El tema de la propina no es igual en todos sitios. Para algunos es un aumento injustificado en el precio del servicio, que equivale a un sobrecosto. Otros argumentan que solo contribuye a mantener los salarios bajos en el sector turismo. Algunos más señalan que es un gesto adecuado para premiar la buena atención.

Las costumbres relacionadas con la propina han cambiado con el tiempo. Antes, por ejemplo, era habitual que al salir del hotel se dejara propina por el servicio de habitación. Estaba destinada al personal de limpieza. Sin embargo, ahora es muy raro que alguien deje ese dinero de más al abandonar uno de esos establecimientos.

propina

En los restaurantes, en cambio, la propina sigue siendo habitual. Lo que varía ampliamente de un lugar a otro es el monto de la misma. Finalmente, todo está regulado por los hábitos y las costumbres. Rara vez hay una norma que determine cuánto es lo adecuado.

Las variantes de la propina

Antiguamente este privilegio solo se otorgaba a quien se lucía en su servicio. Era un premio a la buena atención. Actualmente, en muchos lugares está de moda dejar la propina, aunque el servicio no haya tenido nada especial.

Sin embargo, los restaurantes no son los únicos lugares en donde se deja la propina. También hay otro tipo de establecimientos que esperan recibir ese monto de dinero extra. Estos son algunos de ellos.

  • Valet parking. Es la propina que se le da a la persona que entrega el automóvil, tras el estacionamiento
  • Personal de limpieza del hotel. Muchos hoteles dejan un sobre para dejar allí la propina que le corresponde a quienes hacen la limpieza de la habitación
  • Spa. Es habitual que se le deje un dinero extra a quien presta un servicio en el spa. A veces hay cajas en la recepción destinadas para ello
  • Conserje o portero. Lo usual es que solo se le dé la propina cuando presta algún servicio adicional
  • Taxis. Es usual que se le dé propina a un taxista que ayuda a subir o bajar maletas

Puede haber muchos otros establecimientos en los que es usual dejar una propina.

Las propinas “obligatorias” en el mundo

Mientras que en algunos lugares la propina es prácticamente una obligación, en otros sitios se considera una ofensa. Es importante aclarar que casi ningún país en el mundo obliga legalmente a dar la propina. Un cliente puede negarse a hacerlo. Sin embargo, pensarán que es alguien mezquino.

Los siguientes son algunos de los países en donde es casi obligatorio dejar una propina:

  • Canadá y Estados Unidos. Aunque no esté consagrado en la ley, la sociedad considera una obligación dejar la propina, que en los restaurantes oscila entre el 15% y 20%
  • Reino Unido. La propina se incluye en la cuenta. El cliente puede exigir que la excluyan, pero será muy mal visto
  • India. Se acostumbra a dejar propina, sobretodo porque los sueldos de los camareros son bastante bajos
  • Turquía. La propina oscila entre el 10% y el 20% del valor de la cuenta. Siempre es mejor entregársela al camarero, ya que el dueño podría apropiarse de ella
  • México. Lo usual es una propina de entre el 10% y el 20%, en razón a los bajos salarios del personal. Puede ocurrir que no se deje este dinero extra si no se ha recibido un buen servicio.
  • La propina habitual es del 10% y el personal la solicita directamente, ofreciendo la opción de pagarla o no hacerlo. Quien no la paga es visto como un perfecto tacaño
  • Lo habitual es un 10% por el servicio
  • República Checa. La propina oscila entre un 5% y un 15% y cumple con la función de complementar el salario del personal

Países flexibles en materia de propinas

Así como en algunos lugares se puede pasar un mal rato al no dejar una propina, también hay países en donde no se lo toman tan a la tremenda. Algunos de ellos son:

  • Alemania. Lo que se estila allí es redondear el costo de la cuenta o dejar unas cuantas monedas sobre la mesa
  • España, Italia y Portugal. Se maneja de una manera similar a como ocurre en Alemania. La propina siempre es bienvenida, pero no se considera que sea una obligación del cliente
  • Rusia y Ucrania. En esos países se agradece la propina como un reconocimiento adicional, pero no está mal visto que no se deje un dinero extra
  • Tailandia y Filipinas. Los nativos de esos países rara vez dejan una propina. Sin embargo, el personal siempre espera que los extranjeros dejen un 10% adicional por servicio
  • Países escandinavos, Nueva Zelanda y Australia. Es totalmente opcional el dejar propina o no hacerlo. Si se paga, lo normal es que corresponda a un 10% de la cuenta
  • Algunos países africanos. En la mayoría de los países africanos no se deja propina, con excepción de Túnez, Egipto, Marruecos y Sudáfrica. Lo normal es que se añada un 10% a la cuenta, aunque siempre se debe verificar que no lo hayan incluido previamente
  • Argentina y Chile. Lo habitual es dejar propina por un 10%. Es importante verificar si el establecimiento cobra cubiertos o no lo hace, antes de dejar dinero extra

Países en donde la propina ofende

propina

Algunas culturas no ven con buenos ojos que se deje un dinero extra por el servicio. O bien asumen que se trata de una modalidad de “limosna”, o consideran que forma parte de una estrategia deshonesta con el cliente.

Las naciones en donde impera ese tipo de lógica son principalmente orientales. Se destacan las siguientes:

  • Japón. Es ofensivo dejar propina. Lo que los japoneses quieren es que les paguen correctamente y les agradezcan su buen servicio, no que les dejen unas monedas de más
  • Los camareros podrían sentir que dar propina es un gesto despectivo. En Hong Kong son más abiertos a ese pago extra
  • Corea del sur. El personal de servicio jamás aceptará propinas por realizar su trabajo
  • Singapur. Las propinas estuvieron prohibidas por la ley en este lugar. Ahora son legales, pero culturalmente hay un rechazo hacia ellas
  • En este país suramericano tampoco se asume la propina como un gesto de reconocimiento, sino más bien como una ofensa

Un turista siempre tendrá la opción de dejar la propina o no hacerlo, al menos en la mayoría de las democracias occidentales. Quizás lo más razonable sea dar reconocimiento monetario libre, según la calidad del servicio, y no tener todo tan estandarizado. Es una manera adecuada de promover la calidad a partir de los usuarios.

 

Fuentes de imágenes: www.lainformacion.com  /   Alto Nivel   /  Revista Todos Santos