en el cashlogy y la máquina realiza todo el proceso de control de legitimidad de los billetes, de conteo y de la vuelta a dar al cliente. Con ello se tarda mucho menos que una persona en hacerlo, sin equivocarse. Permite controlar el efectivo del negocio, obtener información de las aperturas y cierres de caja y recibir notificaciones de las máquinas.

Quioscos de autopedido

Los kioskos de autopedido

Los quioscos de autopedido han revolucionado la atención al cliente.  Estas máquinas son una herramienta fundamental para la gestión de todo tipo de restaurantes.  Disminuyen las esperas de los clientes y los errores en las tomas de las comandas.  La atención se realiza de forma rápida y precisa, y el cliente puede pagar en el mismo momento con su tarjeta.

Los nuevos quioscos de autopedido incluyen funcionalidades e integraciones muy útiles. Los hay con reconocimiento facial.  También existen algunos que conectan con una pantalla táctil que permite a los clientes hacer sus pedidos  antes de entrar al restaurante. Para evitar el contacto físico con las máquinas, se han creado quioscos que se activan con la voz.

Además de simplificar el proceso de pedidos y reducir los tiempos de espera de los clientes, los quioscos recopilan información vital para la toma de decisiones.  Son una gran herramienta para agilizar y optimizar la gestión hostelera.

Carta digital

La carta digital es un formato que ha llegado para quedarse.  Limita el uso compartido de material.  Desaparecen las cartas de papel o cartulina que se trasladan de un lugar a otro y en su lugar, surgen los menús digitales. El cliente los consulta desde su smartphone y selecciona los productos que quiere consumir. Una vez finalizado el proceso, confirma el pedido y este va hacia la cocina.  Es una modalidad muy eficiente que reduce errores y que economiza tiempo y personal.

El sistema más sencillo es el que utiliza un código QR que se ubica en las mesas y en lugares visibles del restaurante. Escaneándolo, el cliente dispone del menú. Es un formato muy económico, puesto que no hay que reponer  cartas dañadas ni rehacerlas cada vez que cambie el menú o los precios. En la carta digital todas las modificaciones se realizan fácilmente y siempre está actualizada.

Big data

Los big data son paquetes de información que incluyen grandes cantidades de datos. Sirven para ver patrones, comportamientos y tendencias, y permiten responder a preguntas interesantes para mejorar la gestión hotelera. Analizando big data, el gestor puede saber cuál es el plato más pedido en los restaurantes de su tipo y en el suyo propio, cuál es el gasto promedio de sus clientes, qué camarero funciona mejor, por ejemplo.

La modernización y la introducción de innovaciones tecnológicas es imprescindible para mantener la competitividad. Aprovechar herramientas para potenciar la gestión de tu restaurante redundará en un aumento de la rentabilidad.