Dentro de la organización de un restaurante, la toma comandas es una de las acciones más importantes para el correcto engranaje de servicio. Una comanda es el pedido que cualquier cliente hace en un establecimiento de comidas y en ella se establece lo que se va a comer y beber.

Tomar comandas sirve para llevar un mejor control de las salidas de productos a través de las materias primas; de esta manera también es posible establecer pérdidas. Otro elemento importante que puede establecer una comanda es indicar la tendencia de consumo.  Y como es lógico, sirve como garantía en el momento de hacer el cobro al cliente.

Historia de la comanda

En sus inicios las comandas eran verbales. El camarero –o quien cumpliera su función- debía memorizar los pedidos. Con el paso del tiempo y con la profesionalización del arte culinario, las comandas fueron escritas. De este modo empezó a desarrollarse un método: el camarero tomaba el pedido y daba sugerencias por cada comensal; esto ha ido siendo así por bastante tiempo.

Aún se sigue usando la comanda escrita, pero los camareros después la digitalizan en pantallas táctiles. Dichas órdenes de pedido aparecerán directamente en la cocina donde un encargado especial o el propio chef cantan los pedidos.

Las comandas en tablets

tablets

La sociedad evoluciona y las innovaciones tecnológicas están de plena actualidad constantemente. Por supuesto, la comida no podía quedar al margen; surgió la cocina molecular, por ejemplo, y los vinos son mucho más controlados gracias a la tecnología. Fruto de esta evolución tecnológica, también hay cambios en las comandas.

En la actualidad, ya existen cartas electrónicas, también denominados menús electrónicos. Esta innovación permite vincular directamente al cliente con la cocina, por medio de una Tablet.  Todo indica que aunque aún no es una tendencia mayoritaria, será progresivamente masiva; el resultado será una manera ágil y más íntima de hacer los pedidos en un restaurante.

Mayor intinidad

Existen restaurantes que ya vienen funcionando bajo esta modalidad. Como vemos, tomar comandas con tablets genera un ambiente más íntimo en la mesa y los clientes no serán interrumpidos por el camarero mientras conversan, sino que todo funciona de manera digitalizada. Una Tablet es entregada en la entrada y esta fijará la ubicación del cliente que hará el pedido.

La calidad gráfica que permiten las tablets hace que el cliente active espacios cerebrales que lo impulsen a pedir mejor.  Toda una revolución acorde a los tiempos actuales de alto desarrollo tecnológico.

Por otra parte, no es de uso nada complicado. Y más aún si consideramos que las nuevas generaciones de clientes se van acostumbrando a manipular dispositivos electrónicos similares en la vida cotidiana.

El uso progresivo de las tablets para tomar comandas tiene sus consecuencias. Por ejemplo, se puede prever que se irá prescindiendo de los camareros. Esto puede generar algún problema, pero todo cambio tecnológico lleva consigo este inconveniente. El trato también será más frío e impersonal en el restaurante; como contrapartida, habrá un ahorro notorio en gastos.

evaluación servicio

Ahorro y eficiencia

La reducción y optimización del personal, es una de las áreas donde los costos se verán reducidos. De igual modo se pueden hacer ahorros en reimpresiones de menús o de cambios en los mismos. Todo esto significa dinero, ahorro en gastos y costes que el negocio se ahorrará.

Acostumbrada como está la sociedad al manejo de compras por internet, será un cambio nada complicado. Los pedidos se realizan de manera táctil, hay formas de anular o borrar una mala elección; también permite una mejor interacción entre establecimiento, cocina y cliente.

¿Adiós a los camareros?

Es importante señalar que bajo esta nueva modalidad se le dice adiós a las largas esperas de los camareros. A los camareros distraídos que hacen interminables las esperas por el pedido. La comunicación directa con la cocina hace posible el ahorro de tiempo. Con el ahorro de tiempo la rotación de mesas –tan importante para un negocio de restaurante- aumenta.

De todas maneras, los camareros siempre serán necesarios. Estos se especializarán más aún y se encargarán de los detalles, de hacer más confortable la presencia del cliente en el restaurante, optimizando tu rendimiento; siempre será importante la existencia de personas pendientes de la comodidad de los clientes en un restaurante.

Tomar comandas con tablets permite administrar mejor los tiempos y evita el error de hacer un pedido único. Poco a poco se pueden pedir las entradas, luego los platos de fondo y finalmente los postres. La autonomía con que contará cada comensal se verá multiplicada y hará más atractiva la experiencia de comer.

Es preciso recordar que ir a un restaurante es una experiencia que no se limita a sabores, sino que implica estar en contacto con un acontecimiento total, de bienestar general. Todo esto es estudiado por la neurogastronomía; la música, la temperatura, los colores y tener una gran experiencia en un restaurante,  potenciado a través de tomar comandas con una Tablet.

Sin duda estos avances no serán del completo agrado de los tradicionales o los más nostálgicos. Pero si de algo se puede estar seguro es de que en el negocio de los restaurantes hay espacio para todos; un buen servicio, tecnología o tradición siempre conllevará una efectiva captación de clientes.

Conocer mejor el gusto del cliente

La experiencia tecnológica se va a ir integrando paulatinamente: reservas por aplicaciones, pedidos de menú anticipados, sugerencias de vinos y bebidas para cada plato. Todo con herramientas tecnológicas que facilitarán la toma de decisiones.

En la entrada de los clientes al restaurante se entregará la Tablet. La información que esta pueda guardar podrá ir haciendo un archivo con las preferencias personales de cada cliente; un tiempo después, esta información podrá servir para generar un servicio más personalizado con los clientes.

Tomar comandas con la Tablet es solo la punta del iceberg de un conjunto de adelantos tecnológicos en cocina. Saberlos aprovechar incrementará las opciones de ofrecer una mejor experiencia culinaria a nuestros comensales, así como una mejor utilización de los recursos personales y de tiempo.

Fuentes de imágenes: Eater  /  horecapps