En los últimos años, la tendencia pet friendly se viene imponiendo también entre los negocios gastronómicos. Al reconvertir un restaurante u otro negocio gastronómico en un establecimiento amigable con las mascotas, se gana la posibilidad de atraer nuevos clientes y generar una imagen más atractiva y moderna.

En la práctica, aún son varios los que emprendedores que frenan ‘frenan’ su adhesión a esta tendencia, sobre todo por desconocer la normativa sobre animales en restaurantes y otros espacios donde se manipulan alimentos.

Pensando en ello, a continuación, conoceremos un poco más sobre la normativa de animales en espacios públicos, con énfasis en emprendimientos que trabajan directamente con alimentos.

‘Sector de la mascota’: rentabilidad y horizontes de crecimiento

Cuando decimos que la tendencia pet friendly es un fenómeno mundial, no nos guiamos por suposiciones ni corremos el riesgo de exagerar. Para que tengas una idea, el llamado ‘sector de la mascota’ mueve a cada año alrededor de 90.000 millones de euros en todo el mundo.

No obstante, estas cifras se refieren únicamente a los negocios dedicados específicamente a los animales de compañía. Ello significa que los rendimientos podrían ser mucho más elevados si se llevaran en consideración también los negocios pet friedly; estos locales atraen a un público interesado en disfrutar experiencias junto a sus más fieles compañeros.

perro en restaurante

En España específicamente, este negocio viene moviendo unos 1.000 millones de euros anuales y cada tutor invierte alrededor de 100 euros mensuales en su mascota. Actualmente, se estima que existen cerca de 20 millones de animales de compañía que ya están presentes en 40% de los hogares españoles.

Así mismo, se prevé un amplio horizonte de crecimiento para este sector, ya que el número de mascotas registradas se eleva en aproximadamente 1.5% a cada año en España. Pero ¿qué tienen qué oportunidades traen específicamente para el sector gastronómico?

Tendencia pet friendly: oportunidades de negocio en el sector gastronómico

El crecimiento de la tendencia pet friendly representa una excelente oportunidad de apuntar a un nicho más específico de clientes que están dispuestos a invertir más en el sector gastronómico para obtener un servicio personalizado, o a la medida justa de sus necesidades. En este caso, hablamos de disfrutar un buen momento y una exquisita comida, tapa o un café en la compañía de su mejor amigo.

Pero si te pones en la piel de los tutores, la posibilidad de entrar con sus mascotas en un establecimiento público no significa solo una experiencia disfrutable. En la práctica, la tendencia pet friendly trae una solución práctica y agradable al antiguo problema de equilibrar la vida profesional y social, con el cuidado de una mascota.

Si hacemos un análisis rápido, un animal de compañía pasa de 6 a 8 horas solo en casa diariamente mientras sus tutores trabajan. Si hablamos de una salida para cenar o disfrutar unas tapas con amigos, ello implicaría dejarlos solos durante al menos 2 o 3 horas más. Y una macota que pasa muchas horas sola puede desarrollar serios problemas de conducta, como la tendencia destructiva, y hasta sufrir cuadros de depresión y estrés crónico.

En este panorama, los establecimientos gastronómicos pet friendly ofrecen una solución perfecta al problema de estos tutores. Y como emprendedor, debes saber que las soluciones personalizadas destinadas a un público específico son la clave para mejorar la rentabilidad. Se trata de lograr posicionarse sobre la competencia, ofreciendo un ambiente, una atención y un servicio especialmente diseñados para los amantes de los animales.

Animales en restaurantes

Pero, ¿cómo funciona la normativa sobre animales en restaurantes y establecimientos gastronómicos? 

Ahora que ya sabes que la tendencia pet friendly es una excelente oportunidad de crecimiento para tu restaurante, necesitas tener en claro qué dice la normativa sobre animales en establecimientos gastronómicos o que manejan alimentos. En primer lugar, debes considerar que dicha normativa puede cambiar significativamente según la ley vigente en tu país de residencia.

En España, aún no se cuenta con una ley marco a nivel nacional que hable específicamente sobre la permanencia de animales en espacios públicos, ya sean negocios gastronómicos o de otra naturaleza. Cada Comunidad Autónoma puede publicar sus propias normativas, fijando las condiciones de sanidad e higiene que deben respetarse en todos los establecimientos que presten servicios al público.

Pero si bien dichas normativas incentiven la creación de espacios pet friendly, en la práctica los titulares de emprendimientos privados suelen tener la ‘la ultima palabras’ a la hora de permitir o limitar la presencia de animales en el negocio de su propiedad.

Así mismo, la permanencia de perros lazarillos o de asistencia es un caso especial dentro de la normativa de animales en restaurantes y espacios públicos. La entrada y permanencia de estos perros deberá ser permitida y facilitada en todos los espacios públicos; incluso en emprendimientos gastronómicos y eventos públicos.

Incentivos a la permanencia de animales en establecimientos gastronómicos

Así mismo, algunas Comunidades Autónomas han aprobado Ordenanzas que intentan incentivar que los propietarios de restaurante empiecen a aceptar animales en sus establecimientos. A modo de ejemplo, el artículo 14 de la Ley de Protección Animal de Andalucía determina lo siguiente:

Los animales de compañía podrán tener limitado su acceso a hoteles, restaurantes, bares, tabernas y aquellos otros establecimientos públicos en los que se consuman bebidas y comidas cuando el titular del establecimiento determine las condiciones específicas de admisión, previa autorización administrativa por el órgano competente. En este caso, deberán mostrar un distintivo que lo indique, visible desde el exterior del establecimiento.

Según la normativa sobre animales en Andalucía, todos los establecimientos gastronómicos deberían permitir la permanencia de animales de compañía en sus instalaciones. Tanto es así que los titulares son obligados a solicitar una autorización administrativa especial para prohibir dicha permanencia, presentando argumentos sostenibles según la ley vigente. En caso de que la obtengan, deben exhibir el sello distintivo en la entrada de su establecimiento a la vis de todos los clientes.

También es posible que la normativa sobre animales en otras CCAA limite el acceso de mascotas a establecimientos o instalaciones donde se fabrican, almacenan o transportan alimentos, en especial productos frescos. Dicha limitación trata de cumplir las normas básicas de higiene y sanidad alimentaria, evitando contaminaciones. Y lógicamente, si decides reconvertirte en un restaurante pet friendly, debes asegurarte que los animales jamás tengan acceso a la cocina o al almacén de alimentos.