Aunque los helados se consumen todo el año, el verano es sin duda la mejor temporada para prepararlos y para disfrutarlos. Son un postre suculento y además muy refrescante tras una buena comida, en los días de calor.

Es un producto cuyo consumo se ha generalizado y es por eso que actualmente existe una enorme variedad de helados, con todo tipo de texturas y sabores. Si no se cuenta con una máquina de helados profesional, o simplemente se quiere dar un toque más artesanal a este producto, una excelente opción es preparar helados caseros en tu restaurante.

A continuación, veremos algunas ideas para hacerlo.

Historia del helado

 Desde mucho antes de la Era Cristiana ya se preparaban helados; a lo largo de la historia, su preparación ha conocido muchos cambios. Se sabe que, en los inicios, se preparaban sorbetes mezclando fruta con nieve o hielo y miel.

El mayor cambio se dio por la incorporación de la tecnología a la industria alimentaria. Antes de eso, los helados eran principalmente de frutas y su textura era la de un sorbete. Los lácteos se han ido incorporando poco a poco, hasta obtener la textura más cremosa que hoy conocemos.

Los primeros helados cremosos se hacían utilizando un recipiente rodeado de hielo y sal. Dentro del recipiente se colocaba zumo de frutas azucarado y se batía hasta que se congelaba. La primera máquina profesional para hacer helados se creó en Estados Unidos en 1913.

¿Por qué hacer helados caseros en tu restaurante?

La preparación de helados caseros en tu restaurante puede ser una excelente idea. Por una parte, permitirá incorporar este producto en el menú, sin necesidad de adquirir una máquina profesional. Además de ello, al utilizar solo productos y procesos naturales, esta receta se mete en la tendencia actual den gastronomía.

Los helados caseros pueden ser de muchas opciones. Además de la crema, también se puede aprovechar para elaborar helados de pura fruta, sin azúcar, sin lácteos y sin grasas, ideales para satisfacer las nuevas tendencias de consumo. Incluso se pueden utilizar frutas orgánicas para complacer así al público que prefiere ese tipo de productos. Será un postre sano, natural y libre de todo proceso industrial o producto químico o conservante.

Métodos para elaborar helados caseros en tu restaurante

Preparar helados caseros en tu restaurante no es tan complicado como se puede pensar. Hay que tener muy en cuenta que, sea cual sea la receta y el método de preparación utilizados para hacer estos helados, es necesario consumirlos en pocos días, ya que no tienen conservantes.

El primer paso para preparar helados caseros es elaborar la crema base. Existen muchas recetas diferentes para hacer la mezcla según el gusto de cada uno. Una vez que se tenga la mezcla, se puede preparar el helado siguiendo tres métodos.

Para el primer método se debe poner la mezcla, una vez que se ha enfriado bien, en un recipiente con tapa de plástico o acero inoxidable y dejarla congelar por lo menos durante 45 minutos. Después se remueve con una espátula para romper los pequeños cristales de hielo que se han formado. Se repite este proceso cada 30 minutos durante dos o tres horas, hasta que el helado esté bien congelado.

La segunda forma de preparar helados caseros es utilizando un recipiente con cubitos de hielo. Dentro de él se introduce otro recipiente más pequeño, con la mezcla. Es necesario verificar que este último quede totalmente rodeado por los cubos de hielo. Se bate la crema con la batidora durante diez minutos y luego se pone los dos recipientes en el congelador por 45 minutos.

A continuación, se vuelve a batir hasta obtener una textura cremosa y suave. Se retira el recipiente con hielos y se vuelve a meter el recipiente con el helado en el congelador, cubriéndolo antes con papel film, hasta que esté congelado.

En el tercer método se utilizan cubiteras o bolsas para hacer hielo. En ellas se introduce la mezcla, que deberá en este caso ser preparada a partir de huevos, leche evaporada y azúcar. Se deja congelar durante aproximadamente cuatro horas.

Después se trituran los cubitos y se mezclan con medio litro de nata montada durante aproximadamente medio minuto. Se vuelve a meter al congelador durante al menos cuatro horas más.

La clave: ingredientes de calidad

El helado es el resultado de un proceso de elaboración muy delicado. Pero no solo la elaboración es importante para obtener un helado de buena calidad. A la hora de preparar helados caseros en tu restaurante, la calidad de los ingredientes será sin duda un elemento muy importante.

Los ingredientes deben ser naturales y de preferencia de procedencia cercana, para garantizar su frescura y sabor. Si se van a preparar helados de frutas, lo ideal es que sean frutas de la temporada.

Otro secreto para obtener helados caseros de calidad es el equilibrio de los sabores; no deben ser demasiado dulces ni demasiado ácidos, muy pesados o demasiado aguados. Todas las recetas son posibles, todo dependerá del sabor que se desee lograr. Para ello puede ser necesario realizar varias pruebas antes de conseguir una mezcla perfecta.

Recetas de helados caseros

A continuación, veremos dos recetas para preparar helados caseros en tu restaurante.

Helado de fresas

Ingredientes:

  • 500 gramos de fresas (se pueden reemplazar por otra fruta)
  • 100 gramos de azúcar
  • 200 gramos de yogur griego
  • 200 gramos de nata montada

Elaboración:

  1. Lavar o trocear las fresas
  2. Colocar las fresas, el azúcar y el yogur griego en un recipiente y dejar reposar por varias horas.
  3. Triturar las fresas con un triturador de patatas manual o algún utensilio similar, para que queden pedacitos.
  4. Incorporar la nata montada mezclando con cuidado para que no se baje mucho.
  5. Preparar el helado con alguno de los métodos explicados anteriormente.

Helado de chocolate con cookies

Ingredientes:

  • 500 gramos de leche
  • 80 gramos de harina de maíz
  • Cinco yemas de huevo
  • 100 gramos de azúcar
  • Unas gotitas de esencia de vainilla
  • 240 gramos de chocolate en barra
  • 15 galletas de chocolate tipo Oreo

Elaboración:

  1. Preparar una crema pastelera tradicional.
  2. Añadir a la olla la leche y la harina de maíz, y batir hasta conseguir una textura cremosa. Pasar la preparación a un recipiente.
  3. Añadir el chocolate en trocitos, y mezclar bien hasta que se derrita.
  4. Incorporar las galletas troceadas en pedazos pequeños.
  5. Preparar el helado con alguno de los métodos explicados anteriormente.

 

Fuentes de imágenes: Gastro Aragón  /  Recetín