Literalmente, “slow food” puede traducirse como comida lenta. En este sentido, alimentarse con “slow food” significaría comer con la atención debida, dando la valoración oportuna a la calidad, con la importancia necesaria a las materias primas y a su cocinado justo.

La idea clave es comer con placer, pero también hacerlo con responsabilidad. A este movimiento se han ido uniendo restauradores, productores, y reconocidos Chefs, como es el caso de Ferrán Adriá. El movimiento cuenta con el apoyo de la ONU.

Los orígenes

El “slow food” nació en Italia, alrededor de 1986, cuando se abrió una filial de la cadena de comida rápida McDonalds se inauguró en la escalinata de la Plaza de España, de Roma. Aprovechando la congregación de diarios y periodistas locales, muchos de estos medios organizaron un festín para protestar contra la comida basura, rápida e industrializada. La premisa que más se manejaba era la siguiente: “¿Disfruta usted su comida?”.

El espíritu que guiaba este movimiento de “slow food” era potenciar la lentitud en la comida, los productos naturales, las recetas locales y el degustar sin prisas. Poco a poco, este movimiento ha ido ampliándose y hoy se ha extendido por más de 130 países a lo largo de todo el mundo.

El “slow food” en España

En España ha ido difundiéndose, al igual que en otros países, la cultura del “slow food”. Son conocidas las Asociaciones de Victoria, Bilbao Y Zaragoza. La red más grande de restaurantes que siguen esta tendencia está en Cataluña. Curiosamente, en Madrid este movimiento no se ha extendido demasiado.

La filosofía “slow food” llega mucho más allá de lo que sería un producto artesano y con ingredientes saludables. Un ejemplo de esta nueva tendencia es la etiqueta “Plant-based”, que equivale a la utilización de productos ecológicos, y que sirve para identificar determinados platos de una carta, separándolos de otros considerados veganos.

slow food España

En este sentido, el restaurante “Bump Green”, con el chef David Ariza a la cabeza, está ofreciendo experiencias de “slow food” nuevas a sus clientes, para que vean lo vegetal desde una perspectiva diferente.

Desde el restaurante smart food “Best Madrid”, nos explican que el “slow food” no es únicamente un aspecto de la cocina o de la gastronomía, sino que se ha convertido en una auténtica filosofía de vida. En su Web han habilitado espacios para que los mismos productores suban los vídeos sobre los procesos que llevan a cabo. Además, en “Best” también potencian el uso de ingredientes ecológicos, sin olvidar productos de temporada y tratando de contar con una carta amplia, para todos los gustos.

La fundación Slow Food España

¿Qué son los “alimentos y platos del arca”? Se trataría de ingredientes saludables, cuya utilización haga posible la conservación de una amplia variedad de plantas cultivadas y animales de consumo.

Slow Food España es una fundación creada hace aproximadamente 15 años, para potenciar la producción local y el desarrollo rural sostenible. Entre sus objetivos está la protección a los grupos sociales más vulnerables, desde el punto de vista nutricional, equilibrar nuestra biodiversidad, y controlar los desechos alimentarios.

arca del gusto

Como ejemplos de este proyecto, se trata de recuperar alimentos olvidados, manteniendo en todo momento su esencia y su origen, catalogarlos y clasificarlos, agrupar y rescatar razas y productos gastronómicos artesanos a punto de desaparecer, y muchas otras acciones. Para esta fundación, los productos que nacen de la tierra están ligados a la cultura tradicional, a la tradición y a la historia. Son patrimonio de la humanidad, y por ello hay que seguir utilizándolos.

 

Fuentes imágenes: Finca Viladellops  /  Slow Food Zaragoza