Los dueños de restaurantes invertimos mucho tiempo pensando en cómo generar la optimización del gasto para nuestros establecimientos. No siempre tenemos en cuenta la necesidad de tener una planificación ecologista. Si la motivación es la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente, existen muchas formas de planificar labores de reciclaje para tu cocina.

Algunas estadísticas sugieren que un restaurante puede generar, de media, más de 900 kilos de desperdicios por semana. Lo peor es que entre esos desperdicios figuran botellas de vidrio, latas de aluminio, papel y, sobre todo, comida; y esto convierte a las cocinas profesionales en espacios de contaminación ambiental.

Paradójicamente, la cocina también es un espacio en donde se puede reciclar casi todo. Para chef implicados en el respeto al medio ambiente, vegetarianos y amantes del slow food, aquí mostramos algunas ideas para convertir a nuestro restaurante en un punto verde.

El primer paso necesario: separar todos los residuos

La esencia del reciclaje está en la capacidad y disciplina que tengamos para separar los residuos. Si mezclamos el vidrio con el papel y aluminio, y con los restos de comida, los convertiríamos en simple basura. Por ello, nuestra primera labor consistirá en crear espacios para la selección y acumulación de reciclables por separado.

En la actualidad, existen módulos muy prácticos diseñados exclusivamente para separar los residuos. Por ejemplo, hay empresas que venden dispositivos con varios contenedores separados para almacenar cada tipo de desperdicio. Los mismos se instalan en los muebles de la cocina y quedan al alcance de cocineros y colaboradores. Estas mismas empresas se encargarán después de la recogida.

También podemos recurrir a los clásicos recipientes de basura de colores que nos indican en donde va cada producto usado. Hay que tener en cuenta que cortos tiempos de la alta gastronomía exigirán medidas de alto rendimiento. El reto es poder reciclar sin modificar la respuesta y atención efectiva a los comensales; después de todo, seguimos teniendo un restaurante y no un grupo ecologista.

reciclaje

El triturador de alimentos será nuestro aliado verde

El triturador no solo sirve para ayudarnos a desintegrar desechos. Teniendo acceso al recipiente en donde cae lo triturado, podemos convertir todos esos alimentos en un producto de utilidad. Recordemos que tanto las sobras dejadas por los clientes, como los restos de preparación son biodegradables.

Para aquellos que no lo sabían, los alimentos triturados suelen utilizarse como compost para las plantas. Habrá compañías y personas dispuestas a recomprarnos esta solución como materia prima, o incluso podemos aprender a realizar el abono.

También existen máquinas para producir abono denominadas compostadores; esta puede ser una inversión monetaria factible para el dueño de un restaurante. Un buen visionario podría abrir toda una línea de negocios nueva, en función a la comercialización de este tipo de productos.

Ofrece a los comensales la opción de llevar su comida a casa

comida a casa

Según algunos estudios realizados, el comensal deja al menos 17% de su comida en el plato. Por ello, una alternativa viable para producir menos basura es dar la opción a las personas de llevar su comida.

Lo único que necesitaremos para estas gestiones es comprar recipientes desechables. De esta forma, nuestros clientes podrán continuar comiendo y disfrutando en casa. Y lo mejor de todo es que instituimos un servicio adicional que puede ser bien visto por los consumidores.

Ahora bien, es importante indicar a los camareros que siempre pregunten a los clientes si desean llevar a casa lo restante de sus platos. Existen muchos clientes que tienen la idea de hacer esta petición, pero luego se cohíben, o simplemente se les olvida.

Realiza un analisis de lo sobrante según tú menú

Estudiar los desperdicios de forma sistemática te permitirá planificar el reciclaje para tu cocina. Una excelente idea es realizar registros para identificar la cantidad, calidad y tipo de desperdicios que genera nuestro restaurante.

Con estas primeras iniciativas y el estudio detallado de los desechos, podremos crear un plan de reciclaje. Allí se dejarán sentadas medidas, estrategias, correcciones y metas con respecto a esta labor. Todo esto puede ser utilizado para fomentar algo más importante: la compra inteligente de materias primas.

Plan de reciclaje para tu cocina

Todo emprendimiento dentro de un negocio debe ser planteado, revisado, medido y perfeccionado, incluyendo el reciclaje. Entendidas las acciones y metas podremos integrar y optimizar la sustentabilidad ecológica en nuestro negocio.

reciclar

Cuando dicho plan toma forma, las posibilidades de organización son variadas. A partir de aquí, podremos establecernos objetivos e inversión en torno a la problemática, para ir implementando al corto, mediano y largo plazo. También podríamos establecer ganancias o ahorros en torno al reciclaje.

Añadido a esto, podremos exigir a los empleados asumir los objetivos planteados en dicha planificación. Los mecanismos a nuestro favor serán la acción correctiva y las recompensas por buena actitud.

En resumen, el reciclaje para tu cocina es totalmente factible si te organizas. Salubridad, reutilización de productos, cumplimiento de normas jurídicas, ahorro y nuevas líneas de negocio serán pequeñas ventajas explotables.

Fuentes de imágenes: Profesional Horeca / DiCYT